La Iglesia en África está “llena de energía y creciendo”, dice el élder Bednar

- Por Sarah Jane Weaver, editor asistente de Church News y James Dalrymple, colaborador de Church News

  • 14 noviembre 2013

El élder David A. Bednar y su esposa, la hermana Susan R. Bednar, posan con los miembros de la República de Gabón, un estado soberano en la costa oeste de África Central.

“Es emocionante para mí cada vez que tengo la oportunidad de venir y de ser testigo de lo que el Señor está logrando entre la gente de aquí. África me cambia”. —Élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce

“La Iglesia está llena de energía y creciendo en África”, dijo el élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, durante su reciente visita al Área África Sureste.

Hay un entusiasmo y una luz en los ojos de los Santos de los Últimos Días africanos, dijo él. “Éste es un lugar donde muchas personas tienen vidas difíciles que constituyen un desafío. No tienen muchas de las comodidades temporales ni de las bendiciones que tienen las personas en el mundo occidental. Muchos de estos santos están agradecidos de tener una comida sustanciosa al día. Sin embargo gracias al evangelio de Jesucristo, ellos poseen una luz y una esperanza extraordinarias. Aprendo mucho de la gente cada vez que visito el continente africano”.

El élder Bednar y su esposa, la hermana Susan R. Bednar, viajaron a África del 23 de octubre al 6 de noviembre. Se reunieron con los miembros y los misioneros mientras él llevaba a cabo una revisión del Área África Sureste de la Iglesia y visitaron Gabón, un estado soberano en la costa oeste de África Central.

Al élder Bednar lo acompañaron en la asignación, el élder Craig C. Christensen, de la Presidencia de los Setenta y su esposa, la hermana Debbie Christensen; el obispo Gérald Caussé, Primer Consejero del Obispado Presidente y su esposa, la hermana Valérie Caussé; y los miembros de la Presidencia del Área África Sureste y sus esposas.

Los líderes, miembros y misioneros de Johannesburgo y Durban, Sudáfrica; Lubumbashi, y Kinshasa, República Democrática del Congo; y Libreville, Gabón, recibieron instrucciones edificantes por parte de las Autoridades Generales y de sus esposas.

“África es un lugar encantador y que inspira”, dijo el élder Bednar. “África es diversa y compleja. Hay comunidades altamente industrializadas y sofisticadas y pueblos rurales y sencillos. El evangelio de Jesucristo reúne a todo tipo de personas en la red del Evangelio. A pesar de que hay una religión firme y común entre los Santos de los Últimos Días, hay también una notable diversidad”.

 

África es una de las regiones de mayor crecimiento en la Iglesia. Haciendo referencia a ese crecimiento, el élder Bednar mencionó que el presidente de estaca de la República Democrática del Congo tiene un reto semanal e inusual en la reunión sacramental: encontrar tiempo suficiente para efectuar confirmaciones. Durante una reunión reciente, dieciocho nuevos miembros fueron confirmados.

“Eso es tener un problema maravilloso”, dijo el élder Bednar. Hay lugares en donde los misioneros de tiempo completo no están sirviendo al momento, pero se siguen creando y desarrollando las estacas debido a la labor misional de los misioneros y de los miembros. “Encontrar personas a quienes enseñar no es un problema esencial en África. El reto es hacer que haya suficiente líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares para apoyar el crecimiento a fin de que la Iglesia puede estar unida y fuerte”.

El obispo Caussé, al visitar África por primera vez, indicó que el Obispado Presidente está en verdad consciente del crecimiento en la región. Sus esfuerzos se centran en asegurarse de que los miembros tengan suficiente centros de reuniones y la ayuda temporal que necesitan con el fin de adelantar la obra.

El élder David A. Bednar se dirige a los miembros durante una visita en Sudáfrica. Foto por James Dalrymple.

Algunas personas pueden medir la madurez de la Iglesia en una región por el número de centros de reuniones, qué tan grandes son las congregaciones o las herramientas disponibles. “La madurez de la Iglesia es la que se encuentra en el corazón de las personas. En África, percibo a una Iglesia muy madura”, dijo él. “La familia es el centro del Evangelio, que se demuestra mediante la forma en que estas personas viven el Evangelio en su casa”.

El élder Bednar informó que los miembros hicieron “preguntas espiritualmente importantes”, en especial los jóvenes, quienes hicieron preguntas profundas y perspicaces centradas en el templo. El élder Bednar se dio cuenta de que en los lugares donde los miembros de la Iglesia locales se están preparando diligentemente para un templo, como en la República Democrática del Congo, hay abundante fe.

“Ésta es una tierra, un pueblo y un lugar de gran fe en el Señor Jesucristo”, dijo él. “Se puede sentir así como escuchar cuando estos santos oran y cuando cantan.

“Estos miembros tienen una fe sencilla que está despejada, que se centra en Cristo y trae muchas bendiciones y dones espirituales a su vida”.

Para terminar, el élder Bednar afirmó: “Es emocionante para mí cada vez que tengo la oportunidad de venir y de ser testigo de lo que el Señor está logrando entre la gente de aquí. África me cambia”.