Cómo empezar


Introducción

Esta sección del sitio web pretende ayudarle a comenzar a servir en su llamamiento como líder del Sacerdocio de Melquisedec. Se incluyen enlaces a secciones clave del Manual 2: Administración de la Iglesia. Se le anima a estudiar con espíritu de oración todo el capítulo del manual que contiene la sección clave.

Como nuevo líder del Sacerdocio de Melquisedec, debe familiarizarse completamente con los capítulos 1-7 y otros capítulos del Manual 2. Al leer, estudiar, orar y meditar las doctrinas y los principios clave relativos a su llamamiento, el Señor lo bendecirá con un mayor entendimiento de cómo cumplir con su responsabilidad (véase 2 Nefi 28:30; D. y C. 98:12).

Un poseedor del sacerdocio enseñando en una clase

Las familias y la Iglesia en el plan de Dios

La obra de nuestro Padre Celestial es hacer posible que Sus hijos reciban la vida eterna, es decir, que lleguen a vivir con Él y que vivan como Él (véase Moisés 1:39). Él establece familias para darnos felicidad en esta vida y prepararnos para la vida eterna con Él. La Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles han declarado: "La familia es la parte central del plan del Creador para el destino eterno de Sus hijos" ("La familia: Una proclamación para el mundo", Liahona, noviembre de 1995, pág. 102).

Enlaces a secciones clave

  • El plan de Dios el Padre para Su familia eterna, Manual 2, 1.1.1, 1.1.4, 1.3.1, 1.4
  • El sacerdocio y la familia, Manual 22.3
  • Propósitos del liderazgo Manual 23.4
Cuadro de una mujer recibiendo una bendición del sacerdocio.

Principios del sacerdocio

El presidente Boyd K. Packer declaró: "Ahora debemos reavivar en todo élder y sumo sacerdote, en todo quórum y grupo, y en el padre de todo hogar, el poder del sacerdocio del Todopoderoso" ("El poder del sacerdocio", Liahona, mayo de 2010, pág. 8). El sacerdocio es el poder y la autoridad que Dios da al hombre para efectuar Su obra. La autoridad del sacerdocio se recibe al ser ordenado, mientras que el poder del sacerdocio se obtiene al vivir y honrar los convenios de forma fiel y obediente. Los líderes usan las llaves del sacerdocio para guiar a la Iglesia, dirigir la predicación del Evangelio y administrar la obra espiritual de la Iglesia.

Enlaces a secciones clave

Líder del sacerdocio hablando con una pareja.

El liderazgo en la Iglesia de Jesucristo

El Salvador aconsejó a Sus discípulos: "¿Qué clase de hombres habéis de ser? En verdad os digo, aun como yo soy" (3 Nefi 27:27). Seguimos la manera del Salvador de dirigir al ser Sus discípulos, servir como ejemplos vivientes para inspirar a los demás y al efectuar servicio desinteresado.

El presidente Thomas S. Monson enseñó: "Tenemos corazones listos a prestar servicio fiel en nuestros llamamientos del sacerdocio e inspirar así a los demás a andar por sendas más elevadas" ("Aprendamos, hagamos, seamos", Liahona, noviembre de 2008, pág. 61). Cuando utiliza el sacerdocio "por persuasión, por longanimidad, benignidad, mansedumbre y por amor sincero" (D. y C. 121:41), recibe el Espíritu y hará muchas cosas maravillosas por su familia y por aquellos a quienes sirve.

Enlaces a secciones clave

  • La manera de dirigir del Señor, Manual 2, 3.1
  • Principios de liderazgo en el Evangelio, Manual 2, 3.2, 3.2.1, 3.2.2, 3.2.3, 3.2.4
  • Representar al Señor y a Su Iglesia, Manual 2, 3.3.1, 3.3.2
  • Propósitos del liderazgo, Manual 2, 3.4

Buscar conocimiento

“Buscad palabras de sabiduría de los mejores libros; buscad conocimiento, tanto por el estudio como por la fe” (D. y C. 88:118). El Espíritu Santo le dará conocimiento y convicción que bendecirán su vida y le permitirán bendecir la vida de aquellos a quienes sirva. "Porque el que con diligencia busca, hallará; y los misterios de Dios le serán descubiertos por el poder del Espíritu Santo" (1 Nefi 10:19).

Enlaces a secciones clave

Servir a los jóvenes adultos solteros

Como presidente de quórum de élderes o uno de los consejeros asignados por el presidente de quórum de élderes para supervisar a los jóvenes adultos solteros, usted tiene la responsabilidad de ayudarles en su viaje de regreso a la presencia de nuestro Padre Celestial. Usted comparte esta responsabilidad con otros miembros del barrio (incluido el obispo, el consejero del obispado asignado a supervisar a los jóvenes adultos solteros, la presidencia de la Sociedad de Socorro y cualquier líder de jóvenes adultos solteros) y de la estaca (incluido el presidente de estaca, el consejero de la presidencia de estaca y el miembro del sumo consejo asignados a supervisar a los jóvenes adultos solteros, y la presidenta de la Sociedad de Socorro). Al trabajar con este grupo para ayudar a los jóvenes adultos solteros, usted debe:

Tiene a su disposición muchos recursos para ayudarle a velar por los jóvenes adultos solteros. Aprenda más.