Padres

1.1.4 La función de la familia en el plan de Dios

Nacer en una familia forma parte del plan de nuestro Padre Celestial. Él estableció las familias para traernos felicidad, ayudarnos a aprender principios correctos en un ambiente amoroso y prepararnos para la vida eterna.

Los padres tienen la responsabilidad esencial de ayudar a sus hijos a prepararse para regresar al Padre Celestial, y cumplen con ella al ayudarles a seguir a Jesucristo y vivir Su Evangelio.

11.1 Los padres tienen la responsabilidad primordial del bienestar espiritual y físico de sus hijos (véase D. y C. 68:25–28). El obispado, las líderes de la Primaria y los maestros de la Primaria apoyan a los padres en esta responsabilidad pero no los reemplazan.

Criar a los hijos en luz y verdad

botón reproducir

Niños con discapacidades


Bautismo

20.3.1 Bajo la dirección de la autoridad que preside, a los niños que sean miembros inscritos se les debe bautizar y confirmar cuando cumplan ocho años o tan pronto como sea razonable después de esa fecha. Estos son niños para los que ya existen cédulas de miembro de la Iglesia.

El obispo presta atención especial a los niños de siete años de su barrio, asegurándose de que los padres, los líderes y maestros de la Primaria y los maestros orientadores les ayuden a prepararse para el bautismo Los líderes del Sacerdocio de Melquisedec y de la Sociedad de Socorro también animan a los padres a enseñar y a preparar a sus hijos para recibir esta ordenanza Cuando los niños cumplen ocho años de edad, el obispo se asegura de que tengan toda oportunidad de aceptar el Evangelio y de ser bautizados y confirmados.

Preparar a los niños para el bautismo, los servicios bautismales


Fe en Dios

11.5.1 Los padres pueden utilizar estas guías como fuentes de consulta para actividades con cada uno de sus hijos y con toda la familia.

botón reproducir

“El corazón de los hijos”

botón reproducir
“El corazón de los hijos: La historia de James Hamilton”


Días de actividades

11.5.2 Donde resulte práctico, la Primaria puede realizar días de actividades para niños y niñas de 8 a 11 años. Las líderes y los maestros utilizan las guías Fe en Dios como fuentes de consulta para los días de actividades, respaldando el trabajo que los niños y los padres hacen en casa para cumplir con los requisitos de Fe en Dios.

Los días de actividades se llevan a cabo no más de dos veces al mes. Se pueden efectuar en el centro de reuniones o en un hogar. A medida que los líderes determinen la frecuencia y la ubicación de los días de actividades, tienen en cuenta las limitaciones de tiempo de las familias de los niños, la distancia y el costo de transporte, la seguridad de los niños y otras circunstancias locales. Las líderes se aseguran de que los días de actividades sigan las pautas de 11.8.1 y del capítulo 13.

botón reproducir
Rescate en los días de actividades


Escultismo en la Primaria

El programa Scout apoya a los niños y a su familia al darles una oportunidad adicional de poner en práctica los principios del Evangelio que aprenden en el hogar y en la Primaria. La participación y ayuda de los padres es la clave del éxito de este programa. (Manual de Escultismo, 6.0)


Preparación para el Sacerdocio Aarónico

8.2 Los padres tienen la responsabilidad primordial del bienestar espiritual y físico de sus hijos (véase D. y C. 68:25–28). El obispado y otros líderes del Sacerdocio Aarónico apoyan a los padres en esta responsabilidad, pero no los reemplazan. Ofrecen apoyo de las siguientes maneras:

Asisten a los padres a ayudar a sus hijos a prepararse para las ordenaciones al sacerdocio, la investidura del templo, el servicio misional de tiempo completo, el matrimonio en el templo y la paternidad.

Fomentan la comunicación entre los hombres jóvenes y sus padres.

Se aseguran de que las actividades del cuórum y otros eventos para la juventud no pongan cargas excesivas en la familia ni compitan con las actividades familiares.

Los líderes deben ser especialmente sensibles a los hombres jóvenes que provengan de hogares que carezcan de un fuerte apoyo para vivir el Evangelio.

8.6.1 Los padres de un niño de 10 u 11 años tienen la responsabilidad primordial de ayudarlo a prepararse para recibir el Sacerdocio Aarónico. Colaboran otros familiares y los maestros orientadores. El apoyo de los maestros orientadores puede ser especialmente importante en los hogares donde el padre esté ausente o no sea un miembro activo de la Iglesia.


Preparación para el templo y el sacerdocio

11.5.5 Cada año, la presidencia de la Primaria, bajo la dirección del obispado, prepara una reunión llamada Preparación para el templo y el sacerdocio. La reunión se lleva a cabo para las niñas y niños de 11 años en conjunto. Se invita también a sus padres. El propósito es ayudar a estos niños a comprender las bendiciones del servicio en el templo, el servicio del sacerdocio y el hacer y guardar convenios sagrados.

Algunos posibles temas de la reunión son:

  • Enseñar sobre los propósitos, las responsabilidades, las ordenanzas y las bendiciones del sacerdocio.
  • Ayudar a los niños a fortalecer su compromiso de prepararse para recibir el sacerdocio.
  • Ayudar a los niños y niñas a comprender las oportunidades que tienen para participar en la obra de salvación.
  • Alentar a los niños a prepararse para recibir una recomendación para el templo de uso limitado al cumplir 12 años y participar dignamente en bautismos vicarios, según lo permitan sus circunstancias.

Un miembro del obispado dirige la reunión y asiste por lo menos una integrante de la presidencia de la Primaria. Otros líderes que pueden asistir son los miembros de la presidencia del cuórum de diáconos, la presidencia de la clase de abejitas, y la presidencia de los Hombres Jóvenes y las Mujeres Jóvenes.

Si un barrio tiene muy pocos niños de 11 años de edad, la reunión se puede llevar a cabo, bajo la dirección de la presidencia de estaca, con otros barrios o con toda la estaca. De acuerdo con las necesidades locales, se puede realizar un domingo por la tarde, como parte de la reunión dominical de la Primaria, o en otra ocasión.


Dar testimonio en la Primaria

11.8.3 Los padres, las líderes de la Primaria y los maestros dan testimonio sencillo y directo cuando enseñan, ayudando a los niños a aprender lo que es un testimonio y cómo expresar un testimonio.

No se aconseja llevar a cabo reuniones de testimonio en la Primaria. No obstante, los padres, las líderes de la Primaria y los maestros pueden proporcionar otras oportunidades para dar testimonio. Por ejemplo, los niños pueden compartir sus testimonios cuando den lecciones en la noche de hogar y cuando den discursos en el tiempo para compartir. Tales oportunidades ayudan a los niños a prepararse para compartir sus testimonios en reuniones de ayuno y testimonio cuando tengan la edad suficiente para hacerlo sin la ayuda de un padre, de un hermano o de otra persona.


Anterior Volver a Funciones y responsabilidades en la Primaria de la página principal.