Los apóstoles se centran en la fe en el Señor Jesucristo durante una visita a Filipinas

- Por el comité de noticias del Área Filipinas

  • 13 septiembre 2012

Durante diez días en agosto y septiembre, el élder Bednar y el élder Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, visitaron ciudades en Filipinas para reunirse con los líderes, miembros y misioneros.

Puntos destacados del artículo

  • A finales de agosto, el élder Bednar y el élder Cook visitaron a miembros y misioneros en más de seis ciudades filipinas.
  • Muchos de sus mensajes mencionaron los temas de la familia, la fe y la enseñanza del Evangelio.
  • Durante la visita a Manila, el élder Bednar y el élder Cook se reunieron con senadores locales y participaron en una celebración cultural que los jóvenes llevaron a cabo.

“Se necesita su rectitud y esta nación necesita ser más fuerte. Habrá un impacto como resultado de la fortaleza de la Iglesia en Filipinas que bendecirá a las personas de toda Asia”. —Élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles

Los élderes David A. Bednar y Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, el élder Tad R. Callister, de la Presidencia de los Setenta, y el obispo Dean M. Davies, del Obispado Presidente, visitaron el Área Filipinas desde el 24 de agosto al 2 de septiembre de 2012. Sus esposas, Susan Bednar, Mary Cook, Kathryn Callister y Darla Davies, los acompañaron en la visita. Los miembros de la Presidencia del Área Filipinas, los élderes Michael John U. Teh, Brent H. Nielson e Ian S. Ardern, también asistieron a varias reuniones.

En las conferencias de líderes del sacerdocio, los devocionales de los jóvenes adultos solteros, las conferencias de estaca y las reuniones misionales, las Autoridades Generales enseñaron doctrina y animaron a los santos a fortalecer su fe en Jesucristo.

El élder Bednar comenzó su visita en Laguna, donde a muchos de los que asistieron a la reunión especial de los jóvenes adultos solteros en el Centro de Estaca San Pablo, se invitó a formular preguntas con el fin de ayudarlos con sus necesidades e inquietudes. El élder Bednar explicó: “El Salvador utilizó preguntas como una de Sus herramientas principales para la enseñanza. Si nos esforzamos por hacer preguntas eficaces e inspiradas cuando meditamos y oramos, ustedes y yo podemos participar en un proceso de aprendizaje que nos permite recibir inspiración y encontrar nuestras propias respuestas del Espíritu Santo”.

Moselle Tobias, quien estuvo presente, tomó esa lección con seriedad: “Llegué a la reunión con una pregunta”, dijo ella. “Aunque no tuve la oportunidad de preguntar, de todos modos recibí una respuesta del Espíritu Santo”.

Al día siguiente, el élder Bednar, acompañado por el obispo Davies y el élder Teh, presidió una conferencia de líderes del sacerdocio y la reunión misional en San Pablo. El élder Cook, el élder Callister y el élder Ardern se reunieron con los líderes del sacerdocio de cuatro estacas, ocho distritos y con los misioneros de tiempo completo en Naga.

Los asistentes a estas reuniones partieron sintiéndose espiritualmente fortalecidos y edificados, y motivados a cambiar.

“Sentí el espíritu y he aprendido muchas cosas que puedo llevar a casa y compartir con los líderes de nuestra rama, en especial lo que se enseñó sobre cómo debemos amar y tender una mano a los miembros que tienen dificultades con su fe”, dijo el presidente Dante Osila, de la Rama Bololo.

El domingo, los apóstoles que visitaban se reunieron por separado con los Santos de los Últimos Días en las reuniones de estaca en Cabuyao y Legazpi.

El salón sacramental y el salón cultural del Centro de Estaca Legazpi se llenaron con los miembros, quienes también llenaron otros dos salones que tenían transmisión de video. El élder Cook enseñó: “No permitan que sus dudas perturben su fe”.

Continuó haciendo hincapié en la importancia de los esposos y las esposas en ser compañeros iguales en el matrimonio, tal como se enseña en “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”.

Al final de la reunión, el élder Cook saludó a los miembros que lo esperaban a la salida.

Los miembros y misioneros en Iloilo, en la isla Panay, viajaron hasta cinco horas por barco y autobús para asistir a reuniones donde el élder Bednar dio instrucciones sobre cómo fortalecer su fe en Jesucristo y ayudar a los demás a venir a Cristo.

La hermana Manguil, una misionera de tiempo completo, que presta servicio en la Misión Filipinas Iloilo declaró lo que ella aprendió: “Estamos aquí para enseñar el evangelio de Jesucristo, pero siempre debemos recordar que el verdadero maestro es el Espíritu Santo, que por medio de la debida invitación puede morar en cada casa que enseñemos. Por lo tanto, enseñen con claridad, convicción, poder y amor. Ayuden a nuestros investigadores y a los miembros menos activos a actuar y no para que se actúe sobre ellos. Ayúdenlos a ejercer su fe al hacer todas estas cosas, dando todo nuestro mejor esfuerzo, como se indica en Alma 26:27. [Dios] nos ayudará a tener éxito”.

Después de la reunión de los jóvenes adultos solteros, Cyrelle Gomez Constantino, del Barrio Molo 2, resumió sus puntos de vista: “La fe en el Señor Jesucristo nos ayudará a usar nuestro albedrío con sabiduría. Estudiar las Escrituras y actuar de acuerdo con Sus enseñanzas disminuirá nuestro temor. Todo lo que necesitamos en esta vida, especialmente nuestras preguntas sin respuesta, se responderán mediante el Evangelio. La felicidad se encuentra al ayudar a que otras personas encuentren su felicidad”.

Cuando viajaba a Olongapo City, el élder Bednar se reunió con otro grupo de misioneros y les recordó de la oportunidad y responsabilidad de bendecir a la nación filipina y a las familias de la tierra al proclamar el Evangelio e invitar a todos a recibir las ordenanzas de salvación mediante la debida autoridad.

Mientras tanto, los santos en la ciudad de Cagayán de Oro recibieron instrucción del élder Cook en dos reuniones, una conferencia de jóvenes adultos solteros y una capacitación de líderes del sacerdocio.

“Ustedes son un grupo que va a significar mucho en el Reino del Señor”, dijo el élder Cook a los jóvenes adultos locales. “Se necesita su rectitud y esta nación necesita ser más fuerte. Habrá un impacto como resultado de la fortaleza de la Iglesia en Filipinas que bendecirá a las personas de toda Asia”.

Para lograr ese fin, dijo, los miembros necesitan concentrarse en lo que es más importante, superar las dudas, ejercer la fe y casarse en el templo.

Durante la capacitación de líderes del sacerdocio, el élder Cook y el obispo Davies hicieron hincapié en que el hogar es la clave para fortalecer a la nueva generación.

“Lo oportuno de las enseñanzas de los principios y las Escrituras especiales que compartieron fue de [gran] importancia”, dijo Carlo V. Crisanto, presidente de la Estaca Iligan, Filipinas. “Ciertamente esos principios son lo que necesitamos hoy en día… De todos los llamamientos que tenemos, el más importante está en la familia”.

Al día siguiente, el élder Cook visitó la Estaca Pasay, Filipinas, la cual él organizó y creó en 1998. La reunión de estaca especial fue una especie de reencuentro para el élder Cook, quien prestó servicio como miembro de la Presidencia del Área Filipinas desde agosto de 1996 a agosto de 1998.

En su discurso, el élder Cook recalcó la importancia de las familias, de los esposos y las esposas de ser compañeros iguales. También pidió a los miembros que apoyen los esfuerzos de la Presidencia del Área Filipinas para llegar a los miembros menos activos.

Gabriel Tongco, de 14 años de edad, del Barrio Manila First, compartió sus sentimientos acerca de la visita apostólica: “[Fue] mi primera vez en dar la mano y escuchar a un apóstol hablar en persona”, dijo. “Sentí el espíritu cuando el élder Cook estaba hablando… Sentí la veracidad de lo que él estaba diciendo”.

Otros dos eventos importantes que se llevaron a cabo durante la visita del élder Bednar y el élder Cook a Filipinas incluyó una reunión con dos senadores filipinos y un evento cultural que destacaba a los jóvenes locales.

El élder Cook y el élder Michael John U. Teh, de la Presidencia de Área, se reunieron con los senadores Tito Sotto III y Gregorio Honasan el miércoles 29 de agosto en el senado de Filipinas, donde el élder Cook expresó su gratitud por la presencia de la Iglesia en el país y presentó a los senadores varios símbolos: un Christus en miniatura, una copia enmarcada de “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” y un CD celebrando 100 años del Coro del Tabernáculo Mormón.

El senador Honasan mencionó la postura de la Iglesia sobre fortalecer la familia y promover buenos valores: “Agradecemos a los buenos ciudadanos, [como sus miembros], que apoyan las buenas causas”, dijo. “Queremos un futuro prometedor para nuestros hijos, por ello la necesidad de trabajar juntos para el bien común”.

Esa misma noche, los jóvenes de varias estacas en Gran Manila participaron en una presentación cultural de música y danza para las Autoridades Generales. Ambos apóstoles agradecieron a los miembros por sus animadas actuaciones y los elogió por su fidelidad. El élder Bednar invitó a los jóvenes a vivir su vida como un ejemplo para los demás de lo que un testimonio de nuestro Salvador Jesucristo puede ayudarnos a llegar a ser.