La juventud que participó en el espectáculo al aire libre de Pascua, expresa su testimonio de Cristo

- Heather Wrigley, Noticias y eventos de la Iglesia

  • 10 mayo 2011

Al dirigir sus pensamientos hacia el Salvador, mientras se preparaban e interpretaban el espectáculo al aire libre de Pascua en Mesa, Arizona, los jóvenes participantes notaron que sus testimonios sobre Él se habían fortalecidos.

Puntos destacados del artículo

  • Numerosos jóvenes adolescentes participaron en el espectáculo anual al aire libre de Pascua en Mesa, Arizona.
  • Varios jóvenes integrantes del elenco contaron sus experiencias del espectáculo de este año en Noticias y eventos de la Iglesia.

“La experiencia que tuve con el espectáculo de Pascua me ayudó realmente a obtener mi propio testimonio del Salvador como persona”. … Al estudiar las Escrituras y participar en las escenas, me fue posible establecer una relación personal con Él”. —Kayla Partridge, ángel

El espectáculo al aire libre de Pascua en Mesa, Arizona, es el más grande de ese tipo en el mundo, atrayendo a más de 100.000 de espectadores en más de dos semanas de representaciones, con la participación de casi 1.000 personas entre elenco y personal técnico. Los jóvenes que participaron en contar el relato de la Resurrección, tanto por recitación, como por medio de la música, danza y arte dramático, se dieron cuenta que al dirigir sus pensamientos hacia el Salvador, en preparación para el espectáculo al aire libre, su corazón también se volvía hacia Él.

“Mediante [la representación] nos acercamos más a Cristo”, dijo Don Evans, presidente del espectáculo de Pascua en Mesa. “Esto cambia no sólo la vida del público, sino también la de los participantes en el espectáculo”.

Tyler Pace, de 21 años, quien actúa de centurión en el espectáculo de este año, ha representado varios personajes a lo largo de los años, incluso el de Jesús adolescente. El espectáculo le brindó una comprensión más profunda de lo que vivió el Salvador, dijo.

“Tengo un profundo testimonio de Jesucristo”, manifestó. “Pero ésta es la única vez que sentí que estaba experimentando lo que había sido Su vida. …Fue algo que nunca olvidaré”.

Los padres de Tyler, Lee y Carol Pace, junto con su familia, prestan ovejas todos los años para el espectáculo, incluso un cordero blanco para la escena del sacrificio. La familia comenzó a participar en esta representación hace 13 años, cuando sus siete hijos eran pequeños.

Michael, uno de sus hijos, dijo que cada año que participa, el espectáculo le brinda “un maravilloso sentimiento de paz y tranquilidad”. Es “como si mi vida experimentara un reajuste hacia las enseñanzas de Cristo”, dijo.

El adolescente Armando Díaz no es miembro de la Iglesia y actuó de pastor en la representación de este año. “No importa de qué religión es cada quién, aquí se siente que todos estamos unidos, somos como uno”, dijo.

Meigan, la hija de Nick y Debra Parker, hizo el papel de una niña entre la multitud, que se sienta en el regazo de Cristo, y le da un beso en la mejilla. Ella dijo que se había sentido muy entusiasmada de participar en el espectáculo.

Su mamá también lo ve como una valiosa experiencia. Cuando nuestros niños mayores eran pequeños, me parecía que la Pascua se había convertido en algo tan comercializado como la Navidad”, comentó la hermana Parker, y me preguntaba qué podía hacer para que mis hijos sintieran el verdadero significado de la Pascua”.

Entonces comenzaron a participar en el espectáculo; el 2011 marcó el séptimo año en que ellos participan.

Michelle Laparra, una joven que actúa como parte de la multitud, recuerda que ha estado participando desde los 12 años.

“Gran parte de mi acercamiento al Padre Celestial y a Jesucristo, se debe al espectáculo”, comentó. “En la última escena, cuando salimos y cantamos ‘Sé que Él vive’; yo había estado orando y entonces sentí con certeza que Cristo vive y yo se lo estaba testificando a cada una de las personas del público, y supe que era verdad”.

Otra participante, Kayla Partridge, participó como ángel este año. Ella dijo que su testimonio se había fortalecido mientras participaba con su familia en el espectáculo.

“La experiencia que tuve con el espectáculo de Pascua me ayudó realmente a obtener mi propio testimonio del Salvador como persona”, dijo. Al estudiar las Escrituras y participar en las escenas, sentí una relación más personal con Él”.