Zina Diantha Huntington Young

Tercera Presidenta General
de la Sociedad de Socorro

1888–1901


 

Zina Diantha Huntington Young

Zina Diantha Huntington Young, tercera Presidenta General de la Sociedad de Socorro, era cariñosamente conocida por la hermanas de la Iglesia como “el corazón” de la Sociedad de Socorro. “La hermana Zina era todo amor y comprensión, y atraía a las personas por motivo de su ternura”, escribió Susa Young Gates, una de la más prolíficas escritoras SUD de su tiempo1.

Con dulzura, bondad y el poder de Dios, “tía Zina” inspiró a las mujeres a ser mejores. “Hermanas, tenemos la responsabilidad de ser plenamente conscientes de nuestros deberes”, dijo. “El reino continuará adelante y no tenemos nada que temer sino nuestras propias imperfecciones”2.

Zina enseñó la importancia de tener un testimonio personal del Evangelio restaurado con la ternura que la caracterizaba: “Busquen un testimonio, mis queridas hermanas, como buscarían un diamante escondido. Si alguien les dijera que excavando lo suficiente en cierto lugar hallarían un diamante de valor inestimable, ¿piensan que les molestaría invertir tiempo, fuerzas o medios para obtener ese tesoro?… Si excavan en la profundidad de su propio corazón hallarán, con la ayuda del Espíritu del Señor, la perla de gran precio, el testimonio de la veracidad de esta obra”3.

En cada circunstancia, Zina aceptó con agrado la voluntad del Señor en su vida a pesar de sus muchas dificultades. Su querida madre murió cuando fueron expulsados de Misuri. Su padre murió al ser expulsados de Nauvoo4. Ella dio a luz a un bebé en un carromato mientras se dirigía al oeste.

Pero desde el día en que tomó en sus manos el Libro de Mormón, a los 14 años de edad, y sintió en su corazón la confirmación de que era verdadero, no hubo nada que pudiera endurecer su corazón ni que hiciera temblar su testimonio.

En su autobiografía, escribió: “Deseo expresar ante mi Creador mi testimonio fiel de que ésta es la obra de Dios y que mi testimonio me es más preciado cada año”5.

Infancia

Zina Diantha Huntington nació el 31 de enero de 1821 en Watertown, Nueva York. Fue la séptima de nueve hijos de William y Zina Baker Huntington. Sus padres eran presbiterianos estrictos y establecieron buenos modelos para sus hijos. Leían la Biblia a diario como familia, cantaban himnos mientras Zina tocaba el violonchelo y oraban juntos por la mañana y por la noche. La madre de Zina era conocida por el cuidado que daba a los necesitados, en tanto que su padre había estudiado la Biblia lo suficiente como para llegar a la conclusión de que ninguna de las iglesias de su tiempo “tenía la organización peculiar de la iglesia original”6. De modo que cuando la familia escuchó el Evangelio restaurado, todos lo aceptaron, a excepción de su hermano menor, Chauncy. Hyrum Smith bautizó a Zina el 1 de agosto de 1835.

Matrimonio y familia

Zina se casó con Henry Bailey Jacobs el 7 de marzo de 1841. Tuvieron dos hijos, pero no permanecieron casados. Zina se casó en matrimonio plural con Brigham Young, con quien tuvo una hija y crió a otros cuatro niños como si fueran suyos después que la madre de éstos muriera. Fue bendecida con el don de curación y si bien contó con escasa capacitación médica, ayudó a los enfermos y trajo al mundo a una cantidad innumerable de bebés. Falleció el 28 de agosto de 1901 en Salt Lake City.

Puntos destacados de su servicio

Antes de servir como presidenta general de la Sociedad de Socorro, Zina pasó 21 años viajando por el territorio de Utah organizando sociedades de socorro con su querida amiga Eliza R. Snow, quien por ese entonces era la Presidenta General de la Sociedad de Socorro. Después de que Zina fuera llamada como presidenta general, continuó e incrementó esas visitas más allá de Utah y recalcó la importancia en las sociedades de socorro locales de crear sus propias clases de enfermería y de mejorar la atención médica. Abrió una escuela de enfermería y dirigió la escuela de obstetricia. Abogó por el sufragio femenino, sirvió como presidenta de la Deseret Silk Association y fue directora de las obreras del Templo de Salt Lake desde su dedicación en 1893 hasta el día en que falleció7.


Notas

  1. Susa Young Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association, 1911, pág. 21.
  2. Zina D. H. Young, en Woman’s Exponent, 15 de octubre de 1877, pág. 74.
  3. Zina D. H. Young, “How I Gained My Testimony of the Truth”, Young Woman’s Journal, abril de 1893, pág. 319.
  4. Véase Janet Peterson y LaRene Gaunt, Faith, Hope, and Charity, 2008, pág. 58.
  5. En Mary Brown Firmage, “Great-Grandmother Zina: A More Personal Portrait”, Ensign, marzo de 1984, pág. 38.
  6. Zina D. H. Young, “How I Gained My Testimony”, pág. 317.
  7. Véase Peterson y Gaunt, Faith, Hope, and Charity, pág. 65.

Volver Regresar a la página principal de las Presidentas Generales de la Sociedad de Socorro.