El élder Oaks es optimista acerca del crecimiento de la Iglesia en el Pacífico Sur

- Por Gerry Avant, editor de Church News

  • 14 mayo 2013

El élder y la hermana Oaks hablan en una reunión de misioneros en la Misión Samoa Apia en abril de 2013.  Fotografías por James Dalrymple.

Puntos destacados del artículo

  • El élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, viajó al Pacífico Sur en abril de 2013.
  • Él y otras Autoridades Generales visitaron a los miembros en Samoa; Wellington y Auckland, Nueva Zelanda; Adelaida, Brisbane, Sídney, Australia y Perth; y Papúa Nueva Guinea.
  • La fidelidad de los miembros y la alta calidad de los líderes de la Iglesia hacen que el élder Oaks se sienta optimista acerca del futuro de la Iglesia en el Pacífico Sur.

“Mi actitud es muy optimista en cuanto al futuro de la Iglesia y su capacidad para bendecir a los santos en el Área Pacífico”. —Élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles

Cuando el élder Dallin H. Oaks viajó al Pacífico Sur del 16 al 29 de abril, no sólo participó en un ministerio apostólico, sino que también repasó parte de su historia familiar.

El primer lugar que visitó el élder Oaks fue Samoa, la cual era Samoa Occidental cuando uno de sus bisabuelos, Abinadí Olsen, de Castle Dale, Utah. prestó servicio allí como misionero desde 1895 a 1898. Es probable que el élder Oaks se reuniera y hablara con algunos descendientes de la gente a la que su bisabuelo enseñó y bautizó.

“Su hija mayor fue mi abuela materna”, dijo el élder Oaks durante una entrevista por James Dalrymple para un segmento en una serie de videos producidos por la Iglesia acerca del ministerio del Quórum de los Doce Apóstoles.

“Ella contaba a sus nietos muchas historias sobre el servicio misional del abuelo Olsen en Samoa. La primera vez que tuve el privilegio de venir aquí en febrero de 1972, hace 41 años, fue muy emocionante para mí ver a este país y a este pueblo”.

Se unieron a esta asignación del élder Oaks en el Pacífico Sur el élder Ronald A. Rasband, de la Presidencia de los Setenta, el obispo Gérald J. Caussé, del Obispado Presidente, y los miembros de la Presidencia del Área Pacífico, cada uno de los cuales es miembro de los Setenta: el élder James J. Hamula, Presidente; élder Kevin W. Pearson, Primer Consejero; y el élder F. Michael Watson, Segundo Consejero.

Cada Autoridad General estuvo acompañada por su respectiva esposa: la hermana Kristen Oaks, la hermana Melanie Rasband, la hermana Valerie Caussé, la hermana Joyce Hamula, la hermana June Pearson y la hermana Jolene Watson. Estuvieron juntos al discursar en reuniones, incluso en las reuniones especiales para las líderes de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes y de la Primaria.

Viajaron en dos grupos diferentes, su itinerario incluyó visitas y reuniones en Samoa; Wellington y Auckland, Nueva Zelanda; Adelaida, Brisbane, Sídney, Australia y Perth; y Papúa Nueva Guinea. Las Autoridades Generales dirigieron y hablaron en las reuniones de capacitación de líderes del sacerdocio; hablaron en conferencias de estaca; se reunieron y hablaron a los misioneros, a los jóvenes adultos solteros y jóvenes; y asistieron a un programa de música y danza que se llevó a cabo en la escuela de la Iglesia en Pesega, Samoa.

Uno de los propósitos principales del viaje para el élder Oaks, el élder Rasband y el obispo Caussé fue llevar a cabo una revisión de Área en las oficinas del área en Auckland.

“El Área Pacífico es un lugar notablemente diverso”, dijo el élder Oaks.

“En realidad está compuesto de tres tipos diferentes de unidades de la Iglesia. Existe la ya establecida Iglesia en el oeste que está en Nueva Zelanda y Australia, por ejemplo. También la Iglesia moderna y que avanza rápidamente en Samoa y Tonga. Y después la nueva en desarrollo como en Papúa Nueva Guinea.

“Esta Presidencia de Área debe presidir sobre los tres tipos diferentes de unidades de la Iglesia. La forma en que utilizan a los Setentas de Área y la manera de administrar y enseñar los programas de la Iglesia deben ser distintas para cada uno de esos tres tipos. Esto es todo un desafío nuevo, distinto a estar en una Presidencia de Área en un lugar como México, el cual es una nación, una sola cultura, un idioma y en realidad un sólo método de enseñanza. He llegado a apreciar en esta visita la complejidad de la responsabilidad que tiene la Presidencia de Área”.

Al reflexionar en el viaje, el élder Oaks comentó sobre la fidelidad de los miembros y la calidad de los líderes de la Iglesia.

“La impresión en general que tengo cuando recuerdo esos trece días en el Área Pacífico, incluso las visitas a Samoa, Nueva Zelanda y Australia, es reafirmar en mi mente de que la fortaleza de la Iglesia no está en las Oficinas Generales de la Iglesia, sino entre la gente. He visto a miles de Santos de los Últimos Días fuertes guardar los mandamientos, hacer los sacrificios necesarios para enviar a sus hijos e hijas en misiones y para servir ellos mismos en misiones, pagar el diezmo y cumplir con las responsabilidades de sus llamamientos de la Iglesia.

“La Iglesia es fuerte y cada vez más fuerte en el Área Pacífico. Aún queda mucho por hacer, especialmente cuando damos el mensaje del Evangelio restaurado en áreas como Papúa Nueva Guinea o Vanuatu y Kiribati, pero somos fuertes y cada vez más fuertes, y crecemos desde nuestros centros de fortaleza y seguimos hacia adelante. Mi actitud es muy optimista en cuanto al futuro de la Iglesia y su capacidad para bendecir a los santos en el Área Pacífico”.