Noticias y eventos de la Iglesia

El élder Ballard habla en el aniversario del histórico Kirtland

Por Por Marianne Holman, redactora de Church News

  • 22 Octubre 2013

La tienda de Newel K. Whitney, el edificio original, es la mejor parte para muchos visitantes del pueblo histórico de Kirtland, Ohio.  Foto por James Dalrymple.

Luego de diez años de que el presidente Gordon B. Hinckley caminara las calles y dedicara el histórico Kirtland, Ohio, el élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce, se reunió con Santos de los Últimos Días y miembros de la comunidad para celebrar el gran legado del primer lugar de reunión de la Iglesia.

A pesar de que la tienda y el hogar de Whitney son originales y se construyeron en 1820, ha pasado una década desde que la Iglesia finalizó su renovación y la construcción del Centro de visitantes y el pueblo histórico, incluso un aserradero, una fábrica de potasa, una escuela y una réplica de la posada de John Johnson.

“Nos entusiasma celebrar el décimo aniversario del histórico Kirtland”, dijo Karl Ricks Anderson, historiador y patriarca de la estaca Kirtland, Ohio. “El presidente Gordon B. Hinckley dedicó los sitios de Kirtland en 2003. Una de las cosas que había dicho en la oración dedicatoria es que la gente vendría de todo el mundo a escuchar y a caminar por los lugares sagrados, y obtener un testimonio de la veracidad de la Restauración”.

En los últimos 10 años, más de medio millón de personas visitaron el pueblo histórico y sólo este año ha habido visitantes de muchos países y casi de todos los continentes. En promedio, los sitios reciben aproximadamente 60.000 visitantes y este año hubo 20.000 visitantes sólo en julio.

Para celebrar el aniversario, los miembros de la Iglesia y la comunidad se reunieron en los sitios durante una pequeña recepción. Luego, los invitados fueron al centro de estaca de Kirtland, Ohio, que estaba cerca para escuchar las palabras del élder Ballard; el élder Robert C. Gay, de los Setenta; el élder Robert E. Sorenson, director del Centro de visitantes; y el hermano Anderson; y para escuchar los reconocimientos de miembros de la comunidad. El fin de semana también incluyó una conferencia de estaca y una reunión especial el domingo por la mañana en el Templo de Kirtland con los jóvenes de la estaca.

“Hay grandes lecciones que se reciben, lecciones muy importantes que provienen de Kirtland”, dijo el élder Ballard. “Se recibió más de la mitad de Doctrina y Convenios… Las experiencias pentecostales en el Templo de Kirtland fueron inigualables en la historia religiosa. Cuando pensamos en ‘Kirtland’, pensamos que el cielo estaba con la gente”.

El élder Ballard continuó: “Cuando caminamos por donde caminaron Hyrum o José, [yo] pienso en cuanto al hecho de que por alguna razón podría ser capaz de conectarme con ellos del otro lado del velo y tener ese tipo de fe, con ese tipo de testimonio, con ese tipo de integridad, que tenían esos dos grandes profetas…

“Ésta es una tierra sagrada porque no es algo insignificante darse cuenta de que José Smith, el Profeta de ésta, la dispensación del cumplimiento de los tiempos, caminó estas calles, vivió aquí durante más de siete años y crió parte de su familia aquí. Es tierra sagrada”.

Luego de la reunión para la juventud en el Templo de Kirtland, élder Ballard, tercero desde la izquierda, junto a, desde la izquierda, Jenny Young, presidente Michael B. Haymond, Joyce y Karl Anderson, élder Robert C. Gay, de los Setenta, Susan Selden y élder Walter C. Selden, Setenta de Área. Foto por Tyler Ford Anderson, © IRI.

El élder Ballard dijo que una de las asignaciones más importantes de los miembros de la Iglesia, sin importar cuánto tiempo han sido miembros o dónde se encuentren en el mundo, es obtener una comprensión de “nuestra historia”.

“Ya sea un nuevo converso o un descendiente de los primeros pioneros que de hecho experimentaron estos acontecimientos en Kirtland, es importante para todos los miembros de la Iglesia saber cómo la mano del Señor en realidad tomó la mano de José Smith y Hyrum y los demás, y los condujo por las experiencias que tuvieron al establecer la Iglesia y el reino de Dios una vez más sobre la tierra”, dijo él. “Este pequeño valle tiene gran parte de nuestra historia; nuestra historia doctrinal, [toda] nuestra historia reveladora salió de este pequeño pueblo llamado Kirtland”.

Esta pequeña habitación en la planta superior de la tienda de Whitney es donde se reunió la Escuela de los Profetas en la década de 1830. Foto por James Dalrymple.

A pesar de que el pueblo remonta visualmente a los visitantes al tiempo de la década de 1830, son las lecciones de fe que guiaron a los primeros santos y que deberían guiar a los miembros hoy en día.

“Tenemos un deber primordial, una responsabilidad principal como miembros de la Iglesia de declarar sin vacilar que se ha restaurado la plenitud del evangelio sempiterno de Jesucristo, y el Profeta de ésta, la dispensación del cumplimiento de los tiempos, es el profeta José Smith”, dijo el élder Ballard. “Todas las enseñanzas, doctrinas, mandamientos y ordenanzas que son esenciales para la salvación eterna están una vez más sobre la tierra. Es el gran mensaje que tenemos para declarar al mundo…

“Hoy es el día de acelerar, apresurar la obra. Tenemos 80.000 misioneros por todo el mundo hoy en día. Ellos no pueden hacerlo solos, por eso se debe dar la responsabilidad a los miembros de la Iglesia. Piensen en Kirtland, piensen en Palmyra, piensen en Nauvoo”.

Hay fortaleza que proviene de mirar a los que han vivido antes y el pueblo histórico es una forma en que los miembros de la Iglesia sienten el testimonio y la fortaleza de los primeros miembros de la Iglesia.

James Dalrymple aportó a este informe