La Iglesia añade nuevas oportunidades para que los jóvenes y los niños se preparen para el templo y participen en él

Por Camille West, LDS.org Church News

  • 14 Diciembre 2017

Los cambios en las normas que se anunciaron recientemente permiten que, de maneras nuevas, los jóvenes y los niños estén “anhelosamente consagrados” en la obra del templo.

Puntos destacados del artículo

  • A los jóvenes se les pueden asignar tareas adicionales en el bautisterio del templo.
  • El Programa preliminar del sacerdocio se convertirá en una reunión de Preparación para el templo y el sacerdocio para los niños de 11 años.

“Esos cambios darán lugar a una mayor preparación y participación en la gran obra de salvación por los muertos”. —Élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles

La Primera Presidencia ha anunciado cambios en las normas del templo que brindan a los hombres jóvenes y a las mujeres jóvenes de la Iglesia más oportunidades con respecto a la obra del templo y que son útiles para que los niños de la Primaria se preparen mejor para prestar servicio en el templo.

En una carta del 14 de diciembre se describen los siguientes cambios a las normas que entrarán en vigor empezando el 1 de enero de 2018:

  • Bajo la dirección de la presidencia del templo, a las mujeres jóvenes se les podrá pedir que ayuden en el bautisterio del templo con tareas que actualmente llevan a cabo hermanas adultas que sirven como obreras de las ordenanzas del templo o voluntarias.
  • Bajo la dirección de la presidencia del templo, a los presbíteros ordenados se les podrá pedir que oficien en bautismos por los muertos, incluso efectuando bautismos y actuando como testigos.
  • El Programa preliminar del sacerdocio de la Primaria se convertirá en una reunión combinada de Preparación para el templo y el sacerdocio para niñas y niños de 11 años y sus padres.

De acuerdo con el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles y Presidente del Comité Ejecutivo del Templo e Historia Familiar, esos cambios serán una gran bendición para las mujeres jóvenes, los hombres jóvenes y los niños de la Iglesia. “Con los magníficos avances en la tecnología, la nueva generación ha respondido espiritualmente a las oportunidades y a los desafíos que presenta”, dijo. “Esos cambios darán lugar a una mayor preparación y participación en la gran obra de salvación por los muertos”.

Oportunidades adicionales del templo para la juventud

Según las necesidades de un templo particular, las presidencias de templo tendrán la opción de pedir a las mujeres jóvenes de entre 12 y 18 años de edad y a los presbíteros ordenados que tengan recomendaciones para el templo de uso limitado que sirvan en el templo de maneras adicionales.

Según las necesidades de un templo particular, las presidencias de templo tendrán la opción de pedir a las mujeres jóvenes de entre 12 y 18 años de edad y a los presbíteros ordenados que tengan recomendaciones para el templo de uso limitado que sirvan en el templo de maneras adicionales.

“Nuestros jóvenes han aceptado la invitación de participar y llevar a cabo la obra de historia familiar y del templo de maneras increíbles”, dijo la hermana Bonnie L. Oscarson, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes. “Esas oportunidades adicionales para servir en el templo añadirán significado a sus experiencias a medida que realizan bautismos por sus antepasados. Me siento sumamente emocionada de que podrán participar en esta obra de otras maneras”.

Una de esas maneras es que las mujeres jóvenes asuman un papel más importante en el funcionamiento del bautisterio de los templos. Por ejemplo, se podría pedir que las mujeres jóvenes registren las ordenanzas de bautismo y confirmación, que saluden y den la bienvenida a los participantes que vayan al bautisterio, que distribuyan la ropa bautismal y asignen los vestuarios.

“Se necesitan el servicio y los talentos de las mujeres jóvenes de la Iglesia para colaborar en edificar el reino de Dios en la tierra, y esa es una forma en que pueden hacer progresar la obra”, dijo la hermana Oscarson.

Con el permiso de los líderes locales del sacerdocio, a los hombres jóvenes que han sido ordenados presbíteros se les autoriza efectuar bautismos por personas vivas en centros de reuniones y otros sitios apropiados. El cambio en la norma significa que también pueden bautizar o actuar como testigos de bautismos en el templo, cumpliendo así el mandato de las Escrituras de que es el “deber del presbítero… bautizar” (D. y C. 20:46).

“Cada joven que se encuentre en el templo y oficie en la sagrada ordenanza del bautismo por los muertos obtendrá un mayor conocimiento de lo que es el servicio en el sacerdocio y la forma en que bendice a todos los hijos de Dios”, dijo el hermano Stephen W. Owen, Presidente General de los Hombres Jóvenes. “Imaginen cómo servir en el templo los ayudará —los fortalecerá— mientras se preparan para prestar servicio en el futuro como misioneros de tiempo completo”.

“Es maravilloso pensar que muchos más de nuestros jóvenes presbíteros recibirán oportunidades para efectuar la ordenanza del bautismo”, añadió el obispo Gérald Caussé. “A medida que nuestros jóvenes magnifiquen sus deberes en el Sacerdocio Aarónico, reconocerán y honrarán mejor la sagrada autoridad que poseen. Al participar en la gran obra de salvar almas, su fe y amor por el Evangelio aumentarán y se prepararán para el día en que reciban y ejerzan el sacerdocio mayor y sirvan en una misión”.

El élder Cook agregó: “Confiamos en que nuestros jóvenes harán frente a ese desafío, llegarán a ser más semejantes a Cristo en sus vidas y recibirán las bendiciones eternas que reciben quienes trabajan en la viña por sus antepasados fallecidos. Oramos para que esta empresa sea personal, familiar y de barrio a fin de que todos los jóvenes, incluidos aquellos que no pueden encontrar los datos de sus antepasados, sean bendecidos al llevar a cabo esas ordenanzas sagradas”.

Reunión de Preparación para el templo y el sacerdocio para los niños de la Primaria

El Programa preliminar del sacerdocio se ha efectuado una vez al año para los niños varones de 11 años de edad y sus padres, a fin de presentarles el programa y prepararlos para el sacerdocio.

El élder Cook dijo que él y otros líderes están agradecidos de que a partir del nuevo año, las niñas y los niños de 11 años de edad recibirán orientación en una reunión anual de Preparación para el templo y el sacerdocio en cuanto a prestar servicio en el templo, servir en el sacerdocio y hacer y guardar convenios. Las presidencias locales de la Primaria planificarán la reunión, bajo la dirección de su obispo o presidente de rama. Se podrá invitar a participar a las presidencias de Hombres Jóvenes y Mujeres Jóvenes y a las presidencias de clase de los cuórums de diáconos y de Abejitas.

La hermana Joy D. Jones, Presidenta General de la Primaria, dijo: “Nos sentimos muy entusiasmados con estos cambios en la Preparación para el templo y el sacerdocio para que a nuestros niños y niñas de 11 años de edad se les enseñe a entender el sacerdocio, las bendiciones de prestar servicio en el templo y la importancia de hacer y guardar convenios sagrados. Rogamos que esos niños del convenio se centren en el templo y se preparen desde temprana edad para entrar en él”.

“¡Es maravilloso incluir a las niñas en las nuevas reuniones de Preparación para el templo y el sacerdocio!”, dijo la hermana Oscarson. “Servirá para que nuestras niñas y mujeres jóvenes vean a una edad aún más temprana cuánto tienen para aportar y cuán importantes son para la obra de la Iglesia. Me emociona que toda nuestra juventud ahora comprenderá mejor sus convenios y las muchas bendiciones que todos pueden recibir al participar en la obra que se dirige por medio del sacerdocio”.

“Al igual que previamente con el Programa preliminar del sacerdocio, las nuevas reuniones de Preparación para el templo y el sacerdocio proporcionan una importante oportunidad para ayudar a los niños a entender el sacerdocio y fortalecer su cometido de prepararse para recibirlo”, dijo el hermano Owen. “Hoy, tanto como en cualquier otro momento de la historia de la Iglesia, necesitamos diáconos que estén listos y ansiosos por aprender sus deberes del sacerdocio y los cumplan. Nuestra esperanza es que las reuniones de Preparación para el templo y el sacerdocio sienten las bases para el aprendizaje constante en sus reuniones semanales de cuórum”.

Para obtener más información acerca de la Preparación para el templo y el sacerdocio, véase primary.lds.org y la versión en línea del Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 11:5.5.