Cómo empezar


El propósito del Sacerdocio Aarónico

Nuestro Padre Celestial le ha dado una oportunidad sagrada y selecta de servir a los hombres jóvenes. Usted tiene la responsabilidad de ayudarles a entender el propósito y la magnificencia del Sacerdocio Aarónico. Cómo líder de los Hombres Jóvenes, usted ayuda a los padres y líderes del sacerdocio en velar por los hombres jóvenes y fortalecerlos. Su influencia tendrá consecuencias eternas en la vida de los hombres jóvenes, sus familias y en muchos otros a quienes servirán al aprender ellos a honrar y magnificar sus llamamientos en el sacerdocio.

"Testifico que sentirán que su corazón cambia a medida que se conviertan en hombres fieles del sacerdocio. Procurarán ser completamente limpios y administrar dignamente la Santa Cena. Tratarán a todas las jovencitas con bondad y respeto. Honrarán a sus padres. Evitarán ofender al Espíritu con lo que piensen, digan o hagan. Llegarán a conocer al Señor, a quien sirven, y siempre se esforzarán por ser como Él.

"Testifico que su fiel servicio en el Sacerdocio Aarónico cambiará la vida de las personas a las que sirvan. Hay quienes necesitan su servicio del sacerdocio. Su familia, su quórum, la Iglesia y el mundo los necesitan.

Es urgente que cumplan su deber a Dios, y confío en que lo harán.

Una fría mañana hace unas semanas, corrí junto al río Tajo, en Lisboa, Portugal, y llegué a un monumento dedicado a los exploradores portugueses de siglos atrás. Me detuve mientras el sol salía y derramaba su cálida luz sobre ese monumento imponente y sobre mí. Me sentí inspirado al observar los rostros decididos de los exploradores que miraban más allá del agua. Eran hombres dispuestos a hacer cosas que pocos habían hecho. Dejaron un mundo conocido y cómodo y valientemente salieron al océano desconocido a descubrir tierras nuevas. Cambiaron el mundo.

Cuando pienso en ese monumento a los valientes exploradores, los veo a ustedes; los veo en un viaje personal que pocos en el mundo de hoy eligen emprender; los veo cumpliendo su deber a Dios.

Ruego que todos comprendamos el magnífico Sacerdocio Aarónico y confiemos, como lo hace Dios, en los que lo poseen. En el nombre de Jesucristo. Amén" ("El magnífico Sacerdocio Aarónico", Liahona, mayo de 2010, 54-56).

  • Vea cómo usted puede cumplir este propósito, en el Manual 2: 8.1.1 , 8.1.3 y 8.2.

Prepárese espiritualmente

Usted ha sido llamado por Dios por revelación, y tiene derecho a revelación personal al ministrar a los hombres jóvenes individualmente y a realizar tareas relacionadas con su llamamiento. Prepárese espiritualmente, para que pueda recibir dicha revelación y dar ejemplo a los hombres jóvenes. Al considerar su preparación espiritual, siga el ejemplo de Jesucristo. Antes de comenzar Su ministerio, el Salvador se retiró al desierto para ayunar y orar (véase Mateo 4). Como parte de su preparación espiritual, estudie las Escrituras, enfocándose en los hombres jóvenes y en el Sacerdocio Aarónico.

  • Aprenda sobre cómo prepararse espiritualmente en el Manual 2: 3.2.1.

Hombres jóvenes preparando la Santa Cena.

Ministrar a cada hombre joven

Es importante recordar que Jesucristo se interesa por cada uno de nosotros de forma individual. Asimismo, su ministerio debe centrarse en velar, estar atento y esforzarse por retener a cada uno de los hombres jóvenes. El éxito que usted tenga al influir en cada hombre joven, aumentará al desarrollar un interés personal en su vida, actuar en consecuencia de los susurros que reciba y tener un amor cristiano hacia el joven.

  • Aprenda sobre cómo ministrar a los hombres jóvenes, en el Manual 2: 3.2.3.

Entender el propósito de los quórumes

Al servir a los hombres jóvenes del Sacerdocio Aarónico, usted tendrá la oportunidad de enseñarles los importantes propósitos de un quórum. Los quórumes sirven a los demás, edifican la unidad y hermandad, e instruyen a los miembros en doctrinas, principios y deberes. A fin de que un quórum funcione adecuadamente, los líderes y asesores deben reconocer que las llaves del Sacerdocio Aarónico las posee el obispo y los presidentes de los quórumes de maestros y diáconos. Es importante enseñar a los hombres jóvenes acerca de estas llaves y permitir que las utilicen.

  • Aprenda acerca de las llaves del sacerdocio en el Manual 2: 2.1.1 y 8.3.
  • Aprenda sobre cómo servir a otros, en el Manual 2: 8.1.3 y 8.7.
  • Aprenda sobre cómo edificar la unidad y la hermandad, en el Manual 2: 8.1.2.
  • Aprenda sobre cómo enseñar doctrinas, principios y deberes, en el Manual 2: 3.2.4, 5.5 y 8.1.1.
  • Aprenda acerca de la instrucción dominical del Evangelio en los quórumes, en el Manual 2: 8.11.

La administración del programa de Hombres Jóvenes

La Iglesia ha proporcionado programas y materiales para bendecir la vida de los hombres jóvenes. Estos materiales incluyen el programa Mi deber a Dios, las normas en Para la Fortaleza de la Juventud (folleto), actividades de la Mutual y de Escultismo, así como capacitación de liderazgo para los hombres jóvenes. Aprenda más acerca de:

  • El programa Mi Deber a Dios (Manual 2: 8.12).
  • Instrucciones para asesores y padres (Cumplir Mi Deber a Dios, páginas 93-102).
  • Las normas en Para la Fortaleza de la Juventud (folleto) (Manual 2: 8.10).
  • Actividades (Manual 2: 8.13).
  • Maneras de enseñar destrezas y cualidades de liderazgo (Manual 2: 8.14).
  • El programa de Escultismo (Manual 2: 8.13.4).
Hombres jóvenes repartiendo la Santa Cena.

Reunirse juntos en consejo

Como asesor de los Hombres Jóvenes, se le pedirá que participe en consejos. El propósito de los consejos es el de edificarnos los unos a los otros y de atender las necesidades de los hombres jóvenes y sus familias. Es importante enseñar a los presidentes de quórumes su responsabilidad de "sentarse en concilio" (véase D. y C. 107:85-87).

El élder M. Russell Ballard del Quórum de los Doce Apóstoles enseñó: "Ese es el milagro de los consejos de la Iglesia: que nos escuchamos mutuamente y escuchamos al Espíritu. Cuando nos apoyamos unos a otros en los consejos de la Iglesia, empezamos a comprender cómo Dios puede transformar a hombres y mujeres comunes en líderes extraordinarios. Los mejores lideres no son los que se matan trabajando para hacer todo solos; los mejores líderes son los que siguen el plan de Dios y consultan con sus consejos" (en "Los consejos de la Iglesia", Liahona, julio de 1994, pág. 26).

  • Aprenda acerca de los propósitos de los consejos en la Iglesia, en el Manual 2: 3.2.2.
  • Aprenda acerca del consejo de barrio, en el Manual 2, 4.
  • Aprenda sobre cuáles son los consejos en los que debe participar como líder de los Hombres Jóvenes, en el Manual 2: 8.9.

Ayude a los Hombres Jóvenes a servir ahora para que puedan prepararse para servir en el futuro

Los asesores de Hombres Jóvenes ayudan a los hombres jóvenes a prepararse para el servicio misional y para sus futuras responsabilidades como dignos esposos, padres y líderes del sacerdocio, ayudándoles ahora a participar en actividades de servicio del Sacerdocio Aarónico.

“A los hombres jóvenes del Sacerdocio Aarónico y a ustedes jóvenes que están llegando a ser élderes, repito lo que los profetas han enseñado por mucho tiempo: que todo joven digno y capaz debe prepararse para servir en una misión. El servicio misional es un deber del sacerdocio, una obligación que el Señor espera de nosotros, a quienes se nos ha dado tanto. Jóvenes, los amonesto a que se preparen para prestar servicio como misioneros. Consérvense limpios y puros, y dignos de representar al Señor. Preserven su salud y fortaleza. Estudien las Escrituras. En donde estén disponibles, participen en seminario e instituto. Familiarícense con el manual misional Predicad Mi Evangelio”.

  • Aprenda cómo puede ayudar a los hombres jóvenes a prepararse para el servicio misional a tiempo completo, en el Manual 2: 8.7.
  • Aprenda cómo puede ayudar a los hombres jóvenes a prepararse para ser esposos y padres dignos, en el Manual 2: 8.1.3 y 8.2.