EFY España 2012: Una semana para Levantarse y Brillar

- Por Cristian Llaguno, Coordinador de EFY España 2012

  • 27 de Agosto de 2012

Puntos destacados del artículo

  • En 2013, la EFY se llevará a cabo para las siguientes Estacas y Distritos: Madrid Este, Madrid Oeste, Hospitalet, Barcelona, Vitoria, Baleares, Santiago, León y para las Ramas Zaragoza 1 y Zaragoza 2

Para los jóvenes, esta semana no ha sido solamente un evento especial, sino una oportunidad para aprender que ha llegado la hora de LEVANTARSE Y BRILLAR.

- Vínculos Relacionados

Del 23 al 28 de Julio tuvo lugar uno de los acontecimientos más esperados por toda la juventud de España: EFY había llegado. En el encuentro participaron un total de 410 jóvenes de las Estacas de Cádiz, Elche, Granada, Sevilla, Valencia, Distrito de Canarias, Distrito de la Mancha, Rama de Cáceres y Rama de Badajoz, así como algunos amigos de otras estacas de España y también de otros países como Estados Unidos y China.

En esta semana inolvidable, y bajo el lema “Levantaos y Brillad, para que vuestra luz sea un estandarte a las naciones” (DyC 115:5), disfrutamos de noches de hogar y de juegos, bailes, show de talentos, reunión de testimonios, programa musical, actividad de servicio, clases del Evangelio (impartidas por estupendos maestros), así como devocionales y momentos para el estudio personal y en grupo del Evangelio.

En medio de este amplio programa, la semana estuvo llena de amor y fe. Todas las actividades y la estructura de la semana en sí está diseñada para que los jóvenes puedan estar inmersos en un ambiente en donde puedan recibir revelación personal y acercarse al Salvador.

Gracias a esto, corazones fueron tocados, jóvenes menos activos tomaron la determinación de volver a la Iglesia, otros cogieron el impulso que les faltaba para decidir servir una misión de tiempo completo, otros que estaban conociendo la Iglesia recibieron un testimonio de la veracidad del Evangelio... Un sinfín de milagros fueron los resultados de esta hermosa actividad.

La EFY provee a los jóvenes de momentos que los ayudan a acercarse a Cristo y fortalecer su testimonio

María Céspedes, una joven de la Estaca de Cádiz nos contó:

“Esta EFY ha sido maravillosa; llevaré su recuerdo siempre conmigo. Ahí, en esa semana, cambiaron muchos aspectos de mi vida. Escogí tomar decisiones importantes que sé que me ayudarán a volver con mi Padre Celestial. Gracias a EFY pude llegar a Cristo y Él me recogió en sus brazos.”

Milagros Elisabeth Atienza, de la Estaca de Elche lo recuerda así:

“Sé que si no hubiera ido a EFY no hubiera conocido a todas esas grandes personas que hice como amigos; si no me hubiera tocado en la compañía que iba no hubiese sido lo mismo. Gracias a los grandes ejemplos que vi he aprendido a ser mejor persona y a valorar más las pequeñas cosas que debemos hacer todos los días. También sé que he obtenido mi testimonio y aunque a veces la vida es difícil y te pone pruebas, he aprendido a que nunca estoy sola, que Dios siempre está conmigo y que al igual que un pastor no deja que se pierda ni una sola de sus ovejas, el Señor tampoco va a dejar que nos salgamos de la senda que debemos seguir; que si estamos atentos el Espíritu, nos habla constantemente. Él me guía hacia la meta que quiero, y Él me da testimonio de que todas las cosas que hablan los líderes y las Escrituras son verdad.”

Rosana Pascual Piñol de la Estaca de Alicante, una joven no miembro, recibió su testimonio de la veracidad del Evangelio durante la Conferencia y habla de su experiencia de esta manera:

“El cambio que he tenido se debe simplemente al deseo de hacerlo porque el Señor me lo manda. Si ese deseo no existe es muy difícil crear ese cambio así, de la noche a la mañana. Me valoro más y los demás me respetan más. La gente se fija en ti por tus principios, por tu forma de ser. Me gusta ser diferente a los demás, para bien claro... que quien me conozca me reconozca como alguien especial.

Lola Prat Serrano, de la Estaca de Elche, madre de uno de los participantes, habla así del impacto que la EFY ha tenido en su propia familia:

“No es nada fácil luchar en un mundo tan difícil pero la Iglesia nos ayuda poniendo medios como EFY, que apoyan nuestra labor como madres. Mi hijo es un chico obediente y responsable pero, como cualquier joven, tiene sus pruebas, y estas actividades le ayudan muchísimo. Cuando volvió de EFY estuvimos paseando solos al atardecer y después de muchas anécdotas divertidas le pregunté qué había obtenido él de EFY. Su respuesta fue: “He fortalecido mi testimonio, sentía que estaba en Sión, las 24 horas con el Señor, rodeado de cientos de jóvenes que sienten como yo.”

Para los jóvenes, esta semana no ha sido solamente un evento especial sino una oportunidad para aprender que ha llegado la hora de LEVANTARSE Y BRILLAR.