Detrás de las cámaras de la conferencia general

  • 25 marzo 2011

Dos veces al año, cientos de personas en todo el mundo aúnan sus esfuerzos para realizar la conferencia general.

Puntos destacados del artículo

  • Los obreros mueven secciones de 3.732 kilos, para crear un área de asientos para los líderes de la Iglesia durante la conferencia.
  • La conferencia utiliza 1.200 apliques de luz.
  • Durante la conferencia, se interpretan 30 idiomas por el mundo y se retransmiten de vuelta al Centro de Conferencias, donde el audio se combina con el video y se emite vía satélite con sólo unos pocos segundos de demora.

“Hay planificación para que esta experiencia no detracte del espíritu de la conferencia. ... Tratamos de hacer que sea algo que llegue al corazón de la gente y que los lleve a Cristo”. —Thomas Smith, gerente de seguridad del Departamento de Servicios de Medios de Comunicación de la Iglesia.

Los asientos están en sus lugares, las flores preparadas, la iluminación diseñada, la música elegida, los asistentes están presentes... pero no se levanta un telón, y comienza la conferencia.

 

Se requiere una extraordinaria cantidad de trabajo, la coordinación de muchos departamentos de la Iglesia y cientos de personas alrededor del mundo, para preparar la conferencia general. Las cincos sesiones atraen a aproximadamente 100.000 personas al Centro de Conferencias cada seis meses, y se transmiten a millones más alrededor del mundo. 

“Creo que el nivel general de preparación indica la importancia de la conferencia”, dice Thomas Smith, gerente de seguridad del Departamento de Servicios de Medios de Comunicación de la Iglesia. “Hay planificación para que esta experiencia no detracte del espíritu de la conferencia. ... Tratamos de hacer que sea algo que llegue al corazón de la gente y que los lleve a Cristo”.

El montaje

Dos o tres semanas antes de la conferencia, unas diez personas del Departamento de Propiedades de la Iglesia comienzan a montar el podio, donde se sientan los líderes y discursantes de la Iglesia. El podio está compuesto de varias secciones de 3.732 kilos y cubre un área suficiente para que en él descanse el Tabernáculo de la Manzana del Templo. 

Según el jefe de montaje Steven Wall, los obreros utilizan el concepto de “air-hockey” [hockey al aire] en el que inflan unas bolsas de aire junto a cada pieza para hacerlas flotar a una media pulgada (13 mm) del suelo. Entonces los obreros deslizan cada pieza en posición.

Embellecer

Los hermosos arreglos florales han sido durante mucho tiempo parte de la conferencia general. El Departamento de Servicios de Diseño Floral comienza dibujando los posibles arreglos, al menos dos meses antes del evento. 

Usando una combinación de vegetación y flores naturales y de seda, los diseñadores florales tratan de crear un aspecto diferente para cada conferencia. 

“Procuramos hacer un arreglo con un aspecto más natural y estilo jardín” dice Karalyn Bliss, de Servicios Florales. “Proporciona algo de interés al ojo, con movimiento y color”.

Dando instrucciones

El Departamento de Servicios de Medios de Comunicación se encarga de transmitir la conferencia general a los miembros en todo el mundo. El transmitir la conferencia requiere aproximadamente 105 empleados de tiempo completo y de guardia, quienes coordinan el teleprompter, los controles de sonido, la iluminación, filmación, grabación, dirección, la transmisión por satélite, y más. Desde la cabina de dirección, el director de la conferencia dirige las tomas para cada cámara en vivo en el Centro de Conferencias.

Operar con las cámaras

En la cabina de las cámaras, los operadores controlan las siete cámaras robóticas emplazadas en el auditorio. Otras cámaras en la sala y fuera son controladas por los operadores en esos lugares. Tan pronto como termina una sesión de la conferencia, el personal de los servicios de medios de comunicación comienzan a filmar y a editar escenas del Centro de Conferencias y del recinto de la Manzana del Templo para emitir antes de la siguiente sesión.

Iluminación

La gente en la cabina de iluminación controlan las 6000 luces del auditorio, que van desde focos hasta luces de colores. La Conferencia utiliza 1.200 lámparas, cada una controlada electrónicamente a través de una especie de teclado de gran tamaño, por el que un diseñador de iluminación puede atenuarlas o aumentar su intensidad.

“Cinco o seis empleados de tiempo completo ayudan con el diseño de la iluminación”, dijo el hermano Smith. “Se aseguran de que sea más adecuado para un evento espiritual en lugar de un evento teatral”.

Vea la acción de las escenas detrás de las cámaras al ver cómo la conferencia general se lleva a cabo.

El teleprompter

En la cabina del teleprompter, el personal obtiene los guiones y los discursos con antelación y los proyectan a través del teleprompter, en el podio durante los discursos.

“Tenemos en cuenta las peticiones de las Autoridades Generales para ayudarles a presentar su mensaje”, dijo el hermano Smith. “Hacemos lo que les permitirá presentar su mensaje al mundo de la mejor manera posible”.

Transmisión

Varias personas trabajan en la sala de satélite para transmitir en directo a zonas de todo el mundo. Las emisiones de las sesiones de la conferencia también se distribuyen a través de Internet y por cintas de vídeo y DVD.

“Con los avances en la tecnología, podemos transmitir la conferencia a la gente en todo el mundo en Internet básicamente al instante”, dijo el hermano Smith. “Los avances han hecho que la distribución de la conferencia sea casi un milagro”.

Escuchando la Palabra

En la cabina de sonido, los Servicios de Medios de comunicación mezclan el audio en vivo desde el púlpito y el coro, controlando los niveles de sonido en el auditorio, en las salas adjuntas, y para la señal de satélite.

Teniendo en cuenta factores tales como alfombras, asientos acolchados, y el material en las paredes y techos, así como el tamaño de la sala, los ingenieros de sonido hicieron cálculos para colocar altavoces de forma precisa para evitar el retraso de sonido y para ofrecer el mismo sonido a los oyentes, estén donde estén en el auditorio.

Un sistema de sonido desarrollado especialmente para el centro de conferencias ayuda a crear la acústica de sala de conciertos necesaria para las partes musicales de los programas.

Traducción

En cada conferencia, aproximadamente 800 personas, muchos de ellos voluntarios, trabajan antes y durante la conferencia general para realizar la interpretación en vivo a millones de oyentes en todo el mundo. Los traductores de la Iglesia interpretan esta conferencia en 92 idiomas. 

“Hay una tormenta que se presenta antes de la calma”, dijo Brad Lindsay, gerente de servicios de interpretación de la Iglesia, en referencia a los meses previos a la transmisión de la conferencia general.

En cada una de las 58 cabinas de traducción del Centro de Conferencias, los intérpretes ven y escuchan la transmisión conforme la interpretan. Dos personas interpretan cada sesión, mientras que los evaluadores controlan la calidad de la traducción desde fuera de la cabina.

De los 92 idiomas en total, 44 se interpretan en el Centro de Conferencias y se emiten por satélite. 

Treinta idiomas se interpretan en el país del idioma y se transmite de nuevo al Centro de Conferencias, donde se combina el audio con el vídeo y se emite vía satélite con tan sólo unos segundos de demora.

Once idiomas se interpretan in situ en diferentes lugares del mundo y se escuchan a nivel local sin retransmitirse de vuelta al Centro de Conferencias.

Siete lenguas se interpretan en el Centro de Conferencia y posteriormente se distribuyen en DVD.

Limpieza

Después de que 21.000 personas salgan de una sesión en el Centro de Conferencias, los conserjes de la Iglesia tienen tan sólo 30 minutos para limpiar el auditorio antes de que entren las siguientes 21.000. Las tareas de conserjería incluyen la limpieza de cuartos de baño, pasar la aspiradora y recoger la basura. A los poseedores del sacerdocio de estacas locales se les invita a quedarse después de la sesión del sacerdocio para ayudar a limpiar, en preparación para la transmisión de Música y palabras de inspiración, la mañana siguiente.

La organización de la Conferencia

Con 21.200 asientos, el Centro de Conferencias se considera como el auditorio de teatro más grande del mundo; el más cercano tiene tan sólo la mitad de foro. Pero los meses de cuidadosa planificación y preparación crean una atmósfera inconfundible de una casa de adoración, al reunirse más de 100.000 Santos en el Centro de Conferencia dos veces al año, para escuchar el consejo de los profetas vivientes y cantar los himnos de Sión.

 “Nuestro objetivo es pasar totalmente inadvertidos“, dice Russ Crabb, productor de la conferencia general. “Queremos salir de la conferencia con un mensaje que sea limpio y claro para todo el que esté escuchando o viendo; y queremos apoyar a la Primera Presidencia y a los líderes de la Iglesia a tal grado que se logre ese propósito”.