Noticias y eventos de la Iglesia

Élder Ballard: Cómo ayudar a los misioneros a obtener aptitudes de liderazgo

Por Jason Swenson, redactor de Church News

  • 3 Julio 2014

El élder M. Russell Ballard habla durante el Seminario para nuevos presidentes de misión, el miércoles 25 de junio, en el CCM de Provo.  Fotografía por Welden Andersen.

PROVO, UTAH

Desde la época en que él presidió sobre la Misión Canadá Toronto, hace cuatro décadas, el élder M. Russell Ballard ha visitado cientos de misiones en todo el mundo. Sus viajes le han ayudado a comprender los principios claves esenciales para fortalecer y elevar a una misión.

El élder Ballard, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, se centró en tres de estos principios durante su discurso del 25 de junio, en el seminario de 2014 para nuevos presidentes de misión.

“En primer lugar, me centraría antes en escuchar y deliberar en consejo con los misioneros líderes. En segundo lugar, me enfocaría aún más en edificar un firme liderazgo en la misión. Por último, haría hincapié en el mensaje sencillo y claro de la doctrina de Cristo y ayudaría a mis misioneros a mantener la mira puesta en los profetas y apóstoles vivientes”.

Los consejos de la misión, declaró, pueden desempeñar un papel fundamental en la obra misional.

“He aprendido que los misioneros líderes responden y dirigen mejor cuando tienen la oportunidad de descubrir y solucionar los problemas en consejo con el presidente de misión y su esposa”.

Es de vital importancia que a los misioneros líderes se les enseñe a dirigir, añadió. Resistir el impulso de controlar todo en la misión y permitir que los misioneros líderes hagan su trabajo.

“En otras palabras, conferirles, guiarlos y permitirles que tengan dominio o mayordomía en las áreas que se les haya asignado”, dijo él. “Si usted confiere poder a los misioneros líderes, los bendecirá. Si no lo hace, usted se sentirá abrumado, ya que sencillamente no podrá estar al mismo tiempo en todas partes de la misión”.

Algunas de las reuniones más importantes que llevará a cabo un nuevo presidente de misión al comienzo de ella, son el consejo de líderes de la misión y las conferencias de zona.

El élder Ballard les dio cinco sugerencias para utilizar mejor los consejos de líderes de la misión.

1. No predique. “En su lugar, implemente el sistema de consejo del Señor”.

2. Establezca un plan. “Un presidente de misión eficaz tiene un plan. “Y no tiene que incluir al principio todos los detalles de lo que desea hacer”.

3. Anime la libertad de expresión. “Haga que los misioneros líderes analicen y sugieran el modo de lograr el plan que usted les presenta de acuerdo con las Escrituras, las enseñanzas proféticas de los profetas y apóstoles modernos, Predicad Mi Evangelio, y las pautas e instrucciones vigentes del Departamento Misional”.

Un nuevo presidente de misión inspecciona la reseña de la lección durante el seminario que se llevó a cabo en el Centro de Capacitación Misional de Provo, el miércoles 25 de junio. Fotografía por Welden Andersen.

El élder Chi Hong (Sam) Wong, a la derecha, y la hermana Carol Wong buscan el lugar de una misión en el mapa del CCM de Provo. Fotografía por Welden Andersen.

La hermana Kathy Zarbock y el presidente John S. Zarbock, llamados a prestar servicio en la Misión Micronesia Guam, utilizan aparatos electrónicos antes de una división en grupos, en el seminario de 2014 para nuevos presidentes de misión, el 25 de junio. Fotografía por Welden Andersen.

4. Confiera poder a las líderes de capacitación de las hermanas al escucharlas y animarlas a participar. “Utilice uno de los recursos más importantes que va a tener en la misión, las líderes de capacitación de las hermanas”.

5. Capacite hasta que el sistema de consejos esté profundamente arraigado en la cultura de la misión. “Cultive un espíritu de equipo que colectivamente le brindará éxito”.

El élder Ballard define el término “cultura de la misión” como “una expresión que define lo que sucede cuando usted no está presente”.

Presidir sobre una misión requiere paciencia, dijo él. Los misioneros van y vienen cada seis semanas, así que el presidente de misión y su esposa deben enseñar y practicar el sistema de consejos una y otra vez a lo largo de su misión.

Entonces, el élder Ballard ofreció algunas sugerencias adicionales para los nuevos presidentes de misión:

Hacer hincapié en que capacitar a un nuevo misionero es la asignación de liderazgo más importante. “Indique que entre las asignaciones de liderazgo en la misión, la capacitación es la que requiere más confianza de ustedes y la bendición del Señor”.

Reconocer aquellos misioneros que desean encontrar, enseñar y bautizar. “Los líderes deben ser hombres y mujeres que deseen encontrar a personas para enseñar. Encontrar es la clave de la obra misional”.

• Descubrir a los misioneros que desean observar las normas y pautas misionales. “Esto significa que debe fomentar un entorno en el que sus líderes se admiran, no envidian. Los líderes deben ser obedientes, fieles y trabajadores”.

Reconocer a los misioneros que motivan a sus compañeros utilizando los principios del Evangelio. “Un líder eficaz sirve a los demás con amor. Los misioneros líderes que sean amigables, eficaces y trabajadores son capaces de inspirar, capacitar, aconsejar y ayudar a los demás misioneros a lograr el éxito”.

El élder Ballard lee luego un poema que escribió su abuelo, el élder Melvin J. Ballard durante los años que presidía la Misión de los Estados del Noroeste. El imperecedero poema enseña acerca de la función poderosa que el Espíritu puede desempeñar en la obra misional diaria.

El apóstol concluyó su discurso aconsejando a los nuevos presidentes de misión y a sus esposas a no preocuparse por las noticias y los informes negativos acerca de la Iglesia que sin duda surgirán de vez en cuando.

“He aprendido que los titulares sensacionalistas de hoy, con el tiempo llegarán a ser históricas notas al pie de página”, dijo. Recuerden siempre que el Evangelio o las ‘buenas nuevas’ que proclamamos, seguirán siendo las noticias más importantes para el mundo que sus misioneros enseñarán en términos claros y sencillos”.

Mantengan los ojos de la misión en los líderes de la Iglesia, añadió. “Enseñen a [los misioneros] a no seguir a los que piensan que saben más acerca de cómo administrar los asuntos de la Iglesia que nuestro Padre Celestial y el Señor Jesucristo”.