Devocional del SEI, septiembre de 2012