Nueva alineación de las estacas de Guadalajara

  Por J. Armando González M. Revista Liahona México

  • 10 julio 2012

La ciudad de Guadalajara es una ciudad en constante movimiento y gran auge, en la que el mejoramiento de la convivencia ha aplicado nuevas leyes.  Un ejemplo de esto es el magnífico aspecto que guarda el centro de la ciudad. Al mismo tiempo su crecimiento poblacional los ha llevado a establecer nuevos sitios urbanos hacia las orillas de la ciudad, y la creación, no sólo de nuevas rutas, sino también la adquisición de mejores sistemas de trasporte; y como muestra de ello el macrobús. Al unísono, la actividad económica se ha visto fortalecida por el  incremento de centros comerciales en zonas antes habitacionales.

Los líderes en Guadalajara han reconocido estos cambios sustanciales en la ciudad y la gran necesidad que surge de una realineación de límites que permitan una distribución geográfica equilibrada entre las estacas, una proyección de crecimiento, y un equilibrio entre los miembros y líderes de cada una de ellas. Cada Presidente de Estaca presentó en consonancia  argumentos y planteamientos para alcanzar los objetivos de la Iglesia. Al lado del Setenta de Área, trabajaron por más de ocho meses, hasta tener un planteamiento consistente para  presentarlo a la Presidencia de Área. Lo entregado era un trabajo descomunal: mapas, listados de membresía, nombres de líderes y demás información que mostraban un proyecto sustentable y de incalculable valor; por consiguiente,  la Presidencia de Área involucró dos departamentos clave para afinar este proyecto.

Uno de ellos fue el MLU, quien administra la información de la membresía, no sólo de sus datos personales, sino también de su progreso espiritual; tales como ordenanzas y llamamientos; información que se lleva en sofisticados sistemas de cómputo que permiten analizar la viabilidad de la nueva alineación propuesta por los Presidentes de Estaca. El otro Departamento incluido fue Planeación, quienes manejan la información de los edificios, las características y capacidades de cada uno de ellos, de su ubicación y de los accesos con los que cuenta la ciudad para llegar a ellos.  Estos dos Departamentos también trabajaron en conjunto con los líderes locales para afinar y pulir la realineación de las Estacas de Guadalajara.

El Presidente de la entonces Estaca Moctezuma mencionó, que el Espíritu con el que se llevaron a cabo estas reuniones había sido de armonía y común acuerdo, sin lugar a dudas la revelación estuvo presente en cada líder que participó.

Es edificante ver a poseedores del sacerdocio, recibir inspiración para aportar las mejores ideas en pro del crecimiento y desarrollo de la Iglesia en Guadalajara.  Así como  fueron apoyados por las Oficinas Administrativas con la aplicación de tecnologías únicas en la Iglesia y la Presidencia de Área, Setenta y presidencias de Estaca, también concretaron el proyecto final, donde ahora seis Estacas en Guadalajara quedan perfectamente equilibradas en su distribución geográfica, en la distribución de edificios, de miembros, y por supuesto, de líderes, con lo que se mantuvo una simetría que, con toda seguridad, los llevará a un crecimiento real en cada unidad y en cada organización auxiliar.  Ésta es una gran bendición, que los más de dieciocho mil miembros en Guadalajara percibieron en las Conferencias que se llevaron de manera simultánea el pasado veinticuatro de Junio.