Noticias y eventos de la Iglesia

El Templo de Roma, Italia, es un indicador prominente del crecimiento de la Iglesia

Por Por Gerry Avant, editor de Church News

  • 9 Abril 2014

Progresa la construcción del Templo de Roma, Italia; algunos andamios se quitaron en marzo. El presidente Thomas S. Monson anunció los planes para construir el templo en 2008 y dedicó el sitió el 23 de octubre de 2010. Se anticipa que el templo se dedicará en 2015.

La obra está avanzando en la construcción del Templo de Roma, Italia, uno de los proyectos de construcción de la Iglesia que ha causado más interés.

El presidente Thomas S. Monson anunció los planes para construir el Templo de Roma, Italia, el 4 de octubre de 2008. Dedicó el sitio y dio la palada inicial para el templo el 23 de octubre de 2010.

“Gran parte del andamio exterior se ha quitado, así que se aprecia la belleza del templo”, dijo el élder William R. Walker, de los Setenta y Director Ejecutivo del Departamento de Templos. Dijo que no se ha determinado una fecha para la dedicación del templo pero puede ser que se lleve a cabo durante 2015.

El Templo de Roma yace en 5.9 hectáreas ubicadas en Via de Settebagni 376, en la esquina noreste de la ciudad. Está siendo construido principalmente con concreto moldado, con una fachada de granito Bianco Sardo; la piedra se extrae y se fabrica en Italia.

El edificio principal tendrá 18,21 metros de altura. Tiene dos agujas; una al oeste de 42,21 metros, y la aguja al este que llegará a los 47,63 metros cuando se coloque la estatua del ángel Moroni sobre ella.

Los oficiales del Departamento de Templos dijeron que el arreglo de la jardinería se ha llevado a cabo con gran cuidado durante el transcurso del proyecto. Se preservó la vegetación existente de pinos piñoneros del sitio, y los olivos se han vuelto a colocar en todo el lugar. Los senderos que rodean el templo están hechos de mosaico extraído de varios lugares en Italia.

La piedra principal en el interior es el mármol Perlato Svevo; forma parte de los pisos, la base de piedra, las paredes y los mostradores en todo el templo. Esta piedra actualmente se extrae de diversos lugares del país y se fabrica en Italia.

Una variedad de materiales se utilizarán en el piso del templo. Se utiliza piedra decorativa en el piso del baptisterio y el gran vestíbulo de escaleras. Los patrones fueron inspirados por la Piazza del Campidoglio de Miguel Ángel, ubicada en la parte superior de la colina Capitoline en Roma. El modelo incluye el diseño ovalado de Miguel Ángel que representa el centro del mundo. Las piedras utilizadas en los diseños del piso provienen de varios países, entre ellos, España, Brasil y Turquía, así como también de Italia.

Las alfombras en el salón celestial y los salones de sellamiento serán color hueso con diseños relacionados a los adornos decorativos pintados en las paredes e inspirados por el Campidoglio.

A la belleza del templo se añadirán pinturas decorativas, cristal de artesanía, ebanistería y molduras en el techo.

El presidente Thomas S. Monson y otros líderes de la Iglesia e invitados participan en la ceremonia de la palada inicial del Templo de Roma, Italia, el 23 de octubre de 2010. Foto por Jason Swensen.

El Templo de Roma, Italia, es uno de los indicadores prominentes del crecimiento de la Iglesia. El élder Walker dijo que él se asombra al ver el crecimiento y el ascendente número de templos, de los 10 que se habían construido para cuando él tenía doce años a los 142 que se han dedicado hasta la fecha. El templo número 143, el Templo de Fort Lauderdale, Florida, se dedicará el 4 de mayo.

“Cuando tenía 11 años de edad, la presidenta de la Primaria de nuestro barrio (Raymond, Alberta, Canadá) dijo que quería que nos memorizáramos los 13 Artículos de Fe y los nombres y lugares de todos los templos de la Iglesia antes de que nos graduáramos de la Primaria”, dijo él. “Había memorizado la mayoría de los Artículos de Fe para ese entonces, y decidí aprender los nombres y lugares de los nueve templos de la Iglesia”.

El élder Walker ya había aprendido sobre los templos construidos en Kirtland, Ohio (1836) y en Nauvoo, Illinois (1846) antes de que los santos emigraran al oeste. Además, ya había aprendido sobre los cuatro templos construidos en Utah: St. George (1877), Logan (1884), Manti (1888) y Salt Lake City (1893), y los que estaban en Laie, Hawai (1919); Cardston, Alberta, Canadá (1923); y en Mesa, Arizona (1927).

“Mi bisabuelo Adam Russell asistió a la dedicación del Templo de Salt Lake City. Lo consideraba uno de los grandes momentos en su vida”, dijo el élder Walker.

Templo de Roma, Italia, representación de un artista.

El Templo en Idaho Falls, Idaho, se dedicó en 1945, cuando el élder Walker tenía sólo un año de edad. El último templo en la lista, el Templo de Berna, Suiza, se dedicó en septiembre de 1955, sólo unos meses después de que su presidenta de la Primaria le pidiera a la clase que memorizara los nombres y lugares de los templos. El Templo de Los Ángeles, California, bajo construcción, se dedicó un año después, en 1956, convirtiéndose en el décimo templo de la Iglesia.

“A cada niño y niña de la Primaria se le dio un póster, más o menos del tamaño del papel de nuestros cuadernos de escuela, que tenía fotos de todos los templos en el mundo”, dijo el élder Walker. “Yo colgué el mío en mi habitación. Imagínense qué tan grande tendría que ser el póster hoy en día para que cupieran los 142 templos. Aun como Director Ejecutivo del Departamento de Templos, no creo que pueda nombrar todos los templos de la Iglesia. Tal vez podría si pudiera ver un mapa.

“Recuerdo que gente del Barrio Raymond decía que había ido a cada templo, excepto el que está en Hawai, durante sus vacaciones de verano. No creo que mucha gente pueda decir lo mismo hoy en día”.

El élder Walker dijo que a menudo ha escuchado al presidente Monson comentar acerca de la increíble visión que el presidente Spencer W. Kimball tuvo al extender el alcance de los templos en todo el mundo.

“Cuando el presidente Kimball fue sostenido como presidente de la Iglesia en 1973, había sólo 15 templos en funcionamiento en todo el mundo, y el Templo de Washington, D.C. estaba en construcción”, dijo el élder Walker.

El presidente Thomas S. Monson, segundo de izquierda a derecha, y sus consejeros, el presidente Henry B. Eyring, izquierda, y el presidente Dieter F. Uchtdorf, junto al élder William R. Walker, de los Setenta, a la derecha, parados afuera del Templo de Oquirrh Mountain, Utah, entre las sesiones de la dedicación en el año 2009. Fotografía por Jeffrey D. Allred, Deseret News.

Durante los 12 años de administración del presidente Kimball (1973–1985), el número de templos había crecido a 36, con 9 adicionales en construcción o anunciados. “Eso era tres veces más el número de templos que había cuando él fue llamado a ser presidente de la Iglesia”, dijo el élder Walker.

La gran obra de la edificación de templos siguió bajo la dirección de los sucesores del presidente Kimball: el presidente Ezra Taft Benson, el presidente Howard W. Hunter y el presidente Gordon B. Hinckley.

“La obra del Señor está progresando en toda la tierra”, dijo el élder Walker. “La construcción de templos ha seguido hacia adelante de una forma magnífica bajo la dirección del presidente Monson. Desde su sostenimiento como presidente de la Iglesia el 3 de febrero de 2008, el presidente Monson ha viajado por todo el mundo como parte de su ministerio. Evidentemente, los templos han sido una parte muy importante de su trabajo y su ministerio. Él ha dedicado templos desde tan lejos como Cebú, Filipinas, a Kiev en Ucrania, y en muchos lugares entre éstos. Incluidos los anuncios de hace un año para construir templos en Cedar City, Utah, y en Río de Janeiro, Brasil, él ha anunciado planes para construir 33 templos”.

El 2 de marzo, el presidente Monson dedicó el templo número 142, el Templo de Gilbert, Arizona.

“A donde quiera que voy entre los Santos de los Últimos Días, en sólo unos minutos, alguien me pregunta sobre el Templo de Roma, Italia”, dijo el presidente Monson.

Después, él hace hincapié en que cada templo, sin importar su ubicación geográfica, tamaño, diseño arquitectónico o mobiliario, es importante. “Cada uno es la casa del Señor”, él dijo. “Y cada uno lleva el mensaje de que la vida es eterna, que un amoroso Padre Celestial ha proporcionado un medio por el cual podemos estar juntos como familias para siempre”.