Noticias y eventos de la Iglesia

El élder Christofferson aconseja estudiar la vida de José Smith

Por Por Marianne Holman, redactora de Church News

  • 25 septiembre 2013

El élder D. Todd Christofferson y su esposa, Kathy, saludan a los estudiantes en el devocional de BYU-Idaho el 24 de septiembre.

José Smith es el gran revelador de Jesucristo en los últimos días, enseñó el élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles, durante el devocional en BYU-Idaho el 24 de septiembre.

“Sin la comisión del Padre y el Hijo, sin las ordenaciones del sacerdocio y las llaves que recibió de las manos de mensajeros celestiales debidamente designados, sin la plenitud del Evangelio restaurado por medio de las visiones y revelaciones y las traducciones del Libro de Mormón y la Biblia, lo que tendríamos sería algo menor que el cristianismo verdadero”.

La función principal de José y las muchas contribuciones en restaurar la Iglesia de Jesucristo en la tierra hoy en día ha motivado a muchas personas a elogiar o criticar su vida, destacó el élder Christofferson.

“Es natural que cualquiera que se oponga a La Iglesia de Jesucristo de los Santo de los Últimos Días, su obra, sus doctrinas y sus miembros ataque a José Smith”, dijo él. “No deberíamos sorprendernos ni alarmarnos, tampoco estar a la defensiva. El Señor le dijo al Profeta mismo que no se sorprenda”.

A través del estudio de las revelaciones y enseñanzas de José Smith las personas aumentarán su fe en Cristo y fortalecerán su testimonio del Evangelio restaurado. “Nuestro estudio de la vida del Profeta y su ministerio es mucho más que una actividad académica para satisfacer la curiosidad”, dijo él. “En la medida que podamos, deseamos saber lo que él sabía; deseamos comprender lo que él comprendió; deseamos acercarnos más a Dios como él lo hizo…

“El acceso amplio que gozamos de las enseñanzas y obra del Profeta proporciona lo que no sabíamos previamente, confirma algunas cosas que ya sabíamos o pensábamos y da respuestas a las preguntas que podríamos haber tenido”.

El élder Christofferson añadió que de manera realista, las personas no deberían saber todas las respuestas en esta vida o aun todas las preguntas.

El élder Christofferson destacó que la intención del trabajo de algunos investigadores es “sabotear su carácter, aumentar sus defectos y, si es posible, destruir su influencia”.

“El material que producen algunas veces es angustiante y, en ocasiones, los historiadores honestos pueden plantear problemas… Sin embargo, les doy este consejo en sus propios estudios, sean pacientes, no estudien temas de manera superficial y no ignoren el Espíritu”.

Mientras que algunas respuestas aparecen rápido o sin mucho esfuerzo, otras simplemente no están disponibles en ese momento ya que la información o evidencia es insuficiente.

“No supongan, sin embargo, que la falta de evidencia acerca de algo hoy en día significa que la evidencia no existe o que no está próxima en el futuro”, dijo él. “La falta de evidencia no es una prueba… Cuando las respuestas son incompletas o insuficientes por completo, la espera y el estudio paciente por nuevos descubrimientos e información serán premiados con entendimiento”.

Las personas no deberían formar conclusiones basadas en afirmaciones sin investigar o investigaciones incompletas o ser influenciados por investigadores hipócritas, enseñó el apóstol. De las palabras del ayudante del historiador de la Iglesia, Rick Turley, el élder Christofferson dijo: “No estudien sólo un poco de la historia de la Iglesia”.

El élder Christofferson animó a los miembros a que tuvieran cuidado con no reclamar a favor de José Smith atributos perfectos que ni él mismo se reclamaba.

“No tuvo que haber sido sobrehumano para ser un instrumento en las manos de Dios, que sabemos que lo fue… Lo maravilloso no es que nunca haya mostrado debilidades humanas, sino que ha tenido éxito en su misión. Sus frutos no se pueden negar y son incomparables”, dijo él.

Hizo hincapié en la importancia de buscar el aprendizaje tanto por el estudio como por la fe, obtener un “entendimiento completo” por medio del testimonio del Espíritu.

“En cuestión de fe, un testimonio espiritual es fundamental si uno quiere evitar ser ‘[llevado] por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error’”, dijo él.

“Con la seguridad firme que viene del Espíritu, pueden seguir adelante en la obra del Señor y continuar profundizando la relación con el Padre Celestial mientras buscan o esperan las respuestas. Si deciden no hacer nada, hasta que cada pregunta sea contestada y cada pequeña duda sea resuelta, nunca progresarán ya que en esta vida siempre habrá algún problema pendiente, alguna cosa sin explicación”.

El élder Christofferson dijo que “el llamamiento profético de José Smith es la clave de nuestra religión”, sí, el fundamento sobre la cual todos los demás elementos del Plan de Salvación descansa es la crucifixión y resurrección de Jesucristo.

“Entre los mortales, el Señor Jesucristo no ha tenido ningún testimonio más seguro, ningún discípulo más comprometido, ningún defensor más leal que José Smith, Su profeta, vidente y revelador”, dijo el élder Christofferson.

“José Smith ha extendido ante el mundo la revelación preeminente de Jesucristo en nuestro tiempo con su testimonio personal del Salvador resucitado, con la traducción y publicación del Libro de Mormón y con su martirio”.