Nuevos logros en Indexing

- Marta Fdez-Rebollos

  • 5 de Agosto de 2013

Reunión de capacitación de Indexing en Tarragona/Foto:Alberto Olivier

Desde que los líderes de la Iglesia hicieron el llamamiento a los Santos de comprometerse con la obra de indexación, y nos dieron las herramientas oportunas para ello, son muchos los miembros de España y de todo el mundo que dedican su tiempo a esta extraordinaria obra.

En el barrio de Tarragona, la hermana Eva Fernández es un ejemplo de dedicación a esta causa. Por eso, hace unas semanas se le entregó un certificado muy especial en el que se reconoce su labor en la indexación de 10.000 nombres o registros. Y la cuestión es que no lleva muchos años trabajando en este tema, ya que empezó a indexar en el mes de febrero de este año.

La hermana Eva Fernández, de Tarragona, ha indexado más de 10.000 nombres entre febrero y agosto de 2013/Foto: Alberto Olivier.

Su amor por esta obra ha crecido a medida que se ha esforzado por transcribir los nombres de personas registradas en antiguos documentos y digitalizados para estar al alcance de todos los miembros a través de indexing.familysearch.org. Y recientemente ha compartido su conocimiento y su experiencia con un grupo de hermanos y hermanas de Tarragona, que acudieron a una capacitación en la que todos salieron con nuevas metas relacionadas con este gran proyecto de indexación.

La hermana Fernández expresa de este modo sus sentimientos hacia lndexing:

“Empecé a Indexar por curiosidad. Luego me pareció entretenido. Después me interesó mucho. Y ahora es una gran bendición para mí. Ahora, cuando indexo, pienso en los nombres de todas esas personas y en que les puedo ayudar un poquito. Ya no es solo curiosidad, ni entretenimiento; me ha ayudado a entender mejor qué es el servicio. Que tomando solo un poco de mi tiempo, puedo ayudar a muchas personas. Todos podemos indexar, y os animo a poder empezar en este programa maravilloso.”

Ójala cada miembro pueda desarrollar un amor más grande hacia la historia familiar en general y la indexación en particular. Sin duda, a medida que nos perfeccionemos en esta labor, estaremos cumpliendo en cada uno de nosotros la promesa de ser “salvadores en el monte de Sión”.