El nuevo Dominio de las Escrituras se vincula mejor con las doctrinas básicas

Por Por Suzanne Young, redactora del personal de Seminarios e Institutos

  • 24 septiembre 2013

El Dominio de las Escrituras requiere que los alumnos ubiquen, entiendan, apliquen y memoricen 25 pasajes de las Escrituras durante cada uno de los cuatro años de seminario. Los pasajes requeridos se revisaron este año.

Puntos destacados del artículo

  • Las listas de pasajes del Dominio de las Escrituras se revisaron con el fin de vincularlas mejor con las doctrinas básicas del Evangelio.

“La meta de cambiar los pasajes para el Dominio de las Escrituras no fue sólo para cambiar las referencias, sino para vincular los pasajes a las doctrinas básicas”. —Chad Webb, administrador del SEI

Los alumnos de seminario se empeñarán por “dominar” un conjunto revisado de pasajes de las Escrituras este año como parte de un esfuerzo por vincular el programa de Dominio de las Escrituras con las doctrinas básicas de la Iglesia.

El Dominio de las Escrituras requiere que los alumnos ubiquen, entiendan, apliquen y memoricen 25 pasajes de las Escrituras durante cada uno de los cuatro años de seminario. En 1963, se introdujo por primera vez en el programa de seminario como “Escrituras para memorizar o subrayar” que ha evolucionado durante los últimos 50 años.

Los alumnos de este año encontrarán siete pasajes nuevos y un pasaje modificado en la lista del Dominio de las Escrituras pertenecientes al Libro de Mormón. Un total de 34 versículos se han cambiado de las listas del dominio de las Escrituras anteriores.

“Pensamos que el Dominio de las Escrituras puede ser un apoyo para el estudio de las doctrinas básicas en lugar de un programa independiente”, dijo Chad Webb, administrador de Seminarios e Institutos de Religión, para explicar la razón del cambio. “La meta de cambiar los pasajes para el Dominio de las Escrituras no fue sólo para cambiar las referencias, sino para vincular los pasajes a las doctrinas básicas”, dijo.

Según el sitio web de Seminario, las doctrinas básicas del Evangelio son:

La idea de actualizar las listas del Dominio de las Escrituras fue mencionado por primera vez en 2008 y luego más seriamente en 2010 cuando se formó el primer comité, explicó el hermano Webb. El proceso comenzó con un equipo del Departamento de Cursos de Estudio evaluando los pasajes actuales del Dominio de las Escrituras y buscando maneras de vincularlos más a las doctrinas básicas.

Tom Valletta, director de la División de servicios de los cursos de estudio del SEI, fue miembro del primer comité. “Nos concentramos en conectar las Escrituras con las doctrinas básicas”, recordó el hermano Valletta. “Buscamos pasajes de las Escrituras que pudieran cambiar vidas, pasajes de las Escrituras que podrían ser fáciles de recordar”.

El comité se esforzó en gran modo por idear la mejor lista posible y dio sus recomendaciones al hermano Webb. Desde allí, hermano Webb, Randall Hall (Administrador Adjunto jubilado del SEI) y el hermano Valletta siguieron reuniéndose exhaustivamente para perfeccionar la lista.

El hermano Valletta explicó el procedimiento: “Nos reunimos muchas veces durante un par de meses antes de terminarlas”. Una vez que terminamos la primera lista, el hermano Webb se reunió con varias organizaciones auxiliares, como la Presidencia de la Escuela Dominical, la Presidencia de los Hombres Jóvenes, la Presidencia de las Mujeres Jóvenes y el Departamento Misional para recibir sus sugerencias.

Después de analizar las sugerencias de estos departamentos, con el hermano Hall y el hermano Valletta, los tres siguieron reuniéndose para perfeccionar la lista de pasajes para el Dominio de las Escrituras. Hablaron con los maestros, administradores y diferentes grupos antes de enviarlas a la Mesa Directiva de Educación de la Iglesia para que las examinaran minuciosamente.

“Muchas personas participaron de la revisión”, dijo el hermano Webb. “Después de eso, fue a la [Mesa Directiva de Educación], que las aprobó pero a la vez hizo algunas sugerencias. Dos referencias se cambiaron en base a las recomendaciones de la MDE”. La Mesa Directiva de Educación de la Iglesia supervisa y dirige todos los asuntos de Seminarios e Institutos de Religión, incluye a miembros de la Primera Presidencia, al élder Russell M. Nelson, al élder Dallin H. Oaks, al élder M. Russell Ballard, al élder Donald L. Hallstrom, la hermana Linda K. Burton y la hermana Bonnie L. Oscarson.

Entonces, ¿cómo hicieron los comités para decidir qué pasajes de las Escrituras eran apropiados para el nuevo Dominio de las Escrituras?

El hermano Webb y el hermano Valletta acordaron que aparte de las Escrituras que enseñan las doctrinas básicas, buscaban pasajes “que podían expresar [las doctrinas básicas] con claridad, sencillez y fáciles de recordar”. El hermano Valletta dijo que cuando él examinó los pasajes de las Escrituras se preguntaba: ¿son fáciles de recordar? ¿Cuáles llevan más eficaz y rápidamente a los alumnos a la doctrina básica?”.

Fue una tarea difícil, y el hermano Webb y el hermano Valletta reconocieron el hecho de que era inevitable dejar a un lado algunos poderosos pasajes de las Escrituras, simplemente porque no había lugar. “Hay muchos versículos maravillosos y es imposible ponerlos a todos allí”, dijo el hermano Webb.

A quienes no se sientan felices o se sientan preocupados por algunas de las elecciones de los pasajes para el Dominio de las Escrituras, el hermano Webb les expresa su aliento: “Si un maestro o un alumno tiene un pasaje favorito de las Escrituras que no se encuentre en el Dominio de las Escrituras, pueden ciertamente memorizarlo y hacerlo parte de ellos. Cualquier pasaje de las Escrituras puede llegar a ser el más preciado aun cuando no sea del Dominio de las Escrituras”.

En cuanto al hermano Valletta, admitió que no todos sus favoritos fueron parte de la nueva lista, pero compartió su forma de pensar como miembro del comité. “Ha fortalecido mi testimonio el proceso del consejo y de cuán inspirados son nuestros líderes”, dijo el hermano Valletta. “Fue inspirador ser parte de ese grupo, porque se podía ver cómo el Señor se encarga de Seminarios e Institutos a través de hombres sumamente bien preparados e inspirados”.