Noticias y eventos de la Iglesia

El presidente general de los Jóvenes hombres responde a preguntas acerca de la nueva norma y preparación de los misioneros

Por Por Jason Swensen, redactor de Church News

  • 25 octubre 2012

El 6 de octubre de 2012, el presidente Thomas S. Monson anunció en la conferencia general que los hombres jóvenes de toda la Iglesia podrían comenzar su servicio misional de tiempo completo a los 18 años. Después de ese anuncio histórico, Church News planteó el hermano David L. Beck, presidente general de los Hombres Jóvenes, una serie de preguntas acerca de la nueva norma.

Church News: Hermano Beck, ¿cuál fue su reacción cuando oyó el anuncio del presidente Monson de que los hombres jóvenes podrían comenzar su servicio misional a los 18 años?

Hermano Beck: Estaba agradecido por un profeta inspirado que tiene confianza en los jóvenes y ha proporcionado la vía para que los hombres jóvenes dignos y preparados tengan la oportunidad de vivir experiencias y bendiciones incomparables de ser misioneros de tiempo completo antes de lo esperado.

Church News: ¿Cómo estos cambios bendecirán la vida de estos jóvenes misioneros?

Hermano Beck: Creo que vamos a ver muchos más hombres jóvenes prepararse para servir en una misión. Después de sus misiones, serán más maduros y estarán mejor preparados para tomar algunas de las decisiones más importantes de su vida y seguir sus estudios, carrera y cortejo.

Church News: El élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo que los futuros misioneros no deben comenzar su servicio antes de que estén listos, espiritual y temporalmente. ¿Cómo puede un joven de casi 18 años saber si está listo para servir?

Hermano Beck: A menudo, un hombre joven puede tener dudas acerca de estar listo para servir en una misión. Él puede confiar en el consejo de padres justos y asesores espirituales para seguir adelante con fe para servir en una misión. En última instancia, su obispo y presidente de estaca lo ayudarán a determinar si está listo cuando responda a las preguntas de su entrevista y orientación.

Church News: En el pasado, la mayoría de los hombres jóvenes han disfrutado de un período de preparación entre su graduación de la escuela secundaria y el servicio misional de tiempo completo. Ahora muchos hombres de 18 años elegirán servir inmediatamente después de terminar la escuela secundaria. ¿Cómo pueden prepararse mejor para ese cambio inmediato?

Hermano Beck: Ellos pueden prepararse mejor al ser constantes en su obediencia fiel a los principios del Evangelio, al honrar el Sacerdocio Aarónico que poseen y al centrarse en las bendiciones, y cómo obtener el Sacerdocio de Melquisedec y la investidura del templo. Deben esforzarse por ser siempre dignos de una recomendación para el templo durante su juventud. Ellos deben estar anhelosamente consagrados en cumplir con sus deberes del sacerdocio y de la familia, y en cómo llegar a ser autosuficientes.

Church News: ¿Cómo pueden los hombres jóvenes y sus asesores y padres, utilizar mejor el programa Mi Deber a Dios para prepararse para el servicio misional que se acerca con rapidez?

Hermano Beck: Hoy todos deben sentir una urgencia en ver que los hombres jóvenes constantemente cumplan su deber a Dios. Estos hombres jóvenes que desarrollan la disciplina de ser fieles y de magnificar su llamamiento en el sacerdocio antes de su servicio en el mismo, y que lo mantienen durante sus años en el Sacerdocio Aarónico, estarán preparados para una misión de tiempo completo. Las disciplinas del sacerdocio son las disciplinas de una misión. El recurso Mi Deber a Dios es una herramienta muy eficaz en el desarrollo de esas disciplinas. Los padres, asesores y líderes que usan el programa Mi Deber a Dios para sí mismos, están en mejores condiciones de ayudar a los hombres jóvenes a aprovechar al máximo este recurso. Se puede y se debe usar en las lecciones y actividades de la noche de hogar , en las entrevistas con el padre, el estudio de las Escrituras, las conversaciones informales, los proyectos familiares y el servicio. En la Iglesia, debe ser una parte habitual de las reuniones y actividades semanales de quórum, los discursos de la reunión sacramental, las entrevistas con un líder, los devocionales, las normas para la noche, las conferencias de la juventud, las clases de preparación misional y seminario.

Church News: El élder Nelson ha desafiado a los nuevos misioneros para ser capaces de enseñar con eficacia “desde el primer día en adelante”. ¿Cuáles son algunas de las cosas que los poseedores del Sacerdocio Aarónico pueden hacer para convertirse en maestros eficaces del Evangelio?

Hermano Beck: El estudio personal de las Escrituras y la oración ayudan a un hombre joven a desarrollar fe, entendimiento y testimonio, y amor por el evangelio de Jesucristo. Esto es fundamental para llegar a ser un maestro eficaz del Evangelio.

El recurso Mi Deber a Dios puede ayudar a los hombres jóvenes tremendamente. Todo en Mi Deber a Dios se basa en el modelo de aprender, actuar, compartir. En Mi Deber a Dios se pide a los jóvenes a que aprendan las normas y doctrinas del Evangelio, incluso las doctrinas que se enseñan en Predicad Mi Evangelio. Se les pide que hagan planes para actuar de acuerdo con lo que han aprendido y a llevar una vida digna. Deben desarrollar reseñas doctrinales y enseñar las doctrinas. Deben compartir el Evangelio y su testimonio con frecuencia en el hogar, la Iglesia y en otras situaciones a lo largo de sus años en el Sacerdocio Aarónico.

Seminario y la Escuela Dominical son importantes para ayudar a los hombres jóvenes a entender las doctrinas y saber cómo enseñarlas.

Como presbíteros, pueden asistir a las clases de preparación misional y desarrollar un profundo entendimiento y capacidad en la enseñanza de las doctrinas que se encuentran en el capítulo 3 de Predicad Mi Evangelio.

Church News: ¿Cómo pueden los nuevos recursos de aprendizaje para los jóvenes, los cuales se implementarán el próximo año, ayudar a los futuros misioneros que actualmente sirven en los quórumes de diáconos, maestros y presbíteros?

Hermano Beck: Los recursos de aprendizaje siguen el modelo del Salvador de ayudar a las personas en el proceso de conversión. Fomentan la participación activa en las reuniones de quórum y en las clases de la Escuela Dominical y a actuar de acuerdo con lo que hayan aprendido. Los jóvenes tendrán muchas oportunidades de enseñar las doctrinas fundamentales del Evangelio y compartir experiencias espirituales y su testimonio en esas ocasiones.

La Escuela Dominical enseñará aptitudes de aprendizaje y enseñanza, y brindará oportunidades de practicar esas aptitudes.

Las reseñas de aprendizaje para las reuniones de quórum incluyen una lección dedicada enteramente a Mi Deber a Dios cada mes, además de incluir las actividades de Mi Deber a Dios en las otras semanas del mes. Se hace referencia a las reseñas de aprendizaje en Predicad Mi Evangelio.

Church News: ¿Tiene algún otro comentario en cuanto a la nueva norma sobre la edad para los futuros misioneros varones?

Hermano Beck: El Padre Celestial ama a los jóvenes de la Iglesia. Él ha confiado y apoyado en los jóvenes para hacer Su sagrada e importante obra a lo largo de la historia del mundo. La nueva norma de la edad para el servicio misional de tiempo completo es otra evidencia de Su amor y confianza en los jóvenes de la Iglesia.

Mientras los jóvenes responden a prepararse dignamente y a prestar servicio a una edad aún más temprana, Él los bendecirá ahora y para siempre.

Necesitamos a cada hombre joven de la Iglesia que es capaz de responder de manera positiva y resueltamente al llamado de nuestro amado profeta a servir en una misión de tiempo completo. El conmovedor himno “Rise Up, O Men of God” [Levantaos, hombres de Dios] llama a los jóvenes a hacerlo:

¡Levantaos, hombres de Dios!

Despojaos de vilezas.

Dad corazón, alma, mente y fuerza

y al Rey de Reyes servid.

¡Levantaos, hombres de Dios!

en unido batallón.

Llegue el día de hermandad

y acabe la noche del error.

¡Levantaos, hombres de Dios!

Andad por Sus caminos

como hermanos del Señor.

¡Levantaos, hombres de Dios!

Hymns, Nº 324.