Prepararse espiritualmente

Lecciones de liderazgo para las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes


 

Lección 1:
Estudiar diariamente las palabras de Cristo

Presentar el principio

Con el fin de guiar a los miembros de su clase a la manera del Salvador, ustedes deben esforzarse por conocer al Salvador. Llegarán a conocerlo al estudiar Sus palabras. Las palabras de Cristo contienen principios verdaderos que proporcionan respuestas a cualquier pregunta, duda o desafío que puedan encontrar como líderes. Los profetas han asegurado que el estudio diario de las Escrituras invitará al Espíritu en su vida. A medida que estudien diligentemente las palabras de Cristo, el Espíritu Santo las inspirará a saber cómo pueden ayudar y bendecir a los miembros de la clase. Recuerden la promesa de Nefi: “Deleitaos en las palabras de Cristo; porque he aquí, las palabras de Cristo os dirán todas las cosas que debéis hacer” (2 Nefi 32:3).

Aprender juntas

  • ¿Qué significa para ustedes “deleitaos en las palabras de Cristo”? Describan una época en la que ustedes se han “deleitado” en las Escrituras. ¿Qué aprendieron? ¿Cómo se sintieron?
  • Piensen en un principio que han encontrado en las Escrituras que podría fortalecerlas como líderes de la clase. ¿En qué maneras específicas podrían aplicar ese principio para ayudarlas a dirigir más como el Salvador?

Vivir lo que se aprende

Con espíritu de oración estudien las Escrituras todos los días de esta semana teniendo en mente a una mujer joven o un desafío que tengan como líder. Presten atención a las impresiones del Espíritu Santo al buscar maneras de seguir el ejemplo del Salvador. Compartan su experiencia con la presidencia de clase.

Recursos

Mensajes mormones: “El Libro de Mormón: mensajes del cielo

Ven, sígueme,Nosotros aprendemos”, escuche a los jóvenes hablar sobre cómo el estudio de las Escrituras ha cambiado su vida.

 

Lección 2:
Obedecer los mandamientos y las normas

Presentar el principio

Jesucristo dio el ejemplo perfecto de la obediencia y sumisión a la voluntad del Padre Celestial (véase Juan 6:38). Nuestra obediencia a los mandamientos es una expresión de nuestro amor por Dios y Jesucristo (véase Juan 14:15). El Señor reveló en nuestros días que la obediencia a los mandamientos conduce a las bendiciones de Dios (véase D. y C. 130:20–21). Los verdaderos líderes obedecen los mandamientos del Señor para que puedan ser una luz para los demás, obtener bendiciones y ser dignos de recibir la guía del Espíritu Santo (véase D. y C. 121:45-46).

Aprender juntas

  • Piensen en alguien que conocen que las inspire con su obediencia a los principios del Evangelio. ¿Qué hace esa persona que las inspira a obedecer?
  • ¿Por qué es importante que un líder se esfuerce por ser obediente?
  • ¿De qué maneras pueden ustedes, como presidencia de clase, ser un “modelo” de obediencia para las miembros de su clase?

Vivir lo que se aprende

¿Cuáles son algunas de las normas que notan que les resultan difíciles de vivir a las mujeres jóvenes? ¿Qué podrían hacer como líderes para ayudarlas? Deliberen en consejo con su presidencia de clase y líderes de las Mujeres Jóvenes para ver cómo pueden motivarse las unas a las otras a obedecer “con exactitud” (véase Alma 57:21).

Recursos

Capacitación mundial de líderes, “Fe en el poder del sacerdocio

Mensajes mormones para la juventud, “Dentro de los límites”

Mensajes mormones para la juventud, “Mantente dentro de los límites

Al ver estos videos, reflexione sobre cómo la verdadera libertad y felicidad se encuentran por obedecer los “límites” del Señor.

 

Lección 3:
Orar para recibir revelación del Espíritu Santo

Presentar el principio

Jesús era un líder que escuchaba. Un gran líder no sólo escucha a los demás, sino también los susurros del Espíritu Santo. Como líderes llamadas y apartadas, tienen el privilegio de servir como instrumento por medio del cual el Espíritu Santo puede guiar, enseñar, testificar, consolar e inspirar. Tienen el derecho de recibir revelación acerca de cómo dirigir y amar a las jovencitas de la clase.

Pueden aprender ahora, en su juventud, a ser guiadas por el Espíritu Santo (véase D. y C. 43:16). El Señor las ayudará al tratar de reconocer y entender el Espíritu mediante el estudio diligente de las Escrituras, la oración significativa y la obediencia a los mandamientos y las normas.

Aprender juntos

  • Lean Moroni 10:4.
    • ¿Cómo debemos orar al Padre Celestial?
    • ¿Qué significa orar con “verdadera intención”?
    • ¿Cuál es la bendición prometida si oramos a nuestro Padre Celestial de esta manera?
  • ¿Por qué tener la influencia del Espíritu Santo es tan importante en su llamamiento?

Vivir lo que se aprende

Como líderes y como presidencia de clase, oren al Padre Celestial, con verdadera intención, para recibir Su guía en el llamamiento. Escuchen los susurros del Espíritu Santo para saber lo que deben hacer para ser un instrumento en Sus manos. Piensen en las mujeres jóvenes de la clase y oren por ellas usando sus nombres. Busquen la guía del Espíritu Santo sobre cómo bendecir a cada miembro de la clase y actúen de acuerdo a las impresiones que reciban. Compartan con su presidencia de clase lo que descubrieron acerca de orar sinceramente.

Recursos

Capacitación mundial de líderes, “El ejemplo de una mujer recta

Fortaleza de la Juventud - Multimedia 2013, “Escuchar su voz

Mensajes mormones: Los patrones de luz: “La luz de Cristo,” “El Espíritu de revelación,” “Discernir la luz

 

Lección 4:
Cultivar los atributos de Cristo

Presentar el principio

Al comienzo de Su ministerio terrenal, Jesucristo caminó por la orilla del mar de Galilea y llamó a dos pescadores, Pedro y Andrés. “Venid en pos de mí”, dijo, “y os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19; véase también Marcos 1:17). El Señor también la ha llamado a Su obra y Él la invita a seguirlo. La invitación de seguir a Cristo es una invitación a seguir Su ejemplo y llegar a ser como Él.

Llegar a ser más como el Salvador le ayudará a liderar como el Salvador lideró. El capítulo 6 de Predicad Mi Evangelio identifica nueve atributos de Cristo: fe en Jesucristo, esperanza, caridad y amor, virtud, conocimiento, paciencia, humildad, diligencia y obediencia.

Aprender juntos

Revise la actividad de atributos en Predicad Mi Evangelio (véase también la página siguiente). Busquen un atributo cristiano que les ayudarán a ser mejores líderes. Analicen las Escrituras y preguntas juntas.

Vivir lo que se aprende

Seleccionen un atributo cristiano que les gustaría desarrollar personalmente. Estudien los pasajes de las Escrituras en la actividad de atributos. Oren al Señor para que les ayude a desarrollar esa cualidad y tengan en cuenta cómo sus esfuerzos ayudan a cumplir con su función de líder. Compartan su experiencia con la presidencia la próxima vez que se reúnan.

Recursos

Hermana Mary N. Cook, “La bondad debe por mí empezar