El proyecto nacional Manos Mormonas que Ayudan permite a los voluntarios llegar a ser como el Salvador

- Por Hikari Loftus, Noticias y eventos de la Iglesia

  • 27 julio 2012

Los voluntarios en Brasil esperan almacenar 400 toneladas de arroz durante un proyecto de cinco meses de Manos Mormonas que Ayudan que terminará el 28 de julio de 2012. Con fecha de 27 de julio, habían almacenado 500 toneladas.

Puntos destacados del artículo

  • Los voluntarios superaron en 100 toneladas su objetivo de recoger 400 toneladas de alimentos, el día antes de terminar el proyecto.
  • Más de 130.000 voluntarios de todos los 26 estados de Brasil participaron en recoger artículos para ser donados y para almacenarse.
  • Los miembros dijeron que el servir a sus comunidades les ayuda a llegar a ser más como el Salvador por medio del sacrificio y el amor.

“Creo que este tipo de proyecto nos ayuda a poner el evangelio de Jesucristo en acción y es una oportunidad para todos los miembros de la Iglesia de hacer lo que Él haría si estuviera entre nosotros”.—Silvio Antonio Pizzaia de Vitória, Brasil

Durante un evento continuo de alcance nacional que abarca cinco meses de dedicada labor, unos 130.000 voluntarios en Brasil han estado trabajando juntos en un proyecto de Manos Mormonas que Ayudan cuyo objetivo era almacenar y donar 400 toneladas de arroz y frijoles, y que beneficiarán a las personas en más de 150 ciudades.

Sin embargo, para el 27 de julio de 2012, los voluntarios del proyecto ya habían almacenado 500 toneladas de alimentos, superando el objetivo inicial en 100 toneladas el día anterior a que el proyecto finalizara el 28 de julio de 2012.

Aunque el propósito del proyecto era recoger alimentos y enseñar a las comunidades a conservar y almacenar alimentos por ellas mismas, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días descubrieron que el servicio también les ayudó a vivir sus creencias y llegar a ser más como el Salvador.

“Creo que este tipo de proyecto nos ayuda a poner el evangelio de Jesucristo en acción y ha brindado una oportunidad a todos los miembros de la Iglesia de hacer lo que Él haría si estuviera entre nosotros”, dijo Silvio Antonio Pizzaia de Vitória, Brasil.

El élder Claudio R. M. Costa, de los Setenta, presidente del Área Brasil, señaló que Manos Mormonas que Ayudan está reconocida en Brasil como una organización de gran servicio.

“La Iglesia está reconocida como una iglesia cristiana y los miembros son muy buenos cristianos”, dijo. “Estoy seguro de que tendremos un día nacional de servicio muy especial, donando arroz y frijoles a las personas que los necesitan”.

Los miembros de todas las edades en los 26 estados brasileños se han ido congregando en sus centros de reuniones locales desde marzo para enseñar y participar en talleres sobre el almacenamiento de alimentos y una vida providente. Las donaciones en algunos lugares no se limitaron a productos alimenticios, sino que también incluyeron ropa.

“Este tipo de servicio da a los miembros la oportunidad de ayudar a los demás”, dijo Murilo Vicente de Goiânia, Brasil. “Además, se anima a los miembros a seguir al consejo de los profetas sobre el almacenamiento de alimentos y una vida providente. La oportunidad de participar en los talleres, invitar a los vecinos a la capilla y ponerse en contacto con la comunidad, nos da la oportunidad de mostrar quiénes somos en realidad, discípulos de Cristo”.

Todos los artículos donados y almacenados se donarán a instituciones, tales como asilos, escuelas, hospitales, comunidades empobrecidas y orfanatos.

El hermano Vicente señaló que participar en el servicio a los menos afortunados no es sólo una manera de servir al Señor, sino que también es una manera de desarrollar el amor por Sus hijos. “El desarrollo del amor es un aspecto fundamental del programa”, dijo él.

Al finalizar el proyecto, tendrán lugar varios talleres de almacenamiento en todas las capitales de estado y cientos de otras ciudades al mismo tiempo, donde se seguirá enseñando a las comunidades técnicas sencillas de conservación de alimentos usando ajo y botellas de plástico. Esta labor no sólo ayudará a fomentar la autosuficiencia, también reutilizará 200.000 botellas, impidiendo que sean arrojadas al vertedero de basura.

El hermano Júlio César B. Souza, de Salvador, Brasil, dijo que vivir el Evangelio requiere sacrificios y servicio a los demás. “Cuando damos nuestro tiempo, nuestro conocimiento, nuestra comida y nuestro testimonio, no sólo nos estamos esforzando por vivir de acuerdo con nuestras creencias, sino que sobre todo, nos hacemos merecedores de ser instrumentos en las manos del Señor”.