Emmeline B. Woodward Wells

Quinta Presidenta General
de la Sociedad de Socorro

1910–1921


 

Emmeline B. Woodward Wells

Emmeline B. Wells, quinta Presidenta General de la Sociedad de Socorro, tuvo un testimonio de que la Sociedad de Socorro había sido organizada por revelación. “Declaramos“, dijo ella “que nuestro propósito es mantener intacto el nombre original, el espíritu y el propósito iniciales de esta gran organización, manteniéndonos aferradas a las enseñanzas inspiradas del profeta José Smith cuando reveló el plan mediante el cual las mujeres recibirían poder por medio del llamamiento del sacerdocio para agruparse en organizaciones adecuadas con el fin de ministrar a los enfermos, ayudar a los necesitados, consolar a los ancianos, advertir a los desprevenidos y socorrer a los huérfanos”1.

En 1876 el presidente Brigham Young puso a Emmeline a cargo de un programa de ahorro en el que las hermanas de la Sociedad de Socorro trabajaron juntas para abastecer y almacenar granos. A lo largo de los años, las hermanas de la Sociedad de Socorro compartieron su trigo con las personas necesitadas. Algunos de los beneficiarios fueron las víctimas de una sequía en el sur de Utah, los sobrevivientes de un terremoto en California y las personas en China que estaban padeciendo hambruna2. La Sociedad de Socorro también vendió al gobierno de los EE. UU. alrededor de 7.000 m3 de trigo durante la Primera Guerra Mundial3.

Emmeline sabía que había mucho que aprender de los primeros miembros de la Sociedad de Socorro. “Tengo el más firme deseo de que las jóvenes de hoy comprendan la obra de los miembros de épocas iniciales que”, dijo ella, “sin las facilidades de estos tiempos, consolaron al triste y al afligido, visitaron a la viuda y al huérfano, y fueron como ángeles ministrantes”4.

Para reflejar los orígenes inspirados y los principios fundamentales de la sociedad, la hermana Wells y sus consejeras escogieron la frase de las Escrituras “la caridad nunca deja de ser”5 como lema de la Sociedad de Socorro. El lema alcanzó un significado muy apropiado durante los años posteriores a su anuncio, al empezar la Primera Guerra Mundial. Durante esa época, las hermanas respondieron al pedido de Emmeline de mostrar caridad siendo amables tanto con los amigos como con los enemigos, siendo voluntarias en los esfuerzos dentro de la comunidad y procurando el amor puro de Cristo.

Infancia

Nacida el 29 de febrero de 1828, Emmeline Blanche Woodward fue la séptima de los nueve hijos de David y Diadama Hare Woodward de Petersham, Massachusetts. Demostró claramente ser una joven inteligente y con aspiraciones a convertirse en escritora, y fue la única miembro de su familia que recibió una formación académica privada y se graduó con un certificado en magisterio. Se unió a la Iglesia a los 14 años de edad. Su madre y sus tres hermanas menores también habían aceptado el Evangelio.

Matrimonio y familia

Emmeline se casó con James Harvey Harris el 29 de julio de 1843. La pareja se trasladó a Nauvoo, donde falleció su primer hijo. James se marchó para buscar trabajo y nunca volvió, y ella tuvo que ganarse la vida como maestra de escuela. El 17 de febrero de 1845 se convirtió en esposa de Newel K. Whitney mediante matrimonio plural y más tarde cruzó las planicies con la familia de él. Cuando el obispo Whitney falleció en 1850, Emmeline se vio de nuevo sola para cuidar de sí misma y retomó la práctica de la docencia. El 10 de octubre de 1852 se convirtió en la séptima esposa de Daniel H. Wells. Tuvo cinco hijas y sobrevivió a dos de ellas. Emmeline murió el 29 de abril de 1921.

Puntos destacados de su servicio

Emmeline fue una de las grandes líderes del sufragio femenino en Utah, el cual abarcó la libertad religiosa. “Deseo hacer todo lo que esté en mi poder por ayudar a elevar la condición de mi propio pueblo, en particular de la mujer”6. “He deseado con todo el corazón hacer aquello que haga progresar a la mujer en lo moral y en lo espiritual, así como en lo educativo, y atender el despliegue de la obra de Dios en la tierra”7. En 1877 Emmeline se convirtió en la editora de Woman’s Exponent, un periódico escrito para el beneficio de las mujeres Santo de los Últimos Días. Durante 37 años su voz y la de otras mujeres SUD se dejó oír por todo el país. Emmeline tenía 82 años cuando fue llamada como Presidenta General de la Sociedad de Socorro. Sirvió durante 11 años, hasta poco antes de su muerte.


Notas

  1. Emmeline B. Wells, Clarissa S. Williams y Julina L. Smith, “Resolutions of Relief Society”, Woman’s Exponent, noviembre de 1913, pág. 79.
  2. Véase Jill Mulvay Derr, Janath Russell Cannon y Maureen Ursenbach Beecher, Women of Covenant: The Story of Relief Society (Mujeres del convenio: Historia de la Sociedad de Socorro), 1992, págs. 165–166.
  3. Véase “Church Wheat to Be Turned Over to Government”, Deseret Evening News, 20 de mayo de 1918, pág. 1.
  4. Relief Society Bulletin, mayo de 1914, pág. 3.
  5. 1 Corintios 13:8; Moroni 7:46; véanse también las Actas de la Mesa directiva general, 1842-2007, 3 de julio de 1913, Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City.
  6. Diario de Emmeline B. Wells, 4 de enero de 1878, colección especial de la Biblioteca Harold B. Lee, Universidad Brigham Young, Provo, Utah. Puntuación del inglés normativizada.
  7. Diario de Emmeline B. Wells, 1 de agosto de 1895.

Volver Regresar a la página principal de las Presidentas Generales de la Sociedad de Socorro.