El élder Bednar observó el increíble crecimiento de la Iglesia en África

Por Por el élder Douglas Green Stoker y la hermana Rebecca R. Stoker, colaboradores de Church News

  • 19 Febrero 2014

 El élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce, el élder L. Whitney Clayton, de la Presidencia de los Setenta, y el élder LeGrand R. Curtis, hijo, de los Setenta, y el presidente del Área África Occidental sentados junto a otros líderes durante una reunión que se llevó a cabo en Port Harcourt, Nigeria.  Fotografía cortesía del Área África Occidental.

Puntos destacados del artículo

  • El élder Bednar, con otras Autoridades Generales, pasó diez días en África Occidental, se reunió con los líderes y los miembros y observó el crecimiento y la actividad de la Iglesia.
  • La visita de un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles fue la primera para muchos de los miembros y fue una experiencia especial para quienes asistieron.
  • Los líderes dicen que el crecimiento de la Iglesia en África Occidental es un milagro.

“Estos fieles santos viven los principios del Evangelio y prosperan espiritualmente bajo las bendiciones del cielo. Este es un gran día para la Iglesia y para África”. —Elder L. Whitney Clayton, de la Presidencia de los Setenta

El élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, pasó diez días con los Santos de los Últimos Días en África Occidental hace poco, y observó el increíble crecimiento y la actividad de los miembros en un área relativamente joven de la Iglesia.

“De verdad el Señor está apresurando Su obra en todo el mundo”, comentó el élder Bednar. “Hemos visto evidencias de ese apresuramiento en cada país y cada ciudad que visitamos en África. Los miembros devotos y fieles de la Iglesia en ese continente están anhelosamente consagrados a seguir el ejemplo del Salvador y a establecer Su Evangelio y Su Iglesia. Estoy especialmente impresionado por su preparación diligente para ser dignos de entrar a la casa del Señor y de recibir las bendiciones que se otorgan allí”.

A lo largo de África Occidental, la Iglesia ha experimentado un crecimiento rápido en muchas áreas. El número de los bautismos, las confirmaciones y las ordenaciones efectuadas demuestra sólo el comienzo de lo que está por venir en la tierra de estos pioneros humildes y obedientes de la Iglesia.

“La Iglesia ha estado presente en los países y en las ciudades que hemos visitado por algo más de tres décadas”, dijo el élder Clayton. “Con muy pocas excepciones, los miembros, los líderes y los misioneros africanos que conocimos, son conversos. Ellos no nacieron en la Iglesia, y se convirtieron a ella debido a que alguien los invitó a escuchar a los misioneros, el mensaje les llegó al corazón y decidieron bautizarse. El crecimiento que se ha producido a medida que miles y miles de personas maravillosas han obtenido un testimonio, incrementado la fe, aumentado la conversión y aceptado las ordenanzas de salvación, es verdaderamente milagroso”.

Además de llevar a cabo reuniones especiales dominicales por dos fines de semana consecutivos, el élder Bednar y el élder Clayton dirigieron las conferencias de líderes del sacerdocio, se reunieron con los líderes del sacerdocio y sus respectivas esposas, efectuaron devocionales de jóvenes adultos solteros, dieron instrucción en las conferencias de zona a los misioneros, presidieron el devocional para los miembros, se reunieron con los presidentes de misión y sus esposas y llevaron a cabo un análisis del Área África Occidental.

Bajo la dirección de la hermana Bednar y la hermana Clayton, las esposas de los líderes del sacerdocio se reunieron para recibir instrucción y para participar en un análisis edificante que se basó en varios artículos que se les pidió que leyeran en preparación para dicha reunión.

La hermana Lucy Oraegbu, miembro de la Estaca Lagos, Nigeria, explicó que casi no llegó a la sesión para las esposas. “Pero, afortunadamente, nuestro Padre Celestial preparó la manera de llegar”, dijo ella. “Dado que las hermanas compartieron su testimonio y sus experiencias ese día, me inspiró mucho. Pude sentir la presencia del Espíritu Santo”.

Muchos nigerianos vinieron desde grandes distancias para ver a un Apóstol. El número de miembros y de investigadores que asistieron a la reunión del domingo con el élder Bednar en Port Harcourt, Nigeria, fue impresionante: 2.700 personas llenaron el centro de convenciones y se extendió la multitud hasta la parte posterior del edificio, donde se colocaron más sillas bajo tiendas para cubrirles del sol. Se situaron grandes pantallas para que los participantes puedan ver la reunión.

El élder David A. Bednar se dirige a los miembros durante una reunión celebrada en Accra, Ghana. Fotografía cortesía del Área África Occidental.

“La sensación de estar a los pies de un profeta, vidente y revelador fue una oportunidad maravillosa”, comentó el hermano Ikechukwu Ake, miembro del Barrio Omoku, de la Estaca Port Harcourt Oeste. “Vine con mi familia desde muy lejos para estar aquí y no lo lamento. Esta Iglesia es mi vida”.

La visita de un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles fue la primera para muchos miembros de la Iglesia en África Occidental; una que nunca olvidarán.

“Qué gran privilegio de tener a un apóstol en Nigeria”, dijo Patience Ekpo, de la Estaca Lagos, Nigeria. “Es un momento emocionante estar entre los santos este domingo maravilloso y escuchar hablar a un apóstol del Señor. Me siento tan humilde al escuchar su consejo, el cual es el mensaje del Señor para mí y para mi familia”.

Tanto los jóvenes adultos solteros de Port Harcourt como de Lagos disfrutaron de las sesiones edificantes de dos horas de preguntas y respuestas con las autoridades que les visitaron. El tiempo transcurrió muy rápido a medida que se respondían a preguntas meditadas y se aclaraban dudas sinceras.

La hermana Susan Bednar junto a otras mujeres durante una reunión para las hermanas de Lagos, Nigeria. Fotografía cortesía del Área África Occidental.

“Como joven adulto soltero, esta reunión me ha animado a guardar los mandamientos y a ser virtuoso en todo momento y en cualquier lugar que me encuentre”, dijo Nkechi Ayama, del Barrio Rumueme 1, de la Estaca Port Harcourt Oeste. “Ese es el camino seguro para una vida feliz”.

Después de finalizar su viaje, el élder Bednar y el élder Clayton reflexionaron sobre los miembros fieles y su futuro brillante. “Estos fieles santos viven los principios del Evangelio y prosperan espiritualmente bajo las bendiciones del cielo”, dijo el élder Clayton. “Este es un gran día para la Iglesia y para África”.

“El Señor es consciente de Sus hijos en África Occidental”, comentó el élder Bednar. “Es maravilloso ser testigos de las bendiciones del Señor en su vida, a medida que ellos aceptan el evangelio de Jesucristo y honran los convenios sagrados. Anticipamos el continuo crecimiento espiritual y la madurez al seguir adelante con firmeza en Cristo”.