La ayuda zarpa en el USNS Comfort

  • 10 mayo 2011

Puntos destacados del artículo

  • El USNS Comfort visitará doce lugares diferentes en el Caribe, Centroamérica y Sudamérica, y proporcionará servicios en materia médica, veterinaria, educativa, nutricional y de ingeniería.
  • Los voluntarios del USNS Comfort se centrarán en la enseñanza de habilidades que permitan a las personas ayudarse mejor a sí mismas.
  • Los voluntarios capacitarán a profesionales de la salud sobre resucitación neonatal a fin de contribuir a salvar la vida de los recién nacidos.

“[Queremos] hacer mucho hincapié no sólo en ofrecer el servicio y las donaciones, sino también en fortalecer la comunidad mientras estemos allá”. —Fred Riley, gerente de operaciones de campo, Servicios de Bienestar

En abril el USNSComfort zarpó rumbo a doce diferentes sitios del Caribe, Centroamérica y Sudamérica para proporcionar asistencia sanitaria a los necesitados y capacitar a profesionales de la salud.

Los voluntarios de la Iglesia, la Marina de los Estados Unidos y muchas otras organizaciones benéficas integran dos buques que prestan todos los servicios sanitarios, el USNS Mercy y el USNS Comfort. Todos los años, uno de los barcos realiza la travesía de seis meses, en la que los buques se turnan anualmente.

Este año, además de prestar los servicios de ayuda humanitaria que han ofrecido en el pasado, los voluntarios a bordo del Comfort se centrarán en enseñar habilidades que permitan que las personas se ayuden a sí mismas después de la partida del barco.

“[Queremos] hacer mucho hincapié no sólo en ofrecer el servicio y las donaciones, sino también en fortalecer la comunidad mientras estemos allá”, dijo Fred Riley, gerente de operaciones de campo de los Servicios de Bienestar.

Los médicos y las enfermeras voluntarios capacitarán a las parteras, las enfermeras y los médicos locales en varios procedimientos, en particular, en la resucitación neonatal, dijo el hermano Riley. Las técnicas de resucitación neonatal ayudan durante el parto, cuando los recién nacidos no pueden respirar por sus propios medios. Las técnicas pueden enseñarse en un programa de capacitación que dura cuatro horas.

“En ese breve lapso podemos capacitarlos para que salven las vidas de los bebés”, expresó el hermano Riley. El que los recién nacidos no puedan respirar por sus propios medios tras el parto “es una de las mayores causas de mortalidad entre los infantes de todo el mundo, pero puede erradicarse muy fácilmente”.

Los voluntarios entregarán kits de capacitación y maniquíes para que quienes aprendan puedan enseñar a otras personas, generando así una independencia que permitirá a la comunidad satisfacer sus propias necesidades.

La finalidad de la participación de la Iglesia en la misión del buque es tripartita.

Primero, dice el hermano Riley, la Iglesia desea ofrecer servicios de ayuda humanitaria que satisfagan las carencias de índole médica, educativa y nutricional. Entre los ejemplos se hallan la distribución de paquetes que contienen sábanas y juguetes para los orfanatos; la entrega de kits escolares a las escuelas locales; y la reparación de cañerías, equipos de aire acondicionado o letrinas de escuelas y hospitales.

La segunda razón es contribuir al establecimiento de organismos en conjunto con los gobiernos y otras organizaciones “para que en el futuro, si ellos necesitaran nuestra ayuda o nosotros la de ellos, ya nos conocemos y podemos trabajar juntos”, dijo el hermano Riley. “Ya hemos visto eso con la Marina [de los EE. UU.] y entre los líderes locales [de los lugares que hemos visitado]. Gracias a esta relación ya se están formando otros proyectos”.

El tercer objetivo es prepararse para las emergencias. “Estos viajes son como ejercicios de práctica para ayudarnos a saber cómo responder rápidamente si se nos necesitara, o si se necesitara a la Marina”, manifestó el hermano Riley. “Cuando sucedió [el terremoto en] Haití, el Comfort acudió y trabajó mucho allá”. Si ocurriera una catástrofe mientras el buque estuviera en una misión, la tripulación sabría que se desviaría el curso en dirección al área que necesite ayuda porque “ésa es nuestra finalidad”, dijo el hermano Riley.

Durante su misión, el USNSComfort visitará Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Jamaica, Nicaragua y Perú.