Noticias y eventos de la Iglesia

Comentarios de la Iglesia sobre los misioneros que fallecen

Por De la Sala de prensa mormona

  • 6 septiembre 2013

La obra misional es intrínsecamente segura, dijo el 4 de septiembre el élder David F. Evans, director ejecutivo del Departamento Misional de la Iglesia.  Video cortesía de la Sala de prensa mormona.

El fallecimiento de un misionero lo siente cada miembro de la Iglesia de una manera profunda y personal, dijo el 4 de septiembre el élder David F. Evans, de los Setenta, y Director Ejecutivo del Departamento Misional de la Iglesia.

Él habló sobre el hecho de que 10 jóvenes misioneros que prestaban servicio en todo el mundo han fallecido a causa de accidentes o enfermedad en el transcurso de este año. El último accidente grave se produjo en Idaho, el 3 de septiembre, un accidente de tráfico dejó a un joven misionero hospitalizado y con respirador artificial.

“Para la Iglesia, y en particular para las familias de esos misioneros que han perdido sus vidas, sabemos que la pérdida de incluso un solo misionero es demasiado”, dijo el élder Evans. “A estas familias notables extendemos nuestro amor, nuestra fe, nuestra esperanza y nuestras oraciones, y oramos para que obtengan paz y consuelo durante este momento de dolor”.

El élder Evans dijo que, afortunadamente, estos sucesos son escasos y que la obra misional es intrínsecamente segura. La tasa de mortalidad para los misioneros es significativamente menor que la de aquellos en el mismo grupo de edad en la población general.

Es difícil determinar datos que proporcionen una comparación exacta, pero los datos pertinentes de la Organización Mundial de la Salud indican que la tasa anual de mortalidad de jóvenes en todo el mundo, en ese grupo de edad, es aproximadamente 205 fallecimientos por cada 100.000 habitantes. Para los misioneros, esa cifra es menos de la vigésima parte de ese número. Sin embargo, ninguna estadística puede disminuir el dolor por el fallecimiento de un misionero.

La Iglesia hace todo lo posible para proteger la seguridad de sus misioneros, incluso proporcionar capacitación sobre la seguridad personal y buenos hábitos de salud, reiteradas instrucciones sobre seguridad para los misioneros en automóviles y bicicletas; y continua consulta con los líderes locales de la Iglesia sobre la seguridad de áreas y barrios específicos.

El élder dijo que el fallecimiento de 10 misioneros este año no representa una tendencia. Históricamente, el fallecimiento de misioneros ha tenido un promedio de unos pocos al año, por causa de accidente o enfermedad. Números similares de fallecimientos tuvieron lugar en 2003 y 2008.

En la actualidad, hay más de 77.000 misioneros, 70.000 son misioneros jóvenes, prestando servicio en todo el mundo, un 38 por ciento más de lo que había a esta fecha hace un año.