El élder Andersen aconseja a los pioneros caribeños a compartir la luz de Cristo

- Por Jason Swensen, redactor de Church News

  • 28 febrero 2013

El élder Ronald A. Rasband, de la Presidencia de los Setenta, su esposa, la hermana Melanie Rasband, el élder Wilford W. y la hermana Kathleen Andersen, y el élder Neil L. Andersen y la hermana Kathy Andersen durante su viaje al Área Caribe del 8 a 14 de febrero de 2013.  Fotografía cortesía del Área Caribe.

Puntos destacados del artículo

  • El élder Neil L. Andersen visitó el Área Caribe del 8 al 14 de febrero de 2013, incluso Puerto Rico, Guadalupe, Haití, Jamaica y la República Dominicana.
  • El élder Andersen y el élder Ronald A. Rasband testificaron sobre la importancia de las familias, la obra del templo, el cultivar el testimonio y compartir el Evangelio con amigos y vecinos.
  • Los jóvenes del Área están ansiosos por cumplir con sus deberes misionales y participar en el crecimiento del Evangelio.

“Cuando vivimos el Evangelio, permitimos a quienes buscan la verdad que vean quiénes somos. Es especialmente importante vivir el Evangelio en nuestro hogar”. —Élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles

El élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, recientemente visitó el Área Caribe de la Iglesia, llevando a cabo varias reuniones con líderes locales del sacerdocio, misioneros y miembros en toda la región.

El élder Andersen estuvo acompañado en gran parte de su viaje al Área Caribe del 8 al 14 de febrero por el élder Ronald A. Rasband, de la Presidencia de los Setenta. Sus respectivas esposas, la hermana Kathy Andersen y la hermana Melanie Rasband, los acompañaron. Los miembros de la Presidencia del Área Caribe, el élder Wilford W. Andersen, el élder J. Devn Cornish y el élder Claudio D. Zivic, también participaron en muchas de las diversas reuniones.

La visita incluyó reuniones de capacitación de líderes, reuniones misionales y con los miembros en Puerto Rico, Guadalupe, Haití, Jamaica y República Dominicana. Muchas regiones del Área Caribe todavía están en la primera etapa de la historia de la Iglesia y se pueden encontrar “pioneros” a lo largo de las muchas congregaciones y misiones.

El élder Andersen, el élder Rasband y las demás Autoridades Generales y sus respectivas esposas también tuvieron la oportunidad de recorrer el Área para compartir consejos y dar ánimo a los miembros de toda la región del Caribe.

“Quedé impresionado por los miembros y la profundidad de su compromiso espiritual, además de su compromiso para responder a la invitación del presidente Monson de rescatar a los demás”, dijo el élder Rasband.

En sus mensajes a misioneros y miembros de todas las edades, las Autoridades Generales testificaron sobre la importancia de las familias, la obra del templo, el cultivar el testimonio y compartir el Evangelio con amigos y vecinos.

El élder Andersen enseñó sobre el valor de ayudar a los demás para que vean a través de la luz de Cristo. “Pocas cosas nos brindarán más gozo que el traer al conocimiento eterno a aquellos a quienes amamos”, dijo él.

La mejor manera de edificar el reino de Dios, agregó, es “crear un sentimiento espiritual entre nosotros” para que los demás puedan discernir y sentir. “Cuando vivimos el Evangelio, permitimos a quienes buscan la verdad que vean quiénes somos. Es especialmente importante vivir el Evangelio en nuestro hogar”.

El élder Andersen prometió que “los elegidos de Dios” serán atraídos a los miembros que vivan con rectitud y sigan los mandamientos.

En las reuniones con miembros en toda la región, el élder Rasband fue testigo de la nueva generación de jóvenes ansiosos por cumplir con sus deberes misionales y participar en el crecimiento del Evangelio.

Quedó impresionado por la devoción de los miembros hacia sus familias y centró su enseñanza “en la importancia de la ‘Joya del Caribe’, el Templo de Santo Domingo, República Dominicana”.

Tanto el élder Andersen y el élder Rasband remarcaron la capacidad de la Presidencia de Área y los líderes del sacerdocio y de la Sociedad de Socorro locales.

“Son tan buenos como los demás líderes de la Iglesia en otros lugares”, dijo el élder Rasband.