Noticias y eventos de la Iglesia

La Iglesia en Centroamérica ejemplifica el “apresurar la obra”

Por Por Jason Swensen, redactor de Church News

  • 11 Febrero 2014

De derecha a izquierda, el élder Quentin L. Cook, el élder Ulisses Soares y el élder Kevin R. Duncan saludan a los miembros del Área Centroamérica.  Foto por el élder Don Searle.

“Ustedes están trabajando en un momento en que la obra del Señor se apresura grandemente”, dijo el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, a un grupo de más de 700 misioneros de tres misiones diferentes en la ciudad de Guatemala durante un viaje reciente a Centroamérica.

“Apresurar la obra de salvación” fue un tema recurrente durante la visita del élder Cook en el Área. Lo acompañaron su esposa, la hermana Mary Cook, junto con el élder Ulisses Soares, de la Presidencia de los Setenta, y su esposa, la hermana Rosana Soares. También participó la Presidencia de Área de Centroamérica: el élder Carlos H. Amado, el élder Kevin R. Duncan y el élder Adrián Ochoa y sus esposas, la hermana Mayavel Amado, la hermana Nancy Duncan y la hermana Nancy Ochoa.

Las Autoridades Generales visitaron y hablaron con los misioneros, los líderes locales y con más de 10.000 miembros en persona y miles más por medio de internet en las reuniones en toda el Área desde el 17 al 26 de enero. Se unieron a ellos en sus diversas tareas varios Setentas de Área, entre ellos el élder Pedro E. Abularach, el élder German Laboriel, el élder Cesar A. Morales, el élder Ricardo Valladares, el élder Alejandro López, el élder Ángel Duarte, el élder Jared R. Ocampo, el élder José E. Maravilla, el élder Sam M. Gálvez y el élder Valeri V. Cordon.

El élder Cook regresó de su gira centroamericana impresionado e inspirado por la devoción diaria de los miembros y la capacidad y dedicación de la Presidencia de Área y los líderes locales.

“Centroamérica es una zona fuerte del mundo que está creciendo en bautismos de conversos y en actividad de los miembros”, dijo a Church News. “Cosas extraordinarias están sucediendo allí. Toda el Área es un gran ejemplo de apresurar la obra en la Iglesia”.

Además de realizar una examinación minuciosa del Área, el élder Cook y las demás autoridades visitantes presidieron una variedad de reuniones con los misioneros, los líderes locales y los miembros. Allí fueron testigos de las oportunidades globales del Evangelio en la vida de cada Santo de los Últimos Días.

Al hablar a un grupo de empleados en una reunión que se originó en la ciudad de Guatemala y se transmitió vía internet para los centros de servicio de la Iglesia en Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, el élder Cook dijo: “En Centroamérica tenemos tres nuevos templos y tres nuevas misiones. Están ayudando a apresurar la obra. Están trabajando en la viña. Apresurar la obra combina la obra misional y la obra vicaria por los muertos”, dijo a más de los 400 empleados en los distintos lugares.

Durante una conferencia de estaca especial en Momostenango, Guatemala, el élder Cook dijo a la congregación que tienen el deber de compartir la palabra de Jesucristo en Guatemala. También hizo hincapié en que la organización de los cielos serán familias y alentó a los miembros a hacer su obra de historia familiar para sus propias familias.

Los misioneros del CCM en la ciudad de Guatemala, Guatemala, escuchan el consejo del élder Quentin L. Cook y otras Autoridades Generales. Foto por el élder Don Searle.

A menudo, el élder Cook dedicó tiempo para estrechar la mano de los miembros y los misioneros. Después de estrecharle la mano a cientos de misioneros en la capilla de Montufar en la ciudad de Guatemala, él dijo: “Fue maravilloso estrecharles las manos y mirarlos a los ojos. Le diré a los Doce, cuando dé mi informe, sobre cómo me sentí cuando estreché sus manos”. Él dijo que esas interacciones “son algo muy preciado”.

El élder Cook señaló: “Nunca ha habido una época en que es más importante en que lleguen a ser parte de los barrios y las ramas donde se les han asignado, conocer a las personas, ser parte de la dirección espiritual del barrio”.

El líder de la Iglesia le dijo a los misioneros en el centro de capacitación misional en la ciudad de Guatemala: “Como uno de los apóstoles, la razón más importante de estar aquí es dar testimonio de Jesucristo y la expiación. La Expiación vence la muerte y, con el arrepentimiento, puede vencer el pecado”.

El élder Cook disfrutó el reunirse con otras grandes congregaciones de fieles y dedicados Santos de los Últimos Días en El Salvador y Costa Rica, mientras que el élder Soares fue recibido cálidamente por los miembros en las reuniones de Honduras y Nicaragua.

De izquierda a derecha, élder Carlos H. Amado, hermana Mayavel Amado, hermana Mary Cook y élder Quentin L. Cook durante una visita en Centroamérica. Foto por el élder Don Searle.

Mientras conversaba con los misioneros de las Misiones San Pedro Sula Este y San Pedro Sula Oeste en Honduras, el élder Soares instruyó del libro de Éter. Él dijo que el hermano de Jared labró las piedras con gran fe para que el Señor pudiera hacer lo que fuera necesario para proporcionar luz en los barcos. (Véase Éter 3:1-6.)

“Piensen en sus misiones como la piedra”, continuó. “Tienen que cortar [la piedra] al planear, trabajar, estudiar y obedecer. Las piedras representan todo el trabajo que podemos hacer en la misión. Después de que hayamos hecho todo lo posible, le pedimos al Señor que toque las piedras para que podamos ver los milagros”.

Añadió que los miembros de Centroamérica son bendecidos al servir en una época en que el Señor está apresurando Su obra.

Algunas familias que viven en la zona de Centroamérica enfrentan “grandes desafíos” al proveer para sus familias, señaló el élder Cook. “Sin embargo, espiritualmente son absolutamente magníficos. Son muy trabajadores y hay mejora continua tanto en su situación temporal como en la espiritual”.