Noticias y eventos de la Iglesia

Los miembros de la Iglesia en Croacia celebran la presencia de la Iglesia en el país durante 40 años

  • 10 octubre 2012

El élder Erich W. Kopischke, de los Setenta, saluda a los dignatarios como parte de la celebración de tres días por la presencia de la Iglesia en Croacia durante 40 años.  Fotografía cortesía de Noticias de la Iglesia.

Para conmemorar el 40 aniversario de los primeros bautismos realizados en la antigua Yugoslavia, bautismos realizados por Krešimir Ćosic, más de 375 personas se reunieron en Croacia durante tres días de celebraciones.

Estos eventos, presididos por el élder Erich W. Kopischke, de los Setenta, presidente del Área Europa, también celebraron que todos los países de la antigua Yugoslavia, y Europa, tienen misioneros de proselitismo y unidades de la Iglesia.

Ésta fue la primera vez que los miembros de la Iglesia de cada uno de los cuatro países de la Misión Adriático Norte (Bosnia y Herzegovina, Croacia, Serbia y Eslovenia) se habían reunido desde la Guerra de los Balcanes en la década de 1990.

Contar la historia local de la Iglesia

Las primeras celebraciones se llevaron a cabo el 1 y 2 de junio, en la propiedad de Krešimir Ćosić Dvor (su residencia) en la isla de Ugljan, cerca de Zadar, Croacia. Los dos días en la isla incluyeron un devocional especial por la tarde; bautismos de nuevos conversos en el Adriático por la mañana; capacitación de los líderes del sacerdocio, las mujeres y los jóvenes; y un recorrido por los sitios históricos de la Iglesia en los alrededores de Zadar, donde Krešimir Ćosić creció y comenzaron las primeras actividades de la Iglesia en Yugoslavia.

La historia de la Iglesia en esta tierra comenzó con el bautismo de Krešimir Ćosić en Utah en 1971. Krešimir, un joven héroe nacional de deportes de Yugoslavia, había ido a la Universidad Brigham Young para jugar al baloncesto. Rápidamente regresó a su amada patria para compartir las bendiciones del Evangelio con los habitantes de su país. La historia paralela de “Kreso” y el comienzo de la Iglesia se representó en una obra teatral y se celebró con alegría.

Muchos de los primeros miembros de la Iglesia en estos países, junto con los primeros misioneros y miembros que jugaron un papel decisivo en el crecimiento de la Iglesia aquí, viajaron para participar en la celebración. Los participantes incluyeron a la familia de Truman y Ann Madsen, que interpretaba la hermana Madsen, su hija Mindy M. Davis y Molly Davis, nieta de la hermana Madsen.

Ann habló de los días de Kreso en BYU y de su conversión. Mišo y Ankica Ostarčevic, la primera pareja que Kreso bautizóy los primeros que se sellaron en el templo, hablaron de las primeras dificultades de la joven Iglesia en Zadar y en otras partes de Croacia. Ivan Valek, amigo y presidente de distrito desde hace mucho tiempo, agregó sus recuerdos y testimonio. Doug Richards, compañero de baloncesto y uno de los primeros misioneros con Kreso, y su esposa Kerry, describieron sus experiencias con Kreso en BYU y en Yugoslavia. Mila Ranovic, la primera misionera que salió de Serbia, contó su historia y la historia del inicio de la Iglesia en Serbia. Albin y Boža Lotrič (él fue el primer hombre de Eslovenia que se unió a la Iglesia, y ellos fueron el primer matrimonio que vivía en Eslovenia y que se selló en el templo) contaron otros acontecimientos relacionados con su país. Johann Wondra, quien había presidido la misión y su esposa Úrsula, contaron anécdotas de su tiempo de servicio. Durante el devocional, todos hablaron acerca de la historia que habían presenciado.

El élder Kopischke concluyó con un resumen del gran legado de fe que existe en estos países y el maravilloso futuro de la Iglesia que les espera.

A la mañana siguiente, Swen R. Swensen, quien presidía la misión a mediados de la década de 1990, y su esposa Gretel, discursó en un servicio bautismal, al igual que Taca Mirijevski, uno de los primeros miembros de la Iglesia en Serbia.

Conmemoración del crecimiento de la Iglesia y las perspectivas de futuro

Después de los dos días en la isla de Ugljan y en Zadar, aquellos que se habían reunido viajaron a Zagreb, la capital de Croacia, donde un domingo de conferencia conmemorativa se llevó a cabo con otros miembros, investigadores e invitados, incluso los dignatarios superiores del gobierno tanto locales como nacionales, líderes religiosos y miembros de los medios de comunicación.

El élder Kopischke habló acerca de la Iglesia en Croacia en esa reunión: “Estoy plenamente convencido de que la Iglesia y sus miembros bendecirán la nación croata… La fortaleza de la Iglesia proviene de las personas, de lo que las personas hacen y lo que ellas representan”.

El élder Kopischke dijo que una relación personal con Dios “no es sólo una filosofía. No es sólo una tradición. Es real. Y esta creencia personal tiene un impacto en la forma en que actuamos. No se puede decir: ‘creo en Dios, pero odio y no tolero a mi prójimo’. Esto no es posible. No se puede decir: ‘amo a Dios’ y [no ser] tolerante con alguien que tiene diferentes creencias. Todos somos hijos de nuestro Padre Celestial”.

El élder Kopischke aseguró a los invitados: “Nos uniremos a ustedes en cualquier coalición de buena voluntad para proteger los valores de las familias, el matrimonio, la libertad y el trabajo arduo”.

La conferencia de distrito de Croacia, que siguió a continuación, fue la experiencia culminante del fin de semana.

  • El presidente Miljenko Babić, presidente del distrito de Croacia, y su consejero, Jasmin Ibrahimovic, hablaron de su esperanza por tener una futura estaca. Hablaron acerca de la unidad, la fe y el amor que se necesitaría para lograr esta meta.
  • La hermana Fatima Hamzac, presidenta de la Sociedad de Socorro del distrito, enseñó cómo buscar y encontrar lo bueno en las demás personas.
  • El presidente Edward B. Rowe, de la Misión Adriático Norte, habló de 40 años de construir un cimiento firme y declaró que se había terminado el cimiento y que había llegado el momento para erigir el “hermoso edificio que el Señor pretende que tengamos aquí”.
  • El élder Kopischke terminó la reunión explicando que “Croacia está en marcha… Cuando las personas sean felices, la Iglesia crecerá. La fuente máxima de felicidad es Jesucristo”.

En 1985 se dedicó Yugoslavia para que se predicara el Evangelio por el entonces élder Thomas S. Monson. Más recientemente, en septiembre de 2010, el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, dedicó los países que componían la antigua Yugoslavia.

En cuanto a los eventos del 40 aniversario, el presidente Rowe dijo: “Reunimos a nuestros miembros activos, menos activos y futuros miembros de todos los confines de la misión. Los invitamos a un encuentro pacífico, donde podían ver más allá de sus ambientes diarios y así poder tener una verdadera visión de quiénes son y de lo que el Señor planea que lleguen a ser. Lo que sucedió durante estos tres días fue un increíble y sagrado derramamiento del Espíritu sobre aquellos reunidos de estas naciones”.