Noticias y eventos de la Iglesia

Las líderes dijeron que el sacerdocio ayuda a mantener a las mujeres jóvenes a salvo

Por Por Michelle Garrett, redactora de Church News

  • 10 abril 2013

Las mujeres dejan el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City, Utah, después de una sesión de capacitación de las líderes de la organización auxiliar de las Mujeres Jóvenes de barrio y de estaca que se llevó a cabo el 4 de abril.  Fotografía por Michelle Garrett.

“El comienzo de la vida de un bebé es simbólico”, dijo la hermana Elaine S. Dalton, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, refiriéndose a lo que sucede cuando se bendice a un bebé por primera vez. “Le rodea el poder del sacerdocio”.

Los líderes vinieron de todo el mundo para la capacitación de líderes de las organizaciones auxiliares durante los días previos a la conferencia general. Las sesiones de la tarde para las Mujeres Jóvenes, la Primaria, la Sociedad de Socorro y la Escuela Dominical se llevaron a cabo mediante transmisiones en línea y están disponibles en LDS.org. La capacitación para líderes de los Hombres Jóvenes tendrá lugar el 15 de mayo.

En el Teatro del Centro de Conferencias el 4 de abril, la presidencia general de las Mujeres Jóvenes centraron su capacitación sobre la importancia del sacerdocio.

La hermana Mary N. Cook, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, dijo que el tema para el curso de estudio de los jóvenes en junio será la doctrina del sacerdocio. Ella desafió a las líderes de las Mujeres Jóvenes a estudiar Doctrina y Convenios 107 para prepararse para ayudar a las jóvenes a aumentar su entendimiento y conocimiento del sacerdocio.

La hermana Cook también habló sobre la importancia de las líderes de las Mujeres Jóvenes que trabajan estrechamente con los líderes que poseen las llaves del sacerdocio.

“Es muy importante que nosotras como líderes… tengamos acceso a estas llaves”, dijo la hermana Cook. “Queremos saber cuál es la visión [de los líderes del sacerdocio] para [las jóvenes]. Queremos saber qué inspiración han recibido. Queremos saber cuáles son sus metas y objetivos. Con su visión, podemos seguir su ejemplo y sus objetivos, y cosas maravillosas sucederán”.

La hermana Ann M. Dibb, segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, dijo que como hija del presidente Thomas S. Monson ha sido testigo de cómo su madre ha honrado el sacerdocio de su padre y la gratitud que su padre ha demostrado por ese apoyo. Debido a dos padres justos, dijo que ella ha sido capaz de sentir el poder del sacerdocio en su vida.

La hermana Cook utilizó un paraguas para demostrar la función del sacerdocio. Ella abrió el paraguas y lo sostuvo sobre sí misma y sobre la hermana Dibb. Al igual que el sacerdocio, a pesar de que sólo una persona sostiene el paraguas, éste puede beneficiar y proteger a todos los que están debajo de él.

“Lo más importante que queremos que comprendan esta noche es que ese poder y esas bendiciones están a disposición de ustedes como mujeres a través de su rectitud personal, que el sacerdocio no se trata de ‘ellos’ y ‘nosotras’”, dijo la hermana Cook. “Nosotras podemos ser bendecidas y beneficiarnos de ese gran poder que se restauró en la tierra. Nosotras, como mujeres, podemos tener acceso a esa revelación personal con respecto a nuestras familias y en relación a nuestros llamamientos”.

La hermana Dalton señaló que éstos son los últimos días y la oposición contra las jóvenes es fuerte. “Podemos acceder al poder del sacerdocio y éste nos ayudará a mantener a estas jóvenes seguras”, dijo ella. Recalcó la importancia de la virtud en mantener a las jóvenes puras y dignas del Espíritu Santo a fin de que Él pueda guiarlas en todo lo que hagan.

La hermana Dalton mostró el video que se había visto en la Reunión General de las Mujeres Jóvenes, “Permaneced en lugares santos”. Dijo que este video no muestra simplemente una joven en su camino al templo, sino que es un símbolo del viaje que las mujeres jóvenes deben tomar en sus vidas.

“El Señor guiará y enderezará nuestros caminos”, dijo la hermana Dalton. “Cada una de nosotras tiene planes individuales y únicos para nuestra vida. Ése es el motivo por el que tenemos el curso de estudio que usamos y el por qué necesitamos estar preparadas espiritualmente como líderes —para que el Espíritu Santo pueda darnos la guía que necesitamos y para que podamos ser instrumentos en Sus manos. Las mujeres jóvenes son espiritualmente muy sensibles y tenemos que protegerlas a fin de que puedan permanecer lo suficientemente puras para tener esa compañía constante”.