En Japón, víctimas ayudan a víctimas tras el tifón

  • 9 septiembre 2011

En los últimos tres meses, tres tifones han azotado Japón. El último, el tifón Talas, llegó a tierra el 4 de septiembre, 2011.

Puntos destacados del artículo

  • 4 de septiembre - Tifón Talas
  • 8 de agosto, 2011 - tifón Muifa
  • 19 de julio, 2011 - Tifón Ma-on

El sábado, 4 de septiembre de 2011, el tifón Talas llegó a Japón con mucha lluvia y fuertes vientos de hasta 68 mph (108 km/h), matando por lo menos a 59 personas y afectando a miles más.

El tifón Talas llega poco después de otros dos tifones que azotaron Japón este verano: el tifón Ma-on (19 de julio) y el tifón Muifa (el 8 de agosto).

La destrucción se añade a la aún precaria situación resultante del catastrófico terremoto, de grado 9.0, y del tsunami, que azotaron el país tan sólo hace seis meses, el 11 de marzo.

Los primeros reportajes mostraban la inundación de carreteras, puentes, casas, y asustados supervivientes que eran rescatados de la crecida de los ríos.

Los líderes locales del sacerdocio están evaluando el estado de los miembros de la Iglesia en las zonas afectadas, y los Servicios Humanitarios SUD van a enviar a un gerente de respuesta ante desastres a Japón, para valorar los daños y recabar información.

Mientras tanto, muchos de los afectados de anteriores desastres están volviendo sus corazones y manos hacia aquellos que están sufriendo los efectos de los desprendimientos de tierra, fuertes lluvias e inundaciones, causados por el tifón. La península Kii, en Japón central, fue la zona más afectada.

Equipos de rescate, compuestos de profesionales y de residentes voluntarios, siguen buscando docenas de desaparecidos en el oeste y centro de Japón. Según la Agencia Administrativa de Incendios y Desastres, unas 3.000 personas siguen refugiados en centros de evacuación, tras la tormenta. Se le dado el nombre de Talas al tifón más destructivo desde 2004.

En muchas zonas, oficiales locales están preparando artículos de ayuda y apoyo para los miembros de la comunidad. Bomberos, policía y soldados han ayudado despejando escombros de las carreteras para que se puedan distribuir los artículos de ayuda. Muchas de las carreteras dañadas por la tormenta ya se han restablecido.

Las donaciones de comida, agua, medicinas y otros suministros, están siendo repartidas por helicóptero a las zonas que aún están incomunicadas por los desprendimientos.

El gobierno local ha establecido un grupo de emergencia para coordinar los esfuerzos de rescate. El nuevo Primer Ministro, Yoshihiko Noda, dijo que su “misión más importante es la de seguir agilizando los operativos de recuperación y reconstrucción”.

El 9 de septiembre, la agencia Meteorológica de Japón emitió un aviso de fuertes lluvias y desprendimientos de tierra en varios municipios que ya estaban lidiando con inundaciones y terrenos anegados.

El tifón Talas surgió primeramente como un área de baja presión al oeste de Guam, el 22 de agosto. Al aproximarse a Japón, se convirtió en tifón.

La agencia de noticias BNO de Tokio dijo: “[El tifón Talas] tocó tierra sobre la prefectura de Kochi en la madrugada del sábado y luego encaminó una destructiva senda por el oeste de Japón al dirigirse hacia el noreste.

“Talas es la 12ª tormenta con nombre, la 7ª grave tormenta tropical y el 5º tifón de la temporada de tifones del Pacífico. La temporada se extiende a lo largo de 2011, formándose la mayoría de las tormentas entre mayo y noviembre”.

El tifón Talas ya ha bajado de categoría a la de tormenta tropical.