Noticias y eventos de la Iglesia

El Libro de Mormón: Cómo recoger a Israel, cómo prepararse para la Segunda Venida

- Por R. Scott Lloyd, redactor de Church News

  • 28 enero 2013

El élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, habla en la última sesión del Seminario para nuevos presidentes de centros de capacitación misional y para directores de centros de visitantes, el 17 de enero. Fotografías por R. Scott Lloyd

Provo, Utah

El Libro de Mormón está “dirigido específicamente al resto de la casa de Israel”, y es una señal para el mundo de que el Señor ha comenzado a recoger a Israel esparcido, dijo el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, el 17 de enero.

Con los comentarios del élder Nelson en el Edificio Conmemorativo José Smith en Salt Lake City se concluye el Seminario para nuevos presidentes de centros de capacitación misional y para directores de centros de visitantes de 2013 realizado en tres días. Él dirigió la palabra a los 18 matrimonios de esposo y esposa que están por salir y que se encontraban en el Centro de Capacitación Misional de Provo durante los dos primeros días del seminario, los que recibieron capacitación e instrucción finales en Salt Lake City. (Otros informes de este seminario se encuentran en Noticias y eventos de la Iglesia del 24 y 25 de enero.)

Refiriéndose al capítulo 5 de la guía misional Predicad Mi Evangelio, el élder Nelson señaló que se nos enseña de cinco cosas acerca del Libro de Mormón: que es la piedra clave de la religión mormona, que testifica de Cristo, que junto con la Biblia se apoyan mutuamente, que contesta las preguntas del alma y que acerca a las personas más a Dios.

“Aquellas son declaraciones buenas y verdaderas, pero ¿cuál sería la perspectiva de nuestro Padre Celestial y de Su amado hijo, Jesucristo, si les preguntáramos cinco cosas acerca del Libro de Mormón”?, preguntó él. “No creo que serían esas cinco”.

Él dijo que la perspectiva del Padre y del Hijo al aparecerse al profeta José Smith en la Arboleda Sagrada “la determinarán las dos antiguas promesas que Ellos han hecho a toda la humanidad”.

El élder Nelson señaló que esas promesas eran que Israel esparcido sería congregado y que el Señor vendría otra vez.

“Estas dos promesas habrían sido primordiales cuando Ellos marcaron el comienzo de la última dispensación, esta dispensación del cumplimiento de los tiempos”, dijo él.

El élder Nelson señaló que todas las dispensaciones del Evangelio anteriores se han limitado en el tiempo y en el lugar, pero no es así con ésta, la dispensación final.

En la dispensación de Abraham, el élder Nelson dijo: Dios hizo convenio de que por medio del linaje de Abraham, la gente de todas las naciones sería bendecida. Otros componentes del convenio fueron una posteridad innumerable, se podrían heredar ciertas tierras, el Salvador del mundo vendría por medio del linaje y que la posteridad de Abraham serían los oficiales poseedores del sacerdocio a todas las naciones, explicó él.

El élder David F. Evans, de los Setenta, a la izquierda, el élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce, la hermana Wendy Nelson y el élder Russell M. Nelson saludan a los matrimonios que salen de la sala luego del discurso del élder Nelson.

El élder Nelson recordó que Israel fue desobediente y se los dispersó como resultado de ello, pero Dios prometió que con el tiempo Israel esparcido se reuniría de nuevo al redil del Señor.

“El comienzo de la portada del Libro de Mormón hace referencia a la casa de Israel y los tres discursos de despedida de Mormón y de Moroni concluyen el Libro de Mormón al hacer referencia al recogimiento de Israel”, explicó el élder Nelson. “Así que todo el contenido del Libro de Mormón se encuentra entre las enseñanzas de esta doctrina. Es una de las enseñanzas importantes de la Iglesia”.

Citó estas palabras de Cristo: “… recogeré a mi pueblo de su larga dispersión, oh casa de Israel, y estableceré otra vez entre ellos mi Sión” (3 Nefi 21:1).

“Así que la salida a luz del Libro de Mormón existe como una señal a todo el mundo de que el Señor ha comenzado a recoger a Israel y a cumplir con los convenios que hizo a Abraham, a Isaac y a Jacob hace 4.000 años”, comentó el élder Nelson.

“No sólo enseñamos este concepto, sino que participamos en él”, comentó a los matrimonios misioneros que salían. “Participamos al ayudar a congregar a los escogidos del Señor a los dos lados del velo. Feliz y maravillosamente, la invitación a venir a Cristo también puede hacerse a aquellos que han muerto sin un conocimiento del Evangelio Parte de la preparación de ellos requiere que otras personas realicen obras en la tierra”.

Él dijo que su esposa, Wendy, a quien había presentado al grupo anteriormente en la sesión, “está preparada para recibir un llamado a la acción en la noche”. Él explicó que ella siente el llamado de sus antepasados y que trabaja hasta bien entrada la noche investigando a fin de encontrarlos. “Ella proporciona a nuestra familia suficientes nombres de aquellas personas que evitan que duerma en la noche”.

Añadió, en cuanto a quienes se dedican a recoger a Israel esparcido: “Así que reunimos los cuadros genealógicos y creamos hojas de grupo familiar y efectuamos la obra vicaria en el templo a fin de recoger a las personas para el Señor y sus familias, sus familias eternas”.

La promesa del recogimiento es importante, dijo el élder Nelson, ya que es “un preludio prometido a fin de preparar al mundo para la Segunda Venida del Señor. Así que, desde el punto de vista de la Deidad, el Libro de Mormón y el establecimiento de la Iglesia abren la puerta ahora hacia el cumplimiento de esas dos grandes promesas que están pendientes.

“El Libro de Mormón es el instrumento de Dios que salió a luz para lograr estos dos objetivos divinos”.