Líderes generales responden preguntas sobre el nuevo curso de estudio para la Sociedad de Socorro y el Sacerdocio de Melquisedec

Por R. Scott Lloyd, redactor de Church News

  • 18 Diciembre 2017

Noel Castro comenta durante un análisis en el cuórum de élderes en el Barrio Spring Creek 20. El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes del barrio realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

Con el nuevo año llega un cambio en la manera en que los adultos de la Iglesia pasarán la tercera hora en las reuniones del día de reposo.

Ven, sígueme—para el Sacerdocio de Melquisedec y la Sociedad de Socorro comienza oficialmente el 1 de enero.

El cambio más notable es que los cuórums de élderes, los grupos de sumos sacerdotes y la Sociedad de Socorro de barrio ya no tendrán una lección de manual con la cual contar. Esto significa que los miembros de la Iglesia tomarán más responsabilidad personal y en conjunto por lo que ocurra durante este tiempo.

La posibilidad de cambio puede causar cierta inquietud mientras los miembros se embarcan en esta nueva dirección. Los líderes de la Iglesia hablan sobre ello con una actitud de certeza.

“¡Pueden hacerlo!”, dijo la hermana Jean B. Bingham, Presidenta General de la Sociedad de Socorro. “De hecho es más simple de lo que piensan. Es menos carga para los líderes y maestros”.

Las siguientes preguntas y respuestas se tomaron y resumieron de distintas entrevistas de Church News con la hermana Bingham y tres miembros del Departamento del Sacerdocio y la Familia: el élder Donald L. Hallstrom, Setenta Autoridad General y director ejecutivo del departamento; Richard Heaton, director administrativo del departamento; y Mike Magleby, director de cursos de estudio.

¿Cómo se desarrolló este curso de estudio?

Élder Hallstrom: Es otro paso en el lanzamiento de un curso de estudio integrado completo para los miembros de la Iglesia. Comenzó con Ven, síguemepara los jóvenes en 2013. El próximo paso fue la producción de Enseñar a la manera del Salvador, el cual es una guía que está incrementando la calidad de toda la enseñanza en la Iglesia, no solo la Escuela Dominical, el Sacerdocio de Melquisedec y la Sociedad de Socorro.

Un componente de Enseñar a la manera del Salvador son las reuniones de consejo de maestros supervisadas por la presidencia de la Escuela Dominical de barrio pero donde participan maestros de todas las organizaciones.

Por lo que ahora tenemos Ven, sígueme—para el Sacerdocio de Melquisedec y la Sociedad de Socorro, a veces llamado curso de estudio para la tercera hora.

El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes del Barrio Spring Creek 20 realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

¿Podrían repasar brevemente los elementos del curso de estudio para la tercera hora de semana a semana?

Élder Hallstrom: El primer domingo del mes es quizás el cambio más importante, porque será una reunión de consejo donde participarán el cuórum, el grupo de sumos sacerdotes y la Sociedad de Socorro de barrio completos.

El segundo y el tercer domingo del mes el curso de estudio, que en el pasado fueron los manuales Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia, ahora se tomará de discursos de la conferencia general más reciente.

En el cuarto domingo, será un solo tema seleccionado por la Primera Presidencia y los Doce por un período de seis meses.

El quinto domingo será como es ahora, con un tema elegido por el obispado para instrucción de una reunión combinada del Sacerdocio de Melquisedec y la Sociedad de Socorro.

¿Podrían explicar más sobre la reunión del primer domingo?

Élder Hallstrom: Es una reunión de consejo para el cuórum, el grupo de sumos sacerdotes o la Sociedad de Socorro, dirigida por sus líderes. Tratará las necesidades del cuórum u organización y cómo podemos prepararnos mejor nosotros mismos, luego organizarnos para satisfacer mejor esas necesidades personales.

No es una lección —tenemos lecciones o análisis los otros domingos del mes— pero el primer domingo es para ser un verdadero consejo, guiado por el líder pero donde todos participan.

Hermano Heaton: Antes de cualquier reunión de consejo de primer domingo, al prepararse con espíritu de oración, la presidencia puede identificar una necesidad. Luego, en la reunión de consejo, ellos lo presentan y preguntan: “¿Qué piensan de este tema? ¿Cómo trataremos esta necesidad?”.

No sabemos cómo ocurrirá eso en cualquiera de los grupos, pero cuando la presidencia llegue a entender las necesidades de su grupo mediante los informes de los programas de orientación familiar y de maestras visitantes, comenzarán a tener un sentido de cuáles son las necesidades generales. Bajo el don de la revelación, seleccionarán una de esas necesidades y buscarán más información sobre cómo satisfacer esa necesidad en general.

Hermana Bingham: La idea es que en verdad sea un consejo en el cual todos tienen la oportunidad de contribuir y es mucho más valioso cuando varias personas participan.

Una de las cosas hermosas de esta reunión de consejo es que llegan al final de la reunión con un plan de acción. Eligen una acción individualmente y posiblemente como grupo. Luego, la semana siguiente, tienen una oportunidad para informar brevemente: ¿cuál fue el efecto de lo que eligieron la semana pasada? ¿Marcó realmente una diferencia?

[Para más información, véase Reuniones de consejo del primer domingo].

Jenny Colvin comparte una experiencia durante un análisis de la Sociedad de Socorro. El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes del Barrio Spring Creek 20 realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

¿Es justo decir que esta reunión de consejo, que se centra más en lo general, no suplanta la reunión de consejo del barrio?

Hermano Magleby: Sí. Se está hablando más sobre los principios para ayudar a muchas personas en lugar de necesidades específicas de una persona —aunque las necesidades individuales de una persona puede iniciar un análisis general sobre los principios.

Élder Hallstrom: Si puedo agregar algo, en este ámbito de reunión de consejo del primer domingo, ciertamente no vamos a hablar sobre cada asunto privado y confidencial como cuórum o como Sociedad de Socorro. Es más un asunto de “Esta es una necesidad general que tenemos; ¿cómo podemos resolverla mejor?” o “Necesitamos proporcionar más servicio de esta manera; nos organicemos para ser mejores en ello”. Así que no estamos cambiando para nada la función del consejo de barrio. Al contrario, es apoyar totalmente lo que el consejo de barrio estaría haciendo y ayudando de una manera más general en lugar de persona por persona o familia por familia.

Cameron Willardson dirige un análisis en un cuórum de élderes en el Barrio Spring Creek 20. El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes de barrio realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

Dependiendo de las circunstancias del barrio, estas reuniones de consejo pueden ser bastante grandes. ¿Cómo se alienta a que todos participen?

Hermana Bingham: ¡Proporcionen un análisis espiritual! Respondan positivamente a comentarios y mantengan el tema en doctrinas.

Se recomienda que, si el tamaño del grupo lo permite, se haga un círculo con las sillas para que cada persona sienta que se le escucha por igual. Quienes están facilitando el consejo deben tener en cuenta a quienes no han hecho comentarios o quienes parecen que desean hacer un comentario pero son muy tímidos para hacerlo. Incluyan a todos.

El líder del consejo —a quien me gusta llamar moderador del análisis— puede ir preparado con unas cuantas Escrituras, un par de citas de líderes de la Iglesia o un ejemplo breve o ilustración del concepto doctrinal que se está analizando como inspiración, para compartir si fuese necesario.

Por ejemplo, el tema podría ser: “¿Cómo podemos incrementar la unión en nuestra Sociedad de Socorro [o cuórum o grupo]?”.

Algunas preguntas podrían ser: ¿Por qué es importante la unión? ¿Cuáles son algunas de sus Escrituras preferidas sobre la unión? ¿Qué tiende a disminuir la unión entre nosotros (mantenga esta sección breve)? ¿Cuáles son algunas cosas específicas que podemos hacer para incrementar nuestra unión? ¿Haríamos una de estas acciones como grupo? ¿Cuál les gustaría hacer individualmente? Escríbanlo o pónganlo en su teléfono inteligente como recordatorio. La próxima semana vayan preparados para compartir brevemente cómo lo que hicieron ha incrementado la unión en nuestra Sociedad de Socorro.

Lesa Gunn dirige a la Sociedad de Socorro en un análisis en el Barrio Spring Creek 20. El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes de barrio realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

¿Explicarían un poco más sobre las reuniones del segundo y tercer domingo?

Hermana Bingham: Lo que quiero aclarar es que ya no son lecciones. Son análisis espirituales que se proporcionan. De nuevo, cuando enseñamos a la manera del Salvador, participamos más, somos más capaces de aprender, porque nuestra mente y corazón están en ello.

Venimos preparados para compartir, habiendo leído ya el discurso de la conferencia. Todos sabemos que cuando tenemos que articular cómo nos sentimos, lo que pensamos y lo que creemos, fortalece lo que creemos dentro de nosotros.

El líder del análisis no necesita venir preparado con toda clase de materiales extras. Puede venir preparado con unos pocos pensamientos propios, unas cuantas Escrituras que se relacionen, quizás otra cita, pero en realidad, el material en cada discurso de la conferencia es más que suficiente para tener un análisis espiritual maravilloso.

Y al final, sería maravilloso si el líder del análisis preguntara: “Entonces, ¿qué les gustaría hacer respecto a esto? ¿Cómo quisieran aplicar esto a sus vidas?”. Y luego, al comienzo de la reunión de la próxima semana, dar la oportunidad para que dos o tres personas compartan qué diferencia marcó en su vida cuando la pusieron en acción.

Hermano Magleby: Me gustaría agregar que el segundo y tercer domingo, los cuales se basan en discursos de la conferencia, en realidad toman lo que estuvimos haciendo en Enseñanzas para nuestra época, el cual se daba por lo general el cuarto domingo, llevándolo al segundo y tercer domingo y dándolo dos veces seguidas. Pero esperamos hacerlo un poco más activamente, para que la participación sea más que leer el discurso juntos. Se trata de cómo aplicar el mensaje del discurso. ¿Qué nos enseñan las Autoridades Generales? De hecho, ¿qué podemos hacer después de dejar esta reunión como resultado del análisis?

Hermano Heaton: Más que dar una lección sobre el mismo tema que se trató en el discurso, creo que la intención de las Autoridades Generales es meternos más en las palabras del discurso de una manera que las haga más relevantes y significativas.

Centrarse en un discurso fácilmente puede tomar todo el tiempo y, al hacerlo, honramos a los apóstoles, profetas y otros líderes de la Iglesia. Sentimos que es maravilloso explorar sus palabras proféticas, rotando cada seis meses.

[Véase Reuniones de segundo y tercer domingo].

Paul Young comparte una experiencia durante un análisis de un grupo de sumos sacerdotes. El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes del Barrio Spring Creek 20 realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

¿Podrían hablar más sobre la reunión del cuarto domingo?

Élder Hallstrom: Tendrá un tema seleccionado por la Primera Presidencia y los Doce. Por lo general cubrirá un período de seis meses. Y no se trata de tener la misma lección cada cuarto domingo por esos seis meses; el propósito es tomar varios aspectos del tema.

Por ejemplo, el primer tema ya está asignado y será el día de reposo. Puede ser que en un domingo hablemos sobre la Santa Cena. En otro, hablemos sobre la observancia del día de reposo en el hogar.

Este primer tema, el día de reposo, durará hasta que llegue nuevo contenido después de la conferencia general de abril. Luego, cada seis meses, habrá otro tema indicado por la Primera Presidencia y los Doce. Los miembros de la Iglesia serán notificados por medio de la revista de la Iglesia o en línea.

Hermana Bingham: La cuarta semana es en realidad maravillosa porque están aprendiendo sobre ese tema e incrementando su compromiso a él con el resto de los miembros de la Iglesia de todo el mundo.

[Véase Reuniones del cuarto domingo].

Lesa Gunn dirige un análisis en la Sociedad de Socorro. El cuórum de élderes, la Sociedad de Socorro y el grupo de sumos sacerdotes del Barrio Spring Creek 20 realizaron una prueba piloto del nuevo curso de estudio para la tercera hora el domingo 10 de diciembre de 2017. Fotografía de Hans Koepsell.

Dentro de un año, ¿qué esperan que se haya logrado con este nuevo curso de estudio?

Élder Hallstrom: Todo lo que hacemos es para fortalecer la fe en el Padre Celestial y Su plan, y en Jesucristo y Su Expiación. Esperamos que haya un incremento en el ambiente espiritual de estas reuniones.

Queremos elevar la enseñanza. El verdadero maestro en cada reunión es el Espíritu Santo y los maestros o las presidencias son instrumentos —vehículos si lo desean— para ayudar a que el Espíritu Santo sea el maestro.

Creemos que estos cambios elevarán el potencial del análisis para ser dirigido espiritualmente, para estar centrado en las necesidades, personales y en conjunto, de una manera que sea mejor que nunca.

Esperamos que el primer domingo de cada mes de verdad se convierta en reuniones de consejo, no lecciones; que el segundo y tercer domingo lleguen a estar espiritualmente centrados y que, personalmente y en conjunto, las personas hayan sentido algo y tengan el deseo propio de seguir mejorando sus vidas.

Hermano Heaton: Esperamos que uno de los resultados de esto sea que los miembros sientan que la Iglesia es cada vez más pertinente respecto a los desafíos y las oportunidades que afrontan en sus familias diariamente, debido a que estamos tratando de hablar de necesidades reales y problemas reales donde el evangelio de Jesucristo puede proporcionar esperanza, ánimo y soluciones para ellos.

Hermano Magleby: Lo veo en términos de tres conceptos relacionados: revelación, servicio y unidad.

La primera semana permite una oportunidad de recibir inspiración en grupo al verdaderamente deliberar juntos y entender varias perspectivas de las cuales el Espíritu Santo puede presentar una experiencia reveladora como consejo. Luego, comenzamos a ejercer el componente del servicio de lo que significa para nosotros cumplir con algunos deberes que tenemos como miembros de la Iglesia que hemos hecho convenios. El resultado de eso es un grupo más unido y una comunidad como la de Sion.

Hermana Bingham: Espero que en un año, los miembros se sientan más unidos, se sientan más en sintonía con el Espíritu, sientan más apoyo el uno con el otro y que de hecho sientan que vivir el evangelio de Jesucristo marque la diferencia en su vida cotidiana.

¿Dónde podemos encontrar recursos adicionales sobre el nuevo curso de estudio?

Élder Hallstrom: Hay varios artículos en los ejemplares de la revista Liahona y esta página en el sitio web de la Iglesia lds.org.