Noticias y eventos de la Iglesia

El élder Russell M. Nelson insta a los misioneros a refutar rumores

- Por Whitney Evans, redactor de Church News

  • 31 diciembre 2012

El élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, habla durante un devocional en la mañana de Navidad en el Centro de Capacitación Misional de Provo, Utah, el martes 25 de diciembre de 2012.  Ilustraciones por Kristin Murphy, Deseret News.

El élder Nelson animó a los misioneros a que abran la boca, los ojos y que fortifiquen la mente durante un devocional el día de Navidad en el Centro de Capacitación Misional de Provo, Utah.

Miles de misioneros recibieron instrucción del élder Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, Wendy.

En particular, el élder Nelson animó a los misioneros a “abrir los ojos y fortalecer sus mentes contra rumores”. Un rumor popular en circulación es lo que respecta a los misioneros que son llamados a un área y transferidos para abrir la obra en otra área anteriormente cerrada, como es el caso de China.

“Tales rumores son absolutamente falsos. ¡Refútenlos!”, dijo el élder Nelson. “Los líderes de esta Iglesia entran a países que son nuevos para la Iglesia por la puerta delantera. No vamos por la puerta de atrás o el callejón. Nuestras relaciones se basan en la honradez, franqueza, integridad y completa conformidad a las leyes locales”.

Luego citó al presidente Gordon B. Hinckley, quien dijo: “Dondequiera que vayamos, vamos por la puerta delantera. Nuestros misioneros honran las leyes de las naciones a las que van y enseñan a la gente a ser buenos ciudadanos”.

Algunos misioneros se transfieren durante sus misiones y algunos llamamientos se modifican, dijo. Esto puede suceder a medida que se crean nuevas misiones. También dijo que cualquier transferencia o modificación de llamamiento se hace abiertamente.

“Por favor, decidan aquí y ahora a ser ‘quienes rechazan rumores’ y no ‘quienes los esparcen’”, dijo él.

El Salvador vino a dar una segunda oportunidad, continuó. Esto es especialmente reconfortante para quienes sufren a causa del tiroteo en Connecticut, específicamente por Emilie Parker, hija de 6 años de Santos de los Últimos Días.

“Por medio del don del nacimiento del Salvador, Su vida y Su gloriosa victoria sobre la muerte, consuelo y solaz llega a las familias de las víctimas y a todos los que sufren tragedias en esta vida”, dijo el élder Nelson. “Esa misión de Jesucristo nos asegura que la pequeña Emilie Parker y todos los otros inocentes, ¡volverán a vivir! De hecho, ‘todos los niños pequeñitos viven en Cristo’. Su Expiación permite a cada ser humano ser resucitado”.

Los misioneros que van por todo el mundo son “llamados para brindar esperanza, paz, amor y gozo a un mundo sumido en el odio, la contención y el pecado”.

El élder Nelson también advirtió a los misioneros contra aquellos que no tienen motivos buenos. Se colocan a los misioneros en compañerismos y deben protegerse mutuamente y permanecer juntos, dijo él.

“Mantengan sus ojos bien abiertos y cuando vean o incluso sientan un ambiente de maldad, con rapidez vayan a un lugar seguro”, dijo el élder Nelson.

Él expresó la esperanza de que a cada compañerismo se le podría asignar un barrio o rama. Él sugirió que los misioneros conozcan al líder misional de barrio, un contacto de vital importancia para ayudar a los misioneros a conocer las necesidades de las personas del barrio, los que necesitan visitas y los que podrían progresar con la ayuda de los misioneros, y para brindarles referencias a los misioneros para enseñar. Esto es especialmente importante en lugares donde el proselitismo de puerta en puerta es cada vez menos común.

Los misioneros también deben cultivar una relación con el consultor de historia familiar del barrio, de quien dijo que podía llegar a ser su “mayor aliado” para ablandar el corazón de quienes investigan la Iglesia. Trabajando juntos, los misioneros y el coordinador de historia familiar del barrio pueden ayudar a los investigadores a identificar un antepasado, una forma ideal para los misioneros de mostrar su amor por quienes no conocen la Iglesia, dijo él.

Además de alabar al Señor el día de Navidad, el élder Nelson elogió a los misioneros y su generosidad.

“El espíritu de servicio está en el corazón de cada misionero… El participar en el servicio de tiempo completo al Señor Jesucristo en el día de Navidad es un privilegio para nosotros”.

Cuando se encuentran con quienes critican las imperfecciones de las personas en la Iglesia, los misioneros deben “ayudar a quienes critican a que sepan que pueden obtener sabiduría, incluso la exaltación, de la doctrina que se recibió por revelación del cielo a personas imperfectas. Al aplicar esa doctrina, cada persona puede, en su debido tiempo, llegar a ser perfeccionado en Cristo”.

En un momento donde se dan y se reciben regalos, la hermana Nelson habló acerca de los regalos o dones espirituales. Comparándolos con certificados de regalo, dijo que muchas personas reciben regalos o dones que no usan. Ella animó a los misioneros a buscar y utilizar esos dones “con entusiasmo, constantemente, sin cesar”, para ayudarles a superar las debilidades y llegar a ser mejores misioneros.