La Primera Presidencia anuncia la consolidación del Área Sudamérica Sur con el Área Chile

  • 14 noviembre 2011

La Primera Presidencia anunció que, efectivo el 1 de agosto de 2012, el Área Sudamérica Sur y el Área Chile se consolidarán en una área: el Área Sudamérica Sur.

“El reino de Dios trasciende naciones, culturas y fronteras… No somos tanto norteamericanos, chilenos, argentinos, alemanes ni coreanos, como somos Santos de los Últimos Días”. —Élder Lawrence E. Corbridge, presidente del Área Chile

En una carta del 28 de septiembre de 2011, la Primera Presidencia anunció que el Área Sudamérica Sur y el Área Chile se consolidarán en una área, el Área Sudamérica Sur, con sede en Buenos Aires, Argentina. El Área Chile, la cual fue creada el 15 de agosto de 1996, debido al gran crecimiento (se crearon 26 estacas entre 1994 y 1996), con sede en Santiago, Chile. Los miembros de la Iglesia en la nación, que son 563.689, celebraron recientemente el 50 aniversario de la obra misional en Chile.

Aparte de la adición de Chile, el Área Sudamérica Sur permanecerá como está actualmente, sin otros cambios. Los otros países, incluso en el área son Argentina, Paraguay y Uruguay.

“Que maravillosa bendición será este cambio”, dijo el élder Mervyn B. Arnold, de los Setenta, presidente del Área Sudamérica Sur. “Se delegarán otras responsabilidades a los Setenta de Área y otros líderes locales. Los talentos y dones espirituales de los líderes y miembros se incrementarán mientras nuestro Padre Celestial los bendice con otras oportunidades de servir”.

En otras áreas del mundo se produjeron cambios similares. Por ejemplo, en agosto de 2009 el Área Sudamérica Norte y el Área Sudamérica Oeste se consolidaron en lo que ahora es el Área Sudamérica Noroeste. Asimismo, en 2008, el Área Europa Central y el Área Europa Oeste se consolidaron en una sola, el Área Europa.

El élder Arnold presidía sobre el Área Brasil Sur cuando se anunció su consolidación con el Área Brasil Norte y participó en la transición, la cual tuvo lugar en 2007. “Qué bendición para la gente de Brasil”, dijo. “La consolidación demostró la gran confianza que nuestro Padre Celestial tiene por los líderes locales de la Iglesia”.

El élder Lawrence E. Corbridge, de los Setenta, presidente del Área Chile, dijo: “Al ser testigos de la expansión de la Iglesia y del Evangelio en todo el mundo, vemos la misma expansión de confianza que se extiende a los líderes locales. De una manera singular, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días depende de los líderes locales y la lealtad de los miembros en forma individual en cualquier lugar del mundo para edificar el reino.

“El reino de Dios trasciende naciones, culturas y fronteras”, continuó. “El Señor ha dado las llaves del ministerio de los profetas y apóstoles de nuestros días ‘en [el] cual juntar[á] en una todas las cosas’ (Doctrina y Convenios 27:13). También describió Su reino como una piedra cortada de la montaña, no con mano, la cual rodará, romperá en pedazos a todas las otras naciones y permanecerá para siempre (véase Daniel 2:28–45). Esa profecía se está cumpliendo mientras el Evangelio se predica en todo el mundo, uniendo a todas las naciones bajo ‘un Señor, una fe, un bautismo’ (Efesios 4:5).

“Aunque es bueno sentir orgullo nacional”, dijo, “no somos tanto norteamericanos, chilenos, argentinos, alemanes o coreanos, como somos Santos de los Últimos Días”.

Los cambios que anunció la Primera Presidencia se harán efectivos el 1 de agosto de 2012.