Algunos miembros de la nueva Mesa General Directiva de las Mujeres Jóvenes residen en el extranjero

Por Por Sarah Jane Weaver, editor adjunto de Church News

  • 15 Febrero 2014

La nueva Mesa Directiva General de las Mujeres Jóvenes consta de cuatro mujeres de Utah y cinco mujeres que viven en Brasil, Perú, Japón, Sudáfrica y la ciudad de Nueva York.

Vínculos relacionados

Las mujeres de áreas fuera de Utah, quienes sirven actualmente en la Mesa Directiva General de las Mujeres Jóvenes serán los “ojos y oídos” de las líderes en las Oficinas Generales de la Iglesia, dijo la hermana Bonnie L. Oscarson.

La Presidenta General de las Mujeres Jóvenes dijo que dado el crecimiento internacional de la Iglesia, era el momento adecuado para llamar a las mujeres que representan a los miembros de la Iglesia a nivel mundial a la Mesa Directiva General. La hermana Oscarson anunció el cambio el 3 de febrero durante una entrevista a Church News con la hermana Linda K. Burton, Presidenta General de la Sociedad de Socorro y la hermana Rosemary M. Wixom, Presidenta General de la Primaria.

Afirmó que en el pasado, las mesas directivas generales han estado integradas por mujeres que viven a nivel local, “pero hemos decidido que nos gustaría ver alguna representación internacional en la mesa directiva y el uso de la tecnología lo hace posible”.

La nueva Mesa Directiva General de las Mujeres Jóvenes constará de cuatro mujeres de Utah, quienes brindarán ayuda a la presidencia de manera inmediata en las Oficinas Generales de la Iglesia. Ellas prestarán servicio, por medio de teleconferencia, con cinco mujeres que viven en Brasil, Perú, Japón, Sudáfrica y la ciudad de Nueva York. “Es una Iglesia mundial”, dijo la hermana Oscarson. “Estamos muy contentas de tener hermanas en otros países que son nuestros ojos y oídos para darnos sus perspectivas en cuanto a cuáles son las necesidades de las Mujeres Jóvenes”.

El élder Jeffrey R. Holland y el élder D. Todd Christofferson, ambos del Quórum de los Doce Apóstoles, realizaron los llamamientos por medio de teleconferencia a las miembros de la mesa directiva en el extranjero.

“Estamos tan contentos por este acontecimiento, así como lo está nuestra Presidencia General de las Mujeres Jóvenes”, dijo el élder Holland, Presidente del Consejo Ejecutivo del Sacerdocio que asesora a las organizaciones de la Sociedad de Socorro, de las Mujeres Jóvenes y de la Primaria. “Cuando se les llamó a estas hermanas, se les invitó a pensar creativa y ampliamente en las tareas y en los años que están por venir. En privado sentíamos la necesidad de una representación geográfica más amplia en la mesa directiva, pero no instruimos a la presidencia con respecto a eso. Queríamos que la misma mesa directiva sea la que realice la obra en respuesta a la inspiración que recibirían; y ¡ciertamente la reciben!”.

La hermana Oscarson dijo que cuando ella y sus consejeras fueron llamadas el pasado mes de abril, se les instó a que “piensen con originalidad” acerca de lo que deseaban para la mesa directiva con sus integrantes y cómo se reunirían. “No hemos pensado esta idea por nosotras mismas”, dijo. “Nuestros líderes del sacerdocio… nos han orientado y animado a buscar la inspiración que sería lo correcto para esta época”, señaló ella.

El élder Holland manifestó que la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles estaban complacidos e impresionados por “la propuesta sabia que la [Presidencia General de las Mujeres Jóvenes] hizo, por las preguntas que ya habían ponderado y la selección de las mujeres que prestarían servicio con ellas, cuatro de Utah y cinco de la Iglesia en todo el mundo”.

Dijo que las presidencias generales de la Sociedad de Socorro y de la Primaria han sido incluidas en el proceso desde el principio y se beneficiarán de lo que las Mujeres Jóvenes aprenderán en los próximos meses.

“Es una época maravillosa para las mujeres de la Iglesia, de todas las edades y procedencia”, dijo él.

La hermana Burton afirmó que las presidencias generales de la Sociedad de Socorro y de la Primaria observarán y aprenderán de la Mesa General Directiva Internacional de las Mujeres Jóvenes.

“Se incluyó la experiencia internacional en nuestras mesas directivas”, dijo ella, al señalar que han llamado a mujeres que han vivido y prestado servicio en la Iglesia fuera de los Estados Unidos. No obstante, es diferente contar con mujeres que prestan servicio y que actualmente viven fuera de Utah, señaló. La Presidencia General de las Mujeres Jóvenes “aprenderá a lo largo del proceso y estaremos atentas y brindaremos asesoramiento muy de cerca”.

Bonnie L. Oscarson, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes

La hermana Oscarson agregó: “Al elaborar esta idea y al hablar de ella en nuestra presidencia, nos aseguramos de conversar con [las presidencias generales de la Primaria y de la Sociedad de Socorro], al saber que en el futuro podrían también impactar sus mesas directivas”.

Ella dijo que las presidencias de Área también han participado en el proceso, al recomendar hermanas para prestar servicio y en darles el llamamiento.

“Ha sido una experiencia muy dulce a medida que se dieron los llamamientos”, dijo. “El espíritu en la salón era tan fuerte y fue una afirmación verdadera para nosotros que esto va a funcionar, que nos podemos comunicar de manera espiritual”.

Estas hermanas, agregó, fueron elegidas por inspiración, aunque como presidencia no llegamos a conocerlas en persona.

“Ellas tienen los dones, los talentos y la fortaleza, y esto fue notorio mientras hablábamos las unas a las otras”.

Las mujeres darán un informe a la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes,

“pero esperamos que usen la información que están recopilando y que también mantengan informada a la Presidencia de Área. Creemos que serán un recurso para esta última”.

La hermana Oscarson dijo que la tecnología permite que la comunicación, con los teléfonos celulares, el correo electrónico y las teleconferencias, sea posible a bajo costo.

Añadió que las miembros de la mesa directiva se reunirán, se les darán asignaciones y ayudarán con la capacitación.

“Vamos a pedirles que se sienten en comités para que elaboren programas. Por ejemplo, si decidimos que era hora de volver a hacer el manual de campamento, podemos organizar un comité; “y pensar en el gran valor de tener hermanas de todas partes del mundo para compartir su opinión en cuanto a cómo se realiza un campamento en diferentes países”.

La hermana Wixom dijo que la Mesa Directiva General Internacional unificará a las mujeres de la Iglesia. “Es posible que vivamos en diferentes países y que tengamos culturas distintas, pero nuestras necesidades son las mismas y nuestro propósito también”.

Para obtener más información acerca de cada miembro de la mesa directiva, visite lds.org/go/YWbios