Los maestros de barrio y las líderes de la guardería


 

11.2.5 Los maestros de la Primaria y las líderes de la guardería trabajan con grupos específicos de niños según la edad. Estos maestros y estas líderes siguen los principios que se detallan en 5.5.4.

Los maestros de la Primaria y las líderes de la guardería permanecen con los niños durante todo el tiempo de la Primaria del domingo, incluyendo el tiempo para compartir y los descansos. Durante el tiempo para compartir se sientan con las clases que les hayan sido asignadas, cantan las canciones con los niños y los ayudan a participar con reverencia.


5.5.4 Al enseñar el Evangelio, los maestros y los líderes se guían por los siguientes principios:

Amar a quienes enseñan

Los maestros y los líderes demuestran amor y sincero interés por aquellos a quienes enseñan. Aprenden el nombre de los miembros de la clase; repasan la información sobre la asistencia para estar al tanto de los miembros que no estén asistiendo con regularidad. Pueden ponerse en contacto con esos miembros fuera de la clase para animarlos a que participen.

Enseñar por medio del Espíritu

Los maestros y los líderes procuran la guía del Espíritu Santo al preparar y enseñar lecciones. Buscan esta guía al orar y reconocer humildemente su dependencia en el Señor. Durante las lecciones, invitan al Espíritu al dar testimonio de las doctrinas que enseñan.

Enseñar la doctrina

Los maestros y los líderes emplean las Escrituras, las enseñanzas de los profetas de los últimos días y los materiales aprobados de los cursos de estudio para enseñar las doctrinas del Evangelio y testificar de ellas. Los materiales aprobados de los cursos de estudio para cada clase o quórum figuran en las Instrucciones para los cursos de estudio. Según sea necesario, los maestros y los líderes complementan los materiales de los cursos de estudio con las revistas de la Iglesia, en particular con los ejemplares de la conferencia general de las revistas Ensign y Liahona.

Fomentar el aprendizaje diligente

Los maestros y los líderes animan a los miembros de la clase a ser responsables de su propio aprendizaje del Evangelio personalmente, en su familia y durante la instrucción en la clase. Animan a los miembros de la clase a llevar a clase sus propios ejemplares de las Escrituras, siempre que sea posible. Los maestros y los líderes proporcionan oportunidades a los miembros de la clase para que participen activamente en los análisis, e invitan a los miembros de la clase a vivir el Evangelio y a recibir las bendiciones prometidas.

Fomentar la reverencia

Ministrar a los niños


Volver Volver a Funciones y responsabilidades en la Primaria de la página principal.