Elaine Low Jack

Decimosegunda Presidenta General
de la Sociedad de Socorro

1990–1997


 

Elaine Low Jack

Elaine L. Jack, decimosegunda Presidenta General de la Sociedad de Socorro, reconoció que no podía solucionar los problemas de cada mujer, pero sí podía recordarles cuál era su mayor fuente de fortaleza y poder: el evangelio de Jesucristo.

“Pese a las aflicciones, a la confusión del mundo y a las voces mordaces, podemos confiar en el Señor y avanzar con alegría, sabiendo que, frente a cada escollo y dificultad, tendremos fortaleza para seguir adelante. ¿Por qué?”, preguntó. “Porque sabemos que el Señor cumple Sus promesas, que Él nos conoce por nuestro nombre y que tiene un plan para cada una de nosotras. Él nos hará saber qué es, y el realizarlo nos dará felicidad”1.

Un testimonio personal de Jesucristo es la clave de nuestra felicidad y Elaine quería que cada hermana tuviera uno. “El primer objetivo [de la Sociedad de Socorro]… es edificar un testimonio personal”, dijo. “Ése es el cimiento para cualquier otra cosa que hagamos”2.

El deseo de la hermana Jack se intensificó en 1992 cuando la Sociedad de Socorro inició sus esfuerzos de alfabetización mediante el Evangelio, un esfuerzo de servicio mundial para ayudar a las hermanas a aprender a leer. “La capacidad de leer es más que sólo una habilidad terrenal. También es importante para nuestro progreso eterno”, dijo Elaine. “Si vamos a traer almas a Cristo, deben tener la habilidad de entender los mandamientos básicos y los principios del Evangelio que son la palabra de Dios, las Escrituras”3.

Como consecuencia, las mujeres y sus familias fueron bendecidas en la medida en que las hermanas de la Sociedad de Socorro fueron voluntarias en escuelas, organizaron programas de alfabetización y enseñaron a leer a sus hermanas de las maestras visitantes.

“Somos parte de un gran todo”, dijo la hermana Jack. “Nos necesitamos unas a otras para hacer que nuestra hermandad sea completa. Al tomar de la mano a nuestras hermanas, llegamos a todo continente, puesto que somos de todas las naciones. Nos unimos al procurar comprender lo que el Señor tenga que decirnos, lo que Él hará de nosotras. Aunque hablamos idiomas diferentes, somos una familia y podemos ser de un corazón”4.

Infancia

Elaine Low nació el 22 de marzo de 1928 en Cardston, Alberta, Canadá. Fue una de los cuatro hijos de Sterling Oliver y Lovina Anderson Low, miembros fieles de la Iglesia. El hogar de su niñez estaba a poca distancia del Templo de Cardston, Alberta5. Sus padres fueron una de las primeras parejas que se sellaron en él y su abuelo, que era patriarca, trabajó en él de principio a fin. Elaine tocaba el órgano en la Escuela Dominical6 y transcribía la bendiciones patriarcales para su abuelo7.

Formación académica y matrimonio

Después de convertirse en la estudiante con las mejores calificaciones de su escuela secundaria, Elaine estudió la carrera de inglés en la Universidad de Utah, en Salt Lake City. Allí conoció a su marido, Joseph E. Jack, un estudiante del último año de medicina. Se casaron el 16 de septiembre de 1948 en el Templo de Cardston, Alberta. La pareja vivió en Nueva York, Massachusetts y Alaska antes de regresar a Utah, y criaron a cuatro hijos.

Puntos destacados de su servicio a la Iglesia

Antes de ser llamada como miembro de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, Elaine sirvió como segunda consejera en la Presidencia General de la Mujeres Jóvenes bajo la dirección de Ardeth G. Kapp. La Sociedad de Socorro cumplió su 150º aniversario en 1992. Para celebrarlo, la hermana Jack animó a las hermanas a participar en proyectos de servicio en sus comunidades. Las hermanas hicieron de todo, desde abrir un amplio camino hacia un abrevadero, hasta pintar refugios para personas sin hogar y hacer colectas de libros8. Además, la presidencia general organizó la transmisión vía satélite del 150º Aniversario de la Sociedad de Socorro el 14 de marzo de 1992. Las hermanas sintieron un gran espíritu de unidad al participar en la primera transmisión en vivo de la Iglesia para las hermanas en diez de las principales ciudades del mundo, además de las de Estados Unidos, Canadá y el Caribe9. Desde 1997 hasta 2000 el hermano y la hermana Jack sirvieron como presidente y directora de las obreras del Templo de Cardston, Alberta.


Notas

  1. Elaine L. Jack, “La caridad nunca deja de ser”, Liahona, julio de 1992, pág. 101.
  2. Elaine L. Jack, “The Mission of Relief Society”, discurso del programa de puertas abiertas de la Sociedad de Socorro, 27 de septiembre de 1990, Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City.
  3. En Julie A. Dockstader, “Goal of Learning to Read: To Expand the Horizons of Gospel Understanding”, Church News, 1 de octubre de 1994, pág. 4.
  4. Elaine L. Jack, “La caridad nunca deja de ser”, págs. 101-102.
  5. Véase Janet Peterson y LaRene Gaunt, Faith, Hope and Charity (2008), pág. 224.
  6. Véase Peterson y Gaunt, Faith, Hope, and Charity, pág. 224.
  7. Véase Jill Mulvay Derr, Janath Russell Cannon y Maureen Ursenbach Beecher, Women of Covenant: The Story of Relief Society (Mujeres del convenio: la historia de la Sociedad de Socorro), 1992, págs. 403.
  8. Véase Peterson y Gaunt, Faith, Hope, and Charity, pág. 233.
  9. Véase Derr, Cannon, y Beecher, Women of Covenant (Mujeres del convenio), pág. 415.

Volver Regresar a la página principal de las Presidentas Generales de la Sociedad de Socorro.