Día de Manos que Ayudan en Brasil beneficia a todo el mundo

  • 8 agosto 2011

Puntos destacados del artículo

  • En 2011 se cumplen 12 años del comienzo del programa de Manos Mormonas que Ayudan en Brasil.
  • El 30 de julio 120 000 voluntarios de Manos Mormonas que Ayudan participaron en un día nacional de servicio en Brasil.
  • Este año la Primera Presidencia invitó a todas las unidades de la Iglesia en todas partes a conmemorar el aniversario N° 75 del plan de bienestar de la Iglesia al organizar su propio día de servicio.

El 30 de julio de 2011 los chalecos amarillos dominaron la escena en cientos de proyectos de servicio a lo largo de Brasil celebrando el aniversario número 12 de Manos Mormonas que Ayudan, un programa de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que busca proporcionar servicio comunitario y ayuda ante desastres para los necesitados.

Manos Mormonas que Ayudan tiene su origen en Brasil (“Maos aue Ajudam”), como forma de familiarizar a amigos y vecinos con los esfuerzos humanitarios de la Iglesia. Ahora ha llegado a ser un evento anual de mucha importancia.

El día de servicio de este año estuvo lleno de canciones, risas y aplausos mientras 120 000 hombres, mujeres y niños barrían calles, limpiaban escuelas, arreglaban edificios, embellecían parques y participaban en otros proyectos de servicio en el país más grande y más poblado de América Latina. Los miembros de la Iglesia se juntaron con miembros de la comunidad para ofrecer servicio que beneficiaría a todo el mundo.

En Belo Horizonte, Recife y Bahía, más de 6000 voluntarios se movilizaron para luchar contra la fiebre del dengue. En Río de Janeiro, los voluntarios limpiaron escuelas públicas y guarderías. En Porto Alegre, 1500 voluntarios limpiaron escuelas y algunos participaron en charlas sobre la prevención del uso de drogas.

En otros lugares, los miembros presentaron payasos confeccionados de materiales reciclados para que se dieran a los niños en guarderías, clínicas, refugios, etc.

A lo largo de los dos meses anteriores al día de servicio, más de 500 voluntarios trabajaron para recolectar alimentos donados, los cuales se otorgaron a 175 familias necesitadas en Sao Jose el 30 de Julio.

Los miembros de la Iglesia de Blumenau donaron aproximadamente 136 kilos de alimentos a la Casa de Apoio às Crianças Portadoras de Mielomeningocele e Neoplasia (“Casa de apoyo para niños con espina bífida y neoplasia”). Los voluntarios también enseñaron principios básicos de almacenamiento de comestibles a la institución.

“Las técnicas que aprendimos nos ayudarán a mantener la comida en nuestras despensas; mucha de nuestra comida se estropea debido al ambiente húmedo”, dijo la trabajadora social Adriane J. Backes Ruoff.

Algunos proyectos de Manos que Ayudan tuvieron lugar antes del día de voluntariado del 30 de julio.

En febrero, más de 1000 Santos de los Últimos Días y amigos de la Iglesia fueron a la región de montaña de Nova Friburgo, un municipio en el estado de Río de Janeiro, empuñando escobas, palas y carretillas para limpiar las calles, los hospitales y las escuelas de la ciudad después de una serie de inundaciones y desprendimientos de tierras devastadores en enero.

Por medio de Manos Mormonas que Ayudan, los Santos de los Últimos Días también han aportado en otros momentos y en muchas áreas del mundo limpiando y embelleciendo comunidades. Miles de voluntarios han donado millones de horas de servicio.

Manos Mormonas que Ayudan no sólo ayudan a los necesitados y a mejorar las comunidades; el sitio web de Manos que Ayudan dice que fortalece a los miembros de la Iglesia, ofrece la oportunidad de compartir el Evangelio de forma indirecta, ayuda a desarrollar relaciones entre los líderes de la Iglesia y los oficiales gubernamentales, y mejora la reputación de la Iglesia.

El año pasado, más de 100 000 Santos de los Últimos Días y amigos de la Iglesia se reunieron a lo largo de la playa de Copacabana en el sudeste de Brasil para recoger y limpiar.

En 2009, en el décimo aniversario del programa, el senador Alvaro Dias, un miembro de la Legislatura federal brasileña, dijo del día de servicio: “Una acción vale más que mil palabras… Este gesto demuestra claramente que la Iglesia practica lo que predica”.

Este año, la Primera Presidencia invitó a todas las unidades de la Iglesia en todas partes a conmemorar el aniversario 75 del plan de bienestar de la Iglesia al organizar su propio día de servicio.