Noticias y eventos de la Iglesia

El élder Cook pide a los jóvenes adultos que edifiquen el reino

- Por Heather Whittle Wrigley, Noticias y eventos de la Iglesia

  • 4 marzo 2012

En su discurso del devocional del SEI, el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, basó sus comentarios en el dicho popular: “Cualquiera que sea tu arte, haz bien tu parte”.

Cuando servía su misión en Escocia a fines de la década de 1890, el entonces élder David O. McKay (quien prestó servicio como Presidente de la Iglesia entre 1951 y 1970) y su compañero pasaron por un edificio en el que la piedra que estaba arriba de la puerta tenía una inscripción cincelada de una cita que generalmente se le atribuye a Shakespeare, que decía: Cualquiera que sea tu arte, haz bien tu parte.

Tras recordar esa experiencia en un discurso que pronunció en 1957, el presidente McKay pensó para sí mismo: “Eres miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Y lo que es más, estás aquí como representante del Señor Jesucristo… Luego pensé [en] lo que habíamos hecho esa mañana. Habíamos andado de turistas; ciertamente habíamos obtenido instrucción e información histórica, y estaba encantado por ello… Sin embargo, ésa no era la obra misional… Acepté el mensaje que se me dio en esa piedra y desde ese momento procuramos desempeñar nuestra tarea en Escocia” (“Lección 29: David O. McKay: Embajador de Dios en todo el mundo”, Los Presidentes de la Iglesia: Manual del maestro, 1996).

Desde el púlpito del Centro de Conferencia de BYU–Idaho el domingo 4 de marzo de 2012, el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, aconsejó a los jóvenes adultos de todo el mundo a que “ha[gan] bien [su] parte” al evitar ponerse una “máscara”, a actuar según su identidad verdadera, a ponerse metas y a edificar sus países y comunidades.

“Algunos analistas se muestran escépticos en cuanto a lo que su generación logrará”, dijo el élder Cook. “Yo pienso que ustedes cuentan con la experiencia y el fundamento necesarios para ser la mejor generación que haya existido, particularmente en lo que se refiere a hacer avanzar el plan de nuestro Padre Celestial”.

Actúen de acuerdo con lo que son realmente

El élder Cook predijo que habrá gran presión sobre los miembros de la Iglesia para actuar o convertirse en personas que en realidad no son o no quieren ser.

Advirtió en cuanto a participar en actividades de forma anónima, o de una manera que esconda la verdadera identidad de uno, el ponerse una “máscara”. Específicamente mencionó “escribir en línea en forma anónima mensajes de odio, virulentos y prejuiciosos”.

“Lo que vemos en la sociedad, es que cuando las personas se ponen la máscara del anonimato, son más propensas a participar en este tipo de conductas, que son tan perjudiciales para el diálogo cortés”, dijo el élder Cook.

“En el Libro de Mormón aprendemos que Lucifer ‘incita a los hijos de los hombres a combinaciones secretas de asesinato y a toda especie de obras secretas de tinieblas’”, dijo el élder Cook, citando 2 Nefi 9:9. “Si alguna vez tienen el deseo de [ponerse una máscara de anonimato], tengan a bien saber que es una indicación grave de peligro y una de las herramientas del adversario para hacer que hagan algo que no deben hacer”.

El élder Cook dijo que nuestra manera de vestir también puede actuar como una máscara. “La manera en que nos vestimos y adornamos [puede] ser una indicación de rebelión o falta de observancia de las normas morales, y que tenga un impacto negativo en las normas morales de los demás”, dijo.

Vivan de acuerdo con nuestras creencias

Podemos actuar de acuerdo con nuestras verdaderas creencias, dedicando tiempo a aquello que edificará y desarrollará nuestro carácter y nos ayudará a ser más como Cristo, dijo el élder Cook.

“Confío en que ninguno de ustedes considere que la vida sea principalmente ‘diversión y juegos’, sino más bien como un tiempo para prepararse para comparecer ante Dios”, dijo.

Relató una experiencia de su compañero apóstol, el élder L. Tom Perry, quien, junto con otras tropas de ocupación, pasó tiempo reconstruyendo iglesias cristianas después del bombardeo de Nagasaki, Japón, tras la Segunda Guerra Mundial. El día de su partida llegó y otros infantes de marina se burlaban, diciendo que ellos perdían su tiempo trabajando en lugar de divertirse, cuando llegaron más de 200 japoneses cristianos, cantando y ofreciendo obsequios y dando las gracias a quienes habían ayudado a reconstruir sus capillas.

“Piensen en lo importante que fue que algunos soldados emplearan su tiempo restaurando capillas cristianas, en contraste con los otros soldados que se dedicaron a actividades frívolas, tontas o inicuas”, dijo el élder Cook. “Por favor, medítenlo y sean proactivos al escoger en qué usan su tiempo”.

Hizo hincapié: “No les estoy diciendo que anden exhibiendo su religión o que sean fieles superficialmente. Eso podría ser motivo de vergüenza para ustedes y para la Iglesia. Yo me refiero a que ustedes lleguen a ser lo que deben ser”.

Recordó a quienes hayan actuado fuera de los límites de las normas de la Iglesia que, al trabajar con sus obispos, la Expiación proporcionará una manera de arrepentirse y sanar.

Con respecto a la pornografía, la adicción a internet y otras formas de inmoralidad, el élder Cook dijo: “Al avanzar hacia el matrimonio, no deben ponerse máscara alguna que oculte comportamientos indebidos que serán nocivos para ustedes mismos y para el matrimonio”.

Ponerse metas apropiadas

“Con demasiada frecuencia basamos nuestras metas en lo que el mundo valora”, dijo el élder Cook. “Los elementos esenciales son realmente sencillos para los miembros que han recibido las ordenanzas salvadoras. Sean rectos. Formen una familia. Encuentren una manera adecuada de proveer el sustento que necesiten. Sirvan en lo que se les llame. Prepárense para comparecer ante Dios”.

Recordó la enseñanza del Salvador de que “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas 12:15).

Después el élder Cook aconsejó a los oyentes que consideren el ejemplo del presidente Boyd K. Packer, Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, quien mientras servía en la Segunda Guerra Mundial decidió que quería ser maestro, haciendo hincapié en las enseñanzas del Salvador.

“Tomó la resolución de vivir una vida recta”, dijo el élder Cook. “Se dio cuenta profundamente de que él tendría que hallar a una esposa recta y que juntos criarían a muchos hijos. Este joven soldado reconoció que su elección de carrera le otorgaría ingresos módicos y que su dulce compañera tendría que compartir las mismas prioridades que él y estar dispuesta a vivir sin algunos medios materiales.

“Quienes hayan conocido a la hermana Donna Packer saben que, para el presidente Packer, ella ha sido y es la compañera perfecta. Nunca hubo mucho dinero sobrante, pero ellos no se sintieron privados de nada. Criaron a diez hijos, para lo que fueron necesarios los sacrificios. Hoy en día tienen 60 nietos y 79 bisnietos”.

El élder Cook continuó: “Recuerdo los tiernos sentimientos que experimenté cuando me enteré que él se sentía avergonzado como nueva Autoridad General de ir con otras Autoridades a una reunión de líderes de la Iglesia, ya que él no tenía una camisa blanca adecuada”.

Edificando el reino

El élder Cook dijo a los jóvenes adultos de la Iglesia que necesitan continuar la tradición de proteger la rectitud y la libertad religiosa.

Aunque la Iglesia es políticamente neutral, el élder Cook repitió lo que la Iglesia pide a los miembros de comprometerse al apoyar a candidatos y partidos políticos de su elección basados en los principios que protegerán un buen gobierno.

También alentó a los miembros a unirse a otras buenas personas de todas las religiones para defender la libertad religiosa.

El élder Cook concluyó expresando la confianza que los líderes de la Iglesia tienen en los jóvenes de la Iglesia.

“Los líderes de la Iglesia sinceramente creen que ustedes pueden edificar el reino como ninguna generación anterior”, dijo. “Sabemos que el éxito de esta generación es esencial para el continuo establecimiento de la Iglesia y el crecimiento del reino”.

El devocional, de una hora de duración, será retransmitido a muchas áreas del mundo el domingo 11 de marzo de 2012.

Los archivos de audio y video del devocional se guardarán en cesdevotionals.lds.org en varios idiomas en un plazo de tres semanas después de la transmisión.