Crucen los puentes de la vida, aconseja el presidente Monson a los jóvenes adultos

  • 6 mayo 2011

Puntos destacados del artículo

  • En gran parte, nuestra actitud puede hacernos débiles o fuertes, dijo el presidente Monson.
  • En cuanto a la integridad, el presidente Monson dijo que a veces tenemos que nadar contra corriente.
  • Quizás no podamos servir a todos en todo lugar, pero podemos servir a alguien en algún lugar.

“Que el Señor los bendiga en sus trayectos y que puedan cruzar con éxito los ‘anchos y escabrosos’ barrancos en sus vidas, es mi oración para ustedes”. —Presidente Thomas S. Monson

El viernes 6 de mayo de 2011, el presidente Thomas S. Monson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dirigió la palabra a unos 1.600 graduados de la universidad Dixie State College acerca de cruzar los puentes de la vida, en la ceremonia de graduación número cien de la institución académica.

Dixie State College fue fundada por la Iglesia SUD hace cien años con el nombre “St. George Stake Academy”.

El Dr. Stephen D Nadauld, Rector de Dixie State College, dijo que el discurso del presidente Monson fue “una gran oportunidad para nuestros alumnos graduados de recibir consejo y ánimo, al prepararse para entrar en su siguiente fase de la vida”.

Desde el Avenna Center Burns Arena, el presidente Monson habló de tres puentes— actitud, integridad y servicio—que ayudarían a uno a cruzar “abismos profundos y anchos”, mencionados en un poema llamado “El constructor de puentes” de Will Allen Dromgoole.

El presidente Monson dijo que el primer puente de la vida, la actitud, puede marcar toda la diferencia en nuestra vida; puede hacernos miserables o felices, contentos o insatisfechos, fuertes o débiles.

Sugirió que los estudiantes intenten cambiar su actitud, aplicando el principio de “como si”. “Si desean una virtud, actúen como si ya la tuvieran. Si quieren ser valientes, actúen como si ya fueran valientes. Si desean ser felices, actúen con felicidad”, aconsejó él.

El segundo puente es la integridad. “Quizás la prueba más segura de la integridad de una persona sea su rechazo a hacer o decir cualquier cosa que dañe su auto respeto”, dijo el presidente Monson. “La piedra angular del sistema de valores de una persona debe ser la pregunta: ‘¿Qué pensaré de mí mismo si hago esto?’”.

El presidente Monson instó a los graduados a elegir la felicidad, pero les aconsejó que la felicidad significará muy poco, a menos que puedan enfrentarse a sí mismos y sepan que han mantenido su integridad.

Al hablar del tercer puente de la vida, el servicio, el presidente Monson compartió una cita atribuida a Ralph Waldo Emerson: “Saber que al menos una vida ha resultado más fácil debido a que usted ha existido, esto es haber tenido éxito”.

Hay oportunidades para servir que están abiertas a todos, dijo el presidente Monson, tales como dar amistad a los solitarios, guiar a los jóvenes y animar a los talentosos.

“Estos beneficios no se pueden conseguir por medio de la chequera”, dijo él. “El servicio personal es directo y humano. …

“Y ya sea en el sol de la mañana o en la tenue penumbra, el puente del servicio será firme y seguro”, dijo él. “Mis jóvenes amigos, estos puentes están construidos para ustedes”.

Como parte de la ceremonia de graduación, el presidente Monson también recibió el título de Doctor Honoris Causa en Humanidades.

El presidente Monson ha formado parte desde hace mucho tiempo de la comunidad educativa de Utah, como miembro de la Mesa Directiva de Regentes del Estado de Utah y como oficial de la Asociación de ex alumnos de la Universidad de Utah, y ahora como miembro del consejo de administración·de la Universidad Brigham Young y de la Mesa Directiva de Educación de la Iglesia.

La centenaria ceremonia de graduación será archivada y estará disponible para ver en el sitio web de la universidad.