Devocionales del SEI, noviembre de 2012