Noticias y eventos de la Iglesia

El logotipo de la Iglesia se publica en más de 100 idiomas

Por Chelsee Niebergall, Noticias y eventos de la Iglesia

  • 23 Mayo 2011

Con la reciente publicación del logotipo de la Iglesia en bosnio, macedonio, montenegrino, persa, tshiluba y yapés, el identificador de la Iglesia ya se ha publicado en más de 100 idiomas.

El número de idiomas creciente en que se ha traducido el logotipo de la iglesia es simplemente el reflejo del crecimiento de la Iglesia alrededor del mundo.

El proyecto comenzó en diciembre de 1995, cuando el presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008) indicó que se debía adoptar un nuevo logotipo de la Iglesia. El logotipo se diseñó de manera que el nombre del Salvador era la característica más prominente en el nombre oficial de la Iglesia, y se ha traducido a varios idiomas desde entonces.

Debido a que el nombre y el logotipo de la Iglesia son identificadores importantes—y porque son marcas registradas, o están protegidos de alguna otra manera en todo el mundo—la Iglesia ha creado normas para el uso apropiado del nombre y el logotipo de la Iglesia.

Las unidades locales pueden usar el nombre escrito de la Iglesia (no el logotipo) cuando se cumplen las siguientes condiciones:

  • La actividad o la función con la que se asocia el nombre está oficialmente patrocinada por la unidad. Por ejemplo, un programa de la reunión sacramental.
  • El nombre de la unidad local precede al nombre de la Iglesia.
  • El tipo de letra no imita ni se parece al logotipo oficial de la Iglesia.

El logotipo oficial de la Iglesia sólo se puede usar para asuntos aprobados por el Departamento de Correlación de las Oficinas Generales de la Iglesia, como los siguientes:

  • Publicaciones y cartas oficiales de la Iglesia
  • Placas de los misioneros
  • Señales del exterior de los centros de reuniones

El logotipo no se puede usar como elemento decorativo o como salvapantallas de una computadora. Tampoco se puede usar de manera personal, comercial, o promocional.

La importancia del nombre de la Iglesia se origina del hecho de que se le dio a José Smith en revelación en 1838. La revelación se encuentra en Doctrina y Convenios 115:4.