El élder Neil L. Andersen comparte lecciones aprendidas de una mariposa

Por Por Marianne Holman, redactora de Church News

  • 16 enero 2013

El élder Neil L. Andersen se dirigió a un grupo de estudiantes de seminario en Bountiful, Utah, el domingo 6 de enero de 2012.  Fotografía por Jeffrey D. Allred.

Puntos destacados del artículo

  • El élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, se dirigió a un grupo de estudiantes de seminario en Bountiful, Utah, el 6 de enero.
  • Leer el Libro de Mormón constante y sinceramente nos ayuda a edificar un fuerte cimiento espiritual.
  • Somos hijos de Dios y Él tiene un plan para que alcancemos nuestro potencial.

“Eres un hijo de Dios con posibilidades eternas a tu disposición y una de las mejores cosas que puedes hacer con tu vida es aceptar quién eres, de dónde viniste y adónde vas”. —Élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles

Se pueden aprender lecciones espirituales de la vida de una mariposa monarca, dijo el élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, durante un devocional que tuvo lugar en el Centro Regional de Bountiful el 6 de enero.

Presentado por su nieto, Clayton Hadlock, del grado 11 en la escuela secundaria de Bountiful, el élder Andersen habló a un grupo de más de 2.000 alumnos de seminario de la zona de Bountiful, Utah.

Haciendo referencia al nuevo año, el élder Andersen invitó a todos los alumnos a leer el Libro de Mormón.

“Si pudiera convencer, persuadir, e implorarles que lean el Libro de Mormón personalmente, no sólo con su familia, no sólo en seminario, no porque alguien les pida hacerlo, sino porque lo desean, algo de lo que no dan informe a nadie, podría ser un año que siempre recordarían y establecería un cimiento para ustedes para siempre”.

El élder Andersen invitó a su esposa, la hermana Kathy Andersen, a compartir su experiencia de leer el Libro de Mormón seis veces en un año académico en el grado 10 en la secundaria, y el impacto que ha tenido en su vida.

“He leído este libro muchas, muchas veces desde entonces y doy testimonio que este libro es verdadero”, dijo ella.

El élder Andersen también invitó a Clayton M. Christensen, profesor de negocios en Harvard y experto en la innovación y el crecimiento, a compartir su experiencia personal de obtener un testimonio del Libro de Mormón mientras asistía a la Universidad de Oxford, en Inglaterra. El hermano Christensen habló de su deseo de saber si el Libro de Mormón era verdadero, por lo que dedicó tiempo y esfuerzo para descubrir sus creencias.

“Si el libro era verdadero, dedicaría mi vida al Evangelio, y si no era verdadero, dedicaría mi vida a encontrar lo que era verdadero”, dijo él.

Fue en Inglaterra, dijo él, que obtuvo el “conocimiento más tangible y útil” que tiene, el saber que el Libro de Mormón es verdadero.

El élder Andersen agregó su testimonio, diciendo que si bien el Libro de Mormón tiene muchos propósitos, el mayor propósito es enseñar a las personas que Jesús es el Cristo.

“En su vida… ustedes comprenderán mejor por qué este sagrado libro testifica que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios”.

El élder Andersen insta a todos a arrodillarse en sus camas, solos, cuando nadie los ve, para poner en práctica la promesa de Moroni.

“Esa manifestación viene por lo general línea por línea”, dijo él. “Mi comprensión del Libro de Mormón es clara; es una manifestación física del amor de Dios para nosotros y de que Él nos conoce. Jesús es el Cristo y Él ha restaurado este evangelio”.

Después de invitar a los jóvenes a leer el Libro de Mormón, el élder Andersen sostuvo un frasco de vidrio con una mariposa falsa revoloteando en el interior. Él compartió cuatro lecciones espirituales que las personas pueden aprender de la mariposa monarca.

El élder Neil L. Andersen se dirigió a un grupo de estudiantes de seminario en Bountiful, Utah, el domingo 6 de enero de 2012. Fotografía por Jeffrey D. Allred.

Eres un hijo de Dios con posibilidades eternas a tu disposición.

“Eres un hijo de Dios con posibilidades eternas a tu disposición y una de las mejores cosas que puedes hacer con tu vida es aceptar quién eres, de dónde viniste y adónde vas”, dijo él. “Ahora, con una mariposa monarca es algo innato. Como hijos e hijas de Dios sentimos que esto es verdadero, pero debemos confirmarlo y creerlo”.

Al compartir un relato de su pequeño nieto cantando la canción de la Primaria “Soy un hijo de Dios”, el élder Andersen dijo que los jóvenes de hoy necesitan creer esas palabras sagradas.

“Lleguen a creerlo”, dijo él. “A veces, cuando sientan que son como una oruga y se digan a sí mismos: ‘No soy inteligente, no tengo buena coordinación, soy diferente, no tengo esto, no tengo aquello’, recuerden quiénes son. No todos tenemos que ser iguales. Venimos en diversos tamaños, diversas formas, diferentes colores. Algunos tienen algún talento, otros tienen otros; no tenemos que ser exactamente iguales a otra persona”.

Citando a la Primera Presidencia en Para la Fortaleza de la Juventud, dijo: “Tenemos gran confianza en ustedes. Ustedes son amados hijos e hijas de Dios y Él los tiene presentes; han venido a la tierra en una época de grandes oportunidades y también de grandes desafíos”.

Las personas deben considerar su potencial y pensar: “Un día podré volar”, enseñó el élder Andersen.

Para llegar a ser quien Dios desea que lleguen a ser, necesitarán los dones del Salvador y sus propias decisiones correctas.

El élder Andersen explicó el proceso por el que pasa una oruga para llegar a ser una hermosa mariposa. Mostró un video secuencial que presenta la metamorfosis de una oruga tejiendo la crisálida y finalmente convirtiéndose en una mariposa.

“¿No es asombroso que nuestro Padre Celestial creara un insecto tan hermoso que puede hacer eso?”, dijo el élder Andersen.

Así como la oruga, las personas tienen el potencial de llegar a ser algo hermoso. En su juventud, toman decisiones que establecen la base para el resto de su vida.

“Dentro de cada uno de ustedes se está produciendo un desarrollo”, dijo él. “Ayuden a que ese desarrollo vaya hacia lo que ustedes desean llegar a ser. Lo que sucede dentro de ustedes es muy importante y es importante cuando ustedes son jóvenes”.

Es por medio de tomar decisiones correctas y confiar en la Expiación para corregir el curso cuando es necesario que las personas sean capaces de mantenerse cerca del Padre Celestial y ayudar a los demás a hacer lo mismo.

“Cuando hacemos las cosas incorrectas, debe existir una manera de recibir el perdón”, dijo el élder Andersen. “Y sólo Él puede hacer eso. Pero hay cosas que hacemos que hacen que sea posible”.

Brigham Young animó a todos a ser “justos en la oscuridad”. El élder Andersen instó a los jóvenes a ser fieles a quienes son y a ser una persona a la que otras personas puedan acudir para obtener ayuda.

“Tenemos momentos en que debemos arrepentirnos, tenemos que cambiar. Pero debemos ser aquellos que son fieles y fidedignos, que los demás puedan venir a nosotros y que los ayudemos”.

El élder Andersen, citando Para la Fortaleza de la Juventud, dijo: “El Señor hará mucho más por tu vida de lo que tú solo(a) puedes hacer por ella: aumentará tus oportunidades, expandirá tu visión y te fortalecerá; te dará la ayuda que necesitas para hacer frente a tus pruebas y retos. Llegar[ás] a conocer a tu Padre Celestial y a Su Hijo Jesucristo, y a sentir el amor que Ellos tienen por ti”.

Tus sentidos espirituales son refinados y delicados, y están protegidos por la honradez y la obediencia.

Las alas de una mariposa son muy delicadas y refinadas, y así son los poderes y los dones espirituales, dijo el élder Andersen.

“El Espíritu Santo es así”, declaró el élder Andersen. “Simplemente uno no puede pasar una noche y hacer todo lo que desee y olvidar lo que sabemos que es verdadero, y luego pensar que en un día o dos, o en una o dos semanas, todo va a estar bien”.

Es por medio de asumir la responsabilidad y hacer esas cosas que llevan a las personas más cerca del Padre Celestial que ayudará a su testimonio delicado y refinado.

Citando Para la Fortaleza de la Juventud: “Tú eres responsable por las decisiones que tomes… Debes tener la valentía moral de permanecer en tu obediencia a la voluntad de Dios, aun cuando tengas que permanecer solo”.

Al ver más allá de ti mismo, comienzas a ver lo que el Señor desea que llegues a ser.

“De alguna manera, en algún momento en tu vida, tienes que ver que tu vida es más grande que tú mismo”, dijo él.

El élder Andersen comparte el modelo de la migración al sur de las mariposas. Se necesitan cuatro generaciones de mariposas para completar el ciclo y encontrar el camino a casa en el norte.

Al igual que las mariposas, cada uno de nosotros tiene una función importante para ayudar a la siguiente generación a regresar a casa.

Hablando de la familia de la hermana Andersen, su esposa, el élder Andersen contó en cuanto a un familiar que se unió a la Iglesia en 1898 en Florida y ahora, cinco generaciones más tarde, su familia está repleta de miembros de la Iglesia.

El élder Andersen mostró una fotografía de sus dos nietos, Clayton y Christian Hadlock, que también participaron esa noche, y habló de cómo encajan en las generaciones anteriores.

“Son parte de lo que todas las generaciones trajeron a su vida y tienen una responsabilidad”, dijo él.

Dirigiéndose a todos los jóvenes, el élder Andersen dijo: “Les amamos. Contamos con ustedes. Sabemos quiénes son.

“Jesucristo es el Salvador del mundo y yo soy Su testigo. Él los ama y los ayudará a llegar a ser lo que deben llegar a ser”.