Los alumnos de Seminario aceptan la invitación de elevar el aprendizaje

Por Jenny Poffenbarger, redactora de Church News de LDS.org

  • 18 Septiembre 2015

El SEI informa que los alumnos de Seminario el año pasado aceptaron la invitación de elevar su experiencia en el mismo.

Puntos destacados del artículo

  • Los jóvenes de la Iglesia han aceptado la invitación de elevar su experiencia de Seminario.
  • Ha aumentado la cantidad de alumnos que recibieron crédito de Seminario en el año.
  • Este año, se anima a los alumnos a establecer una relación más profunda con las Escrituras y con el Salvador.

“Los cambios tienen el potencial de hacerlos la generación más convertida e inspirada”. —Nancy Rollins, supervisora de Seminario de la estaca Woodbridge, Virginia

Hace un año la Iglesia le pidió a los alumnos que eleven su experiencia en Seminario y los jóvenes de la Iglesia han cumplido con la invitación.

Además de los requisitos de asistencia y aprobación eclesiástica, para recibir crédito de Seminario, los alumnos tuvieron que aprobar dos exámenes sobre su comprensión doctrinal de los materiales del curso y terminar de leer el libro de Escrituras que estudiaron durante el año (el año pasado el curso de estudio fue Doctrina y Convenios).

Se invitó a los alumnos a cumplir con los nuevos requisitos como una oportunidad para aprender mejor las Escrituras y profundizar su comprensión del Evangelio; en otras palabras, que Seminario esté a un nivel más alto.

Desde la implementación de los nuevos requisitos, el Sistema Educativo de la Iglesia informa que aumentó la cantidad de alumnos en los Estados Unidos que recibieron crédito de Seminario en el año. Además, aumentó un 6 % la asistencia y un 33 % más de alumnos leen las Escrituras.

El administrador de Seminarios e Institutos de Religión, Chad Webb, dice que los resultados son “un logro emocionante realizado por los alumnos”.

“Después de un año, lo que vemos es sumamente positivo”, dijo. “Los que más se benefician son los alumnos a quienes se les da más oportunidades para profundizar su conversión por medio de las experiencias significativas en clase y el estudio personal de las Escrituras”. Además dijo que “lo más emocionante para nosotros es ver que aumentó la cantidad de alumnos que leen las Escrituras”.

“Los jóvenes realmente han cumplido lo que se les pidió”, dijo Nancy Rollins, supervisora de Seminario de la estaca Woodbridge, Virginia. “Varias clases en la estaca tuvieron un 100 por ciento de los alumnos que aprobaron. Esa era la norma en vez de la excepción”.

La hermana Rollins señaló que los esfuerzos han aumentado tanto por parte de los alumnos como por parte de los maestros. “Tuvimos excelentes maestros que trabajaron con los alumnos que no pudieron aprobar el examen la primera vez, para que aprobaran la siguiente vez”.

“Es notable el hecho de que la cantidad de alumnos que aprobaron el examen fue mayor que la cantidad de alumnos que reunieron los requisitos de lectura y asistencia”, dijo Wayne Davis, director de comunicaciones de Seminarios e Institutos de Religión. “Quizá se debió a la disposición de los maestros para asegurarse de que todos los alumnos que deseaban pasar el examen aprobaran”, añadió.

Los líderes de Seminarios e Instituto están al tanto y son conscientes de que hay alumnos con necesidades especiales o con problemas de aprendizaje tradicional en cada clase que enseñan. Los maestros deben trabajar con cada alumno, incluso con aquellos que tienen necesidades especiales, para encontrar la manera de tener éxito.

“Estamos conscientes de que tenemos que asegurarnos que cada alumno tenga una buena experiencia, especialmente aquellos que tienen dificultades”, dijo el hermano Webb. “Hemos pedido a los maestros que traten de anticipar quienes son los alumnos que necesitan ayuda adicional”.

La madre de un joven con necesidades especiales en Oregón dijo: “Al principio, estaba muy preocupada de que el examen sería algo que él no podría hacer porque era demasiado a la vez. La maestra fue comprensiva y sensible al trabajar con él y seguir el Espíritu… Al final, mi hijo tuvo una gran experiencia. Creo que tiene la capacidad y la maestra hizo lo que era correcto para él”.

Aunque no todos los alumnos pudieron experimentar esos resultados positivos de los exámenes de aprendizaje durante el primer año de su puesta en práctica, los maestros seguirán mejorando para ayudarlos a tener éxito al trabajar con los padres, para que los mismos conozcan y satisfagan esas necesidades individuales de aprendizaje.

El élder Paul V. Johnson, de los Setenta, dijo: “Creemos que al mejorar el aprendizaje para todos los alumnos, les dará más confianza en la palabra de Dios y en su capacidad para sentir la influencia del Espíritu Santo”. Estarán mejor preparados para compartir lo que creen y para seguir el ejemplo del Salvador”.

Elevarse…

Después del éxito del año pasado, la Iglesia extiende la invitación a los jóvenes de elevar aún más sus estudios de Seminario y la aplicación del mismo durante el nuevo año. Se anima a los alumnos a establecer una relación más profunda con las Escrituras y con el Salvador. Este año los jóvenes estudian el Antiguo Testamento en Seminario.

“Si los alumnos pueden crear una relación con el Salvador al aprender acerca de Su expiación, realmente tendrán una herramienta invaluable que usarán por el resto de su vida. “Los cambios tienen el potencial de hacerlos la generación más convertida e inspirada”, dijo la hermana Rollins.

“Tenemos esta maravillosa energía en Seminario… y la esperanza de que ocurra lo mismo en Instituto”, dijo el hermano Webb, donde están en marcha algunos esfuerzos similares de “elevarse” para animar a más jóvenes adultos solteros a asistir y graduarse de Instituto.

“Los cambios se hicieron con el propósito de bendecir a cada alumno en todo el mundo. Los cambios se realizaron para ayudar a los alumnos a intensificar su compromiso con Jesucristo, aumentar su comprensión del Evangelio y a vivir lo que se les enseña”.


Siete maneras de ayudar a tu hijo o hija a lograr el éxito en Seminario

Mientras se espera que los alumnos trabajen arduamente para sacar el máximo provecho de Seminario, el apoyo proviene de los padres y los líderes. Se espera que todos participen al elevar los estudios de Seminario de los jóvenes a un nivel más alto. A continuación se presentan siete maneras en las que los padres pueden ayudar a sus hijos a lograr el éxito:

  1. Comprender el propósito de Seminario. ¿Por qué es tan importante Seminario? Lee los objetivos aquí.
  2. Asegurarse de que los hijos se inscriban.
  3. Estudiar con ellos. El curso de estudio para este año es el Antiguo Testamento. Los maestros prepararán las lecciones del manual Antiguo Testamento: Manual del maestro de Seminario (disponible en español, francés y portugués). Lee las lecciones para seguirlas junto con los jóvenes. El aprendizaje es mucho más eficaz cuando se pone en práctica, por lo tanto, pregúntales lo que han aprendido y cómo lo aplican.
  4. Ayudar con el dominio de las Escrituras. El dominio de las Escrituras es un programa que anima a los alumnos de Seminario a memorizar 25 pasajes seleccionados del libro de Escrituras que estudian. Utiliza los recursos del dominio de las Escrituras para ayudarlos a no sólo memorizar, sino también a asimilar los pasajes importantes.
  5. Ayudarlos a estudiar para los exámenes de aprendizaje. Los exámenes permiten a los alumnos demostrar su comprensión de la doctrina y los principios que se enseñan en las Escrituras. Esa comprensión ayuda a los alumnos a aplicar lo que aprenden en su vida personal. Los padres pueden alentar a los hijos a trabajar con el maestro para comprender mejor los conceptos si es necesario para pasar el examen.
  6. Animarlos a utilizar las redes sociales. Este año la Iglesia realizará un esfuerzo especial para usar y compartir relatos e historias sobre cómo elevar los estudios de Seminario. Anima a los jóvenes a seguir las páginas de LDS Seminary (Seminario SUD) en Facebook y Twitter. Pueden compartir lo que hacen al poner en práctica lo que aprenden en Seminario utilizando #elevate (Elevarse).
  7. Repasar los requisitos de graduación juntos. Asegúrate que los alumnos progresen para graduarse. Las clases de recuperación están disponibles en el verano de ser necesario, y los maestros siempre están listos para ayudar a los alumnos hasta que aprueben los exámenes.