Un año de recuperación en Joplin, Misuri

- Por Jason Swensen, corresponsal de Church News

  • 31 mayo 2012

Puntos destacados del artículo

  • El 22 de mayo de 2012, cerca de 6000 personas participaron en la caminata conjunta en Joplin, Misuri, Estados Unidos, para conmemorar el primer aniversario del tornado que se llevó 160 vidas y destruyó miles de edificaciones y hogares.
  • Un punto culminante fue la parada en el nuevo centro de estaca de Joplin, Misuri, aún en construcción, para ver la colocación de la aguja sobre el edificio.
  • La caminata conjunta concluyó en el Parque Cunningham, donde fue dedicada una placa conmemorativa que incluye los nombres de los residentes que perdieron la vida en el desastre.

"Se han construido relaciones, y los muros del prejuicio han sido derribados", dijo el presidente de la Estaca Joplin Misuri, Creed R. Jones.

Los Santos de los Últimos Días locales y sus vecinos observaron con igual medida de tristeza y esperanza el primer aniversario del tornado mortal que destruyó mucho de Joplin, Misuri, EE. UU.

El tornado del 22 de mayo de 2011 se considera uno de los peores desastres naturales en la historia de Estados Unidos. Más de 160 personas perdieron la vida y miles de edificios y hogares fueron destruidos.

Los miembros de la Estaca de Joplin Misuri estaban entre aquellos severamente afectados por el tornado. Aunque ningún miembro murió, más de dos docenas de familias SUD perdieron sus hogares y el centro de estaca fue contado entre las 28 casas de adoración que fueron destruidas.

El primer aniversario señaló un tiempo para recordar y mirar hacia adelante. El 22 de mayo de 2012, unas 6000 personas participaron en una caminata conjunta de 5,6 kilómetros, la cual trazó el camino que recorrió el tornado. La caminata comenzó a las 17:41, el momento exacto en que el tornado tocó tierra en esta comunidad del sudoeste de Misuri, una comunidad de iglesias y ánimo poco crédulo.

A lo largo de la caminata, los participantes hicieron paradas en los puntos claves para conmemorar los elementos significativos de la recuperación en curso de la comunidad. Un punto culminante fue una parada en el centro de estaca de Joplin Misuri, aún en construcción, para ver la colocación de la aguja en lo alto del edificio nuevo. El nuevo centro de estaca se está construyendo en una zona elevada a la vista de gran parte de la comunidad.

El presidente de la estaca Joplin Misuri, Creed R. Jones, presidió una breve ceremonia antes de la colocación de la aguja. En su discurso, destacó que la aguja es representativa de todas las iglesias de la Comunidad, especialmente a aquellas que se perdieron en el desastre.

“Todos ayudamos y trabajamos y sirvimos juntos”, dijo el presidente Jones, “con un solo corazón y un único propósito”.

En los días después del tornado, decenas de miembros de la Iglesia se vistieron de camisetas amarillas de Manos que Ayudan y ofrecieron servicio, sudor y fuerza a toda persona necesitada. A menudo se les unieron amigos de otras religiones e incluso extraños.

“No se le preguntó a ninguna persona que recibió o prestó servicio en cuanto a su religión. Ellos (los voluntarios SUD) simplemente prestaron servicio”, dijo el presidente Jones.

La aguja, agregó, dirige la atención hacia el cielo y hacia las tiernas misericordias de Dios. Para los Santos de los Últimos Días, señaló, “también es símbolo del Cristo viviente”.

Al presidente Jones se le unieron la alcaldesa de Joplin, Melody Colbert-Kean, y varios líderes de la comunidad religiosa. Lee Allphin, miembro de la Iglesia que estaba en el centro de estaca cuando pasó el tornado, también compartió comentarios.

La caminata conjunta concluyó en el parque Cuninngham donde una placa commemorativa fue dedicada; esta placa incluye los nombres de los residentes que perdieron la vida en el desastre.

El aniversario “fue una experiencia maravillosa”, dijo el presidente Jones. Aun así, muchas de las cicatrices que dejó el tornado, sean físicas o psicológicas, permanecerán en proceso de curación. El desastre exigió una cuota financiera y laboral a muchos miembros. La obra misional ha sido difícil debido al enfoque en la recuperación y la reconstrucción del centro de estaca.

“Sin embargo, no podría estar más complacido con la manera en que los miembros lo han manejado; simplemente nos hemos adaptado”, dijo el presidente Jones.

Las reuniones de barrio han tenido lugar en los centros de reuniones vecinas. La congregación local de la comunidad de Cristo ha permitido que los Santos de los Últimos Días utilicen su edificio. La reciente conferencia de estaca de Joplin se llevó a cabo en un gimnasio de la escuela secundaria. Los líderes de la estaca continúan dirigiendo reuniones de liderazgo y entrevistas en un remolque de doble espacio colocado en la propiedad del centro de estaca.

Quedan varios meses hasta que el nuevo centro de estaca se complete, pero los miembros ya están esperando anhelosamente la dedicación de un nuevo edificio que puedan llamar suyo.

El presidente Jones también tomó nota de los muchos amigos que la Iglesia ha ganado durante el último año.

“Se han construido relaciones y se han derribado los muros de prejuicios”, dijo.