El élder Nelson ofrece un festín espiritual a los misioneros

- Por R. Scott Lloyd, redactor de Church News

  • 4 diciembre 2013

El élder Russell M. Nelson da un “apretón de manos virtual” a los misioneros como saludo de bienvenida al devocional en el Día de Acción de Gracias.  Foto por R. Scott Lloyd, Church News.

Puntos destacados del artículo

  • El élder Nelson aconsejó a los misioneros que conozcan y trabajen con los líderes misionales de barrio.
  • Los instó a recordar a sus conversos y a hacerles un seguimiento.
  • La hermana Nelson animó a los misioneros a orar para ser guiados a las personas cuyos antepasados hayan aceptado el Evangelio.

“Enseñar y bautizar conduce a una acción de gracias que nunca cesa”. —Élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles

El Día de Acción de Gracias, los élderes y las hermanas en los centros de capacitación misional de todo el mundo se deleitaron espiritualmente en el consejo de un apóstol y su esposa. Ese día más tarde, en el CCM de Provo, los misioneros ayudaron a nutrir a otras personas físicamente empacando ingredientes para 350.000 comidas que el Banco de alimentos de Utah distribuiría para los necesitados.

“Enseñar y bautizar conduce a la acción de gracias que nunca cesa”, declaró el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, en la transmisión en directo desde el Centro de Capacitación Misional de Provo. Su discurso siguió al que dio su esposa, la hermana Wendy Nelson.

Tres mil misioneros en múltiples CCM de todo el mundo vieron el devocional de la mañana.

El élder Nelson animó a los misioneros para que conocieran al líder misional de barrio cuando lleguen a un barrio nuevo.

“Esa persona llegará a ser su mejor amigo… Va a trabajar estrechamente con esa persona”.

Dijo que él y la hermana Nelson acababan de regresar de Perú, donde habían visitado un barrio en el cual el líder misional había preparado una lista de futuros élderes del barrio y les pidió a los misioneros de tiempo completo invitar a cada persona a la conferencia de estaca que el élder Nelson presidiría.

“Cientos de ellos vinieron a la conferencia de estaca”, dijo. “Tenemos docenas de referencias”.

El élder Nelson dijo que otra persona de quien los misioneros deben hacerse amigos en el barrio es del consultor de historia familiar. “Verán cuán fortalecidos se sentirán cuando le puedan decir a sus investigadores, los que no conocen los nombres de sus ocho bisabuelos: ‘Si vienen a la Iglesia con nosotros… averiguaremos cuáles son los nombres de todos sus bisabuelos’.

“¿Quién rechazará una petición como ésta?”.

Les recordó a los misioneros el propósito primordial de su misión: establecer la Iglesia del Señor “por la predicación y ejerciendo fe en el Señor Jesucristo, el arrepentimiento y el bautismo por inmersión para la remisión de pecados, la imposición de manos para comunicar el don del Espíritu Santo y el perseverar hasta el fin.

“Todos los pasos son esenciales. Si se omite alguno, o si no se observa esa secuencia, no establecerán la Iglesia a la manera del Señor”.

El élder Nelson dijo que no se debe administrar la sagrada ordenanza del bautismo sin la preparación adecuada por parte del converso.

“Nunca deben minimizar esa sagrada ordenanza”, amonestó. “Nunca debemos hablar del bautismo, aun entre nosotros mismos, en términos que sean informales o groseros. Nunca debemos administrar esa ordenanza de manera inapropiada”.

El élder Nelson recordó a los misioneros que el bautismo no es la meta final ni la ordenanza. En la investidura “se reciben las bendiciones más elevadas de la Iglesia. Las bendiciones del templo conducen a la exaltación de la familia”.

Añadió: “Por lo tanto, se les envía no sólo para establecer la Iglesia, sino a hacer lo mismo con múltiples generaciones de familias de fe”.

Miles de misioneros SUD empaquetaron 350.000 comidas el jueves 28 de noviembre de 2013, en el Centro de Capacitación Misional de Provo, Utah. Fotografía por Scott G. Winterton.

Él aconsejó a los misioneros que recordaran a sus conversos. “Tienen una responsabilidad incesante con cada converso que traen a la Iglesia”. Él expresó: “Háganles un seguimiento. De manera muy real, ellos son sus hijos en la Iglesia”.

Él dijo a los misioneros que su objetivo es enseñar la doctrina de Cristo. Señaló que la Guía de referencias en la edición SUD de la Biblia tiene referencias a Cristo con subtítulos tales como Abogado, Ungido, Expiación y Creador.

“Dejen que el contenido de estas páginas sea su programa básico de estudio”, dijo.

El élder Nelson aconsejó a los misioneros que mantuvieran sus baterías espirituales cargadas completamente después de dejar el CCM. Él dijo que deben aprender del automóvil, que tiene un generador el cual recarga la batería mientras el vehículo está en funcionamiento.

“Sentirán esa misma energía en ustedes cuando estén en acción, enseñando, testificando, buscando y sirviendo a las personas”.

En su discurso, la hermana Nelson dijo a los misioneros: “Su misión es el tiempo para que pasen de ser niños de Dios a ser hombres y mujeres de Dios, un tiempo para crecer en el Señor, un tiempo para crecer hacia el Señor”.

Les dio tres sugerencias para esa búsqueda.

En primer lugar, instó a los misioneros a limpiar cualquier cosa de su pasado que les impidiera seguir adelante.

La segunda sugerencia fue la de hacer todo que lo posible por aumentar su comprensión de la expiación de Cristo.

Por último, alentó a los misioneros a “orar para ser guiados a las personas cuyos antepasados están listos para recibir las ordenanzas esenciales”.

Los misioneros en el CCM de Provo estuvieron toda la tarde preparando paquetes de comida, lentejas, arroz y otros alimentos.

El programa Utah Food Bank’s BackPack Program [Mochila del Banco de Alimentos de Utah] distribuirá la comida en paquetes de alimentos no perecederos proporcionados a las escuelas de Utah para enviar a las casas el fin de semana para alimentar a las familias necesitadas.