Noticias y eventos de la Iglesia

La Presidencia General de las Mujeres Jóvenes comparte lo que piensa en cuanto a Nuevos comienzos

  • 17 enero 2013

La Presidencia General de las Mujeres Jóvenes, Elaine S. Dalton, Mary N. Cook y Ann M. Dibb, comparte lo que piensa sobre los nuevos comienzos en 2013. Fotografía por Drake Busath.

Cada miembro de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes comparte lo que piensa sobre los nuevos comienzos en 2013.

Hermana Elaine S. Dalton, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes

Un nuevo año marca un nuevo comienzo y en las Mujeres Jóvenes celebramos Nuevos comienzos. Cada año, los padres y las jóvenes se reúnen para aprender cómo las lecciones de las Mujeres Jóvenes y las actividades pueden asistir a los padres para ayudar a sus preciosas hijas a ser todo lo que el Señor desea que lleguen a ser. Esta reunión, Nuevos comienzos, puede incluir una capacitación en cuanto al Progreso Personal, planes de actividades para el año y, especialmente este año, el nuevo recurso “Ven, sígueme: Recursos de aprendizaje para los jóvenes”. Esta información la presenta la clase de Laureles y otros líderes y asesores. Las jóvenes que cumplen 12 años este año y todas las jovencitas entre 12 y 18 años están invitadas junto con sus padres. El nuevo lema de la Mutual, “Permaneced en lugares santos y no seáis movidos” (D. y C. 87:8) se presenta a los padres y las jóvenes con algunos de los recursos multimedia de Fortaleza de la Juventud. Este maravilloso recurso ayuda a apoyar a los jóvenes al vivir las normas y al aprender cómo otros jóvenes del mundo incorporan el lema de la Mutual, sacado de las Escrituras, en su vida. Estos recursos también se pueden utilizar en las lecciones, en noches de hogar, actividades y conferencias de juventud. Están coordinados con las doctrinas que se enseñan el domingo y agregan un elemento multimedia para la enseñanza y el aprendizaje de los recursos para las mujeres jóvenes.

Los anuncios recientes del presidente Thomas S. Monson y la Primera Presidencia sobre el curso de estudio para los jóvenes, el servicio misional, y el templo y la obra de historia familiar son un llamado a todas las mujeres jóvenes para que apresuren la obra del Señor.

Este año, a medida que nos centramos en estas prioridades, alentamos a las mujeres jóvenes a permanecer en lugares santos y no ser movidas.

  1. Mirar hacia el templo y la obra de historia familiar.
  2. Compartir el Evangelio con otros.
  3. Padres y líderes, ayuden a las jovencitas a convertirse al usar los recursos para la enseñanza y el aprendizaje para los jóvenes que hay en línea; ayúdenles a aprender por el Espíritu y a participar activamente en vivir las doctrinas.

En la Conferencia General de octubre de 201, el élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, extendió la siguiente invitación a los jóvenes de la Iglesia: “Invito a los jóvenes de la Iglesia a aprender sobre el espíritu de Elías y a experimentarlo. Los aliento para que estudien, para que busquen a sus antepasados y se preparen para efectuar bautismos vicarios en la casa del Señor por sus propios familiares fallecidos” (“El corazón de los hijos se volverá”, Liahona¸ noviembre de 2011, pág. 26; véase también D. y C. 124:28–36). Las bendiciones que lo acompañan son la respuesta a cada oración de cada padre, líder del sacerdocio y líder de las mujeres jóvenes: “Si responden con fe a esta invitación, el corazón de ustedes se volverá a los padres. Las promesas que se hicieron a Abraham, Isaac y Jacob se arraigarán en su corazón. Sus bendiciones patriarcales, en las que se declara el linaje, los unirá a esos padres y cobrarán mayor significado para ustedes. El amor y la gratitud que sienten hacia sus antepasados aumentará. Su testimonio del Salvador y su conversión a Él serán profundos y perdurables. Y les prometo que serán protegidos contra la creciente influencia del adversario. A medida que participen en esta obra sagrada y lleguen a amarla, serán protegidos en su juventud y durante su vida” (“El corazón de los hijos se volverá”, págs. 26-27).

El propósito del programa de las Mujeres Jóvenes no ha cambiado. Es ayudar a los padres y líderes del sacerdocio a preparar a cada mujer joven para ser digna de hacer y guardar convenios sagrados y recibir las ordenanzas del templo. Con esas prioridades en nuestros corazones y mentes, nos embarcamos en un nuevo año: un nuevo comienzo, con la determinación de permanecer en lugares santos y no ser movidas.

Como presidencia, estamos entusiasmadas con este nuevo año y ruego que cada uno de nosotros sienta las bendiciones de esas ricas promesas.

Hermana Mary N. Cook, Primera Consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes

Nuevos comienzos no es sólo una ocasión para presentar la experiencia de las Mujeres Jóvenes a padres y jovencitas, sino que también puede ser el momento ideal para aprender acerca de la historia de la organización. Ahora, en el sitio web de las Mujeres Jóvenes, bajo Recursos para líderes, encontrarán la Historia de las Mujeres Jóvenes, con un video atractivo titulado “A Bright Light for Generations”.

En este video, el presidente Henry B. Eyring se dirige a nuestras jóvenes como “la esperanza radiante de la Iglesia del Señor” (“Un testimonio viviente”, Liahona, mayo de 2011, pág. 125). Aprendemos acerca de la preocupación de Brigham Young de “la influencia del mundo sobre sus propias hijas” y “atrayéndolas lejos de la vía del Señor a la felicidad”, y el llamado del presidente Young para las mujeres jóvenes de cultivar la modestia y dar al mundo un ejemplo digno de imitación. A medida que las mujeres jóvenes oyen y leen los testimonios de las jóvenes que les han precedido, estarán inspiradas a obtener un “testimonio viviente” que fortalecerá su vida para su futuro y las ayudará a llegar a ser “transmisoras de la Luz de Cristo… por el mundo, y por generaciones” (“Un testimonio viviente, pág. 125).

En la sección de la historia del sitio de las Mujeres Jóvenes también se pueden encontrar datos divertidos. Las mujeres jóvenes siempre han participado en un programa de reconocimiento para ayudarlas a aprender y progresar. Las mujeres jóvenes pueden hacer algunas comparaciones del Progreso Personal de hoy en día con el del pasado. Aquí hay tan sólo algunos de los requisitos de 1915:

  • Cuida con éxito de una colmena de abejas durante una estación y conoce sus hábitos.
  • Durante dos semanas, mantén la casa libre de moscas o mata al menos 25 de ellas por día.
  • Arranca las artemisas de un terreno de medio acre.

Los relatos inspiradores de las mujeres jóvenes que nos han precedido son una tierna parte de este sitio. Al prestar atención al consejo profético del presidente Brigham Young de obtener un testimonio viviente, muchas jóvenes escribieron y conservaron su testimonio como un testigo al mundo. Puedes leer acerca de Elvira Stevens, una niña huérfana, cuyos padres murieron en Nauvoo justo antes del viaje a Sión. Para ayudar a conectar a nuestras jóvenes con estas hermosas historias, hay recursos de aprendizaje disponibles tal como: “¿Por qué es importante escribir mi historia y compartir mi testimonio?”.

Nuevos comienzos es un lugar ideal para que las mujeres jóvenes se familiaricen con los orígenes de nuestra organización, pero también se puede utilizar como parte de una actividad de la Mutual, en el campamento, o incluso en las lecciones dominicales. Le invitamos a tomar un tiempo para familiarizarse con este gran recurso.

Hermana Ann M. Dibb, Segunda Consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes

El comienzo de un nuevo año es un excelente tiempo para establecer metas o resoluciones personales. También es el momento perfecto para renovar nuestro entusiasmo por el Progreso Personal. ¿Por qué no elegir utilizar el Progreso Personal como un medio para mejorar, formar nuevos hábitos e incluso tener un renovado interés en el Progreso Personal con los demás?

La hermana Elaine S. Dalton constantemente nos recuerda, como líderes de las Mujeres Jóvenes, que tenemos ¡la oportunidad y bendición de guiarlas! Las líderes que trabajan continuamente en su Progreso Personal descubren más entusiasmo, que influye en cada parte de su servicio en el programa de las Mujeres Jóvenes. Hay líderes que felizmente me han informado: “Cuando trabajo en mi Progreso Personal y comparto mis metas y experiencias, se convierte en algo que alienta a las demás. Pronto, las mujeres jóvenes también comienzan a compartir sus metas y su progreso alegremente. Son una inspiración para mí. Es un gozo fortalecernos unas a otras”.

Les animo a empezar con simplemente abrir el libro o revisar los materiales del Progreso Personal en línea. Dense crédito por las extraordinarias cosas que ya están haciendo como líderes, esposas, madres, hijas, hermanas, amigas, participantes de la comunidad y virtuosas hijas de Dios. ¡Ahora es el momento! Que este sea el año en que revisemos y realicemos algunas de las más de 80 sugerencias que se encuentran en este folleto inspirado.

Trabajen en su Progreso Personal de la forma en que lo harían con cualquier meta o resolución:

  • Hagan un plan. Esfuércense por tener un plan que sea factible y realista.
  • Comiencen despacio. Recuerden que “por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas” (Alma 37:6).
  • Determinen el periodo de tiempo. A menudo, en el Progreso Personal se menciona un período de tiempo específico. En Buenas Obras, experiencia con un valor 5, leemos: “Desarrolla en tu vida el hábito de servir a los demás; para ello, escoge a un integrante de tu familia al que puedas ayudar y brindar servicio por lo menos durante un mes”. Preparen una gráfica o utilicen un calendario o notas para ayudarles y recordarles la fecha y meta.
  • Compartan su compromiso y pidan ayuda. Anótenlo. Consideren compartir sus metas con una mujer joven y pregúntenle si las ayudarían a brindar aliento y con el tiempo firmar sus iniciales en su librito. Trabajar juntos es divertido. Las relaciones pueden fortalecernos por medio del Progreso Personal.
  • Sean conscientes de los contratiempos. Esfuércense por cultivar la persistencia.
  • Den informes y celebren el progreso y el logro.

Este año, he elegido personalizar la cita del presidente Ezra Taft Benson que se encuentra en la página 75 de nuestro libro del Progreso Personal: “Denme a una jovencita [líder] que ame su hogar y a su familia, que lea las Escrituras diariamente y medite en ellas, que tenga un testimonio ardiente sobre el Libro de Mormón; denme una jovencita [líder] que asista fielmente a sus reuniones de la Iglesia, que [estudie el Evangelio y las palabras proféticas], que haya ganado el reconocimiento a la Mujer Virtuosa y que lo luzca con orgullo; denme a una jovencita [líder] que sea virtuosa y que haya mantenido su pureza personal, que no se conforme con menos que [honrar sus convenios del bautismo y del templo], y yo les daré una jovencita [líder] que hará milagros para el Señor, ahora y en las eternidades”. (Véase también “A las mujeres jóvenes de la Iglesia”, Liahona, enero de 1987, pág. 86.)

Que ésa sea nuestra meta y resolución personal para el año 2013.