Eliza R. Snow

Segunda Presidenta General
de la Sociedad de Socorro

1866–1887


 

Eliza R. Snow

Eliza Roxcy Snow, segunda Presidenta General de la Sociedad de Socorro, dedicó su vida a servir al Señor. “Deseo vivir para hacer la voluntad del Padre”1, dijo en cierta ocasión. Pero no deseaba una vida así sólo para ella, quería que cada mujer reconociera su importancia ante los ojos del Señor y actuara de conformidad. “No hay hermana que esté tan aislada”, declaró, “que no pueda aportar algo al establecimiento del Reino de Dios en la tierra”2.

Eliza sabía esto no sólo por el testimonio tan fuerte que sentía en su interior, sino porque se había pasado toda la vida prestando servicio a las mujeres de la Iglesia en Kirtland, Misuri, Nauvoo y Salt Lake City. Ella conocía sus corazones, sus pruebas, sus triunfos y la silenciosa forma en que ayudaban a sus familias, y se ayudaban las unas a las otras, en épocas buenas y malas. “Hay muchas hermanas cuyas obras no se conocen fuera de su propia casa, donde quizá no se les aprecia”, dijo, “¿pero qué importa? Si sus obras son aceptables para Dios, por sencillos que sean sus deberes, si los llevan a cabo fielmente, nunca se deben desanimar”3.

Sus prioridades eran fortalecer a las familias y usar el tiempo sabiamente. “Que su prioridad sea llevar a cabo los deberes en el hogar”, dijo. “Pero, en tanto sean mayordomos prudentes, hallarán tiempo para los deberes sociales… Al esforzarse por cumplir con todo deber se darán cuenta de que su capacidad aumentará y quedarán asombradas por lo que podrán lograr”4.

Eliza usó parte de su tiempo para escribir poesía. Fue una mujer profundamente sabia e inspirada que escribió cerca de 500 poemas, muchos de los cuales proporcionan gran consuelo y perspectiva doctrinal. Considere la tercera estrofa del poema “Oh mi Padre”, el cual se encuentra actualmente en el himnario de la Iglesia:

Antes te llamaba Padre,
sin saber por qué lo fue,
mas la luz del Evangelio
aclaróme el porqué.
¿Hay en los cielos padres solos?
Clara la verdad está;
la verdad eterna muestra:
madre hay también allá5.

Infancia

Eliza nació el 21 de enero de 1804 en Becket, Massachusetts. Fue la segunda de los siete hijos de Oliver y Rosetta Snow. Su hermano menor, Lorenzo Snow, se convirtió más adelante en el quinto Presidente de la Iglesia. La familia Snow valoraba la educación y Eliza fue una alumna brillante. Cuando se unió a la Iglesia en 1835 ya era famosa por sus poemas. Su libro de autógrafos incluye firmas de la reina Victoria de Inglaterra, Victor Hugo, Susan B. Anthony y el presidente Abraham Lincoln6.

Conversión y matrimonio

La familia Snow escuchó el Evangelio restaurado y se bautizó en Mantua, Ohio, donde Eliza creció. Poco después de su bautismo en la primavera de 1835, Eliza se mudó a Kirtland, Ohio, para enseñar a las hijas y sobrinas del profeta José Smith. Durante esta época desarrolló un profundo amor por el Profeta y un ferviente testimonio de su llamamiento divino7. Se selló al Profeta el 29 de junio de 1842. Después de su martirio, el cual la entristeció profundamente, Eliza se casó en un matrimonio plural con el presidente Brigham Young, quien la tenía en la más alta estima. Nunca tuvo hijos. Eliza falleció el 5 de diciembre de 1887 en Salt Lake City.

Puntos destacados de su servicio

Durante la presidencia de Eliza se organizaron la Primaria y la Asociación de Mejoramiento Mutuo de Mujeres Jóvenes, se fundó la publicación Woman’s Exponent y se presentaron los principios de bienestar. Las mujeres cultivaban y almacenaban granos, abrieron tiendas cooperativas y manufacturaban seda. La Sociedad de Socorro le pagó los estudios de medicina a algunas mujeres para que se convirtieran en doctoras, enfermeras y parteras a cambio de que regresaran y enseñaran a otras personas. Eliza prestó servicio como la primera presidenta del Hospital Deseret.


Notas

  1. Eliza R. Snow, discurso dado en la conferencia de la Sociedad de Socorro de la Estaca Salt Lake el 15 de septiembre de 1887, en “Salt Lake Stake”, Woman’s Exponent, 1 de octubre de 1887, pág. 70.
  2. Eliza R. Snow, “An Address”, Woman’s Exponent, 15 de septiembre de 1873, pág. 62.
  3. “Speech by E. R. Snow”, Woman’s Exponent, 1 de mayo de 1891, pág. 167; mayúsculas normativizadas.
  4. “An Address by Miss Eliza R. Snow”, Millennial Star, 13 de enero de 1874, pág. 18.
  5. Himnos, n.º 187. Originalmente titulado “Invocation, or the Eternal Father and Mother” [Invocación o el Padre y la Madre Eternos] (véase Jill Mulvay Derr y Karen Lynn Davidson, Eliza R. Snow: The Complete Poetry, 2009, pág. 313).
  6. Véase Jaynann Morgan Payne, “Eliza R. Snow: First Lady of the Pioneers”, Ensign, septiembre de 1973, págs. 63–64.
  7. Véase The Personal Writings of Eliza Roxcy Snow, editado por Maureen Ursenbach Beecher, 1995, págs. 6–17.

Volver Regresar a la página principal de las Presidentas Generales de la Sociedad de Socorro.