Los visitantes sienten paz en el programa de puertas abiertas del Templo de Tegucigalpa

- Por Don Searle, especialista de página web del Área Centroamérica

  • 27 febrero 2013

Tres ramas enmarcan las palabras “Santidad al Señor” en la parte delantera del Templo de Tegucigalpa, Honduras, que se dedicará el 17 de marzo.

Puntos destacados del artículo

  • Antes de la dedicación del templo el 17 de marzo, más de 100.000 personas visitaron el templo en las dos primeras semanas del programa de puertas abiertas, que comenzó el 9 de febrero hasta el 2 de marzo.
  • Casi todos los miembros y demás visitantes comentaron sobre la paz que experimentaron dentro del templo.
  • El tener un sexto templo en Centroamérica reducirá el tiempo de viaje hacia el templo de muchos santos.

“Así como el rocío cae en Honduras cada día, lo mismo ocurre con las bendiciones”. —Yolanda Amado, miembro y visitante del programa de puertas abiertas

TEGUCIGALPA, HONDURAS

“He estado esperando este templo por 58 años”, dijo José Ruiz, con el nuevo Templo de Tegucigalpa, Honduras detrás de él. El hermano Ruiz, miembro del Barrio Girasoles, Estaca Tegucigalpa, Honduras, se bautizó en noviembre de 1954, la novena persona en su país en unirse a la Iglesia.

Él habló sobre el templo como un regalo “maravilloso” a los miembros de Honduras, así como el crecimiento que ha visto en la Iglesia durante casi sesenta años ha sido una maravilla ocasionada por la fe y la perseverancia de misioneros y miembros.

Antes de la dedicación del templo el 17 de marzo, más de 100.000 personas visitaron el templo en las dos primeras semanas del programa de puertas abiertas, que comenzó el 9 de febrero hasta el 2 de marzo.

Casi todos los miembros y demás visitantes comentaron sobre la paz que experimentaron dentro del templo; los misioneros informaron que los niños pequeños parecían sentirla más. “Una niña nos dijo que sentía que podía hablar con Dios en el templo”, dijo la hermana Katy Bundie, de la Misión Honduras Tegucigalpa. Ella dijo que un investigador a quien ella y su compañera han estado enseñando, inmediatamente después de salir del templo les dijo que quería bautizarse. Los misioneros recibieron más de 5.000 referencias en las dos primeras semanas del programa de puertas abiertas.

El Templo de Tegucigalpa es el sexto en Centroamérica.

Por razones prácticas, los Santos de los Últimos Días fuera de Tegucigalpa están muy entusiasmados por el templo. Viajar en autobús hasta el templo en la Ciudad de Guatemala era un viaje de ocho horas, lo que significaba que los viajes al templo debían planearse para tres días. Ahora el tiempo de viaje se ha reducido a la mitad, por lo que los viajes de barrio o estaca al templo puedan planificarse para un solo día. Debido al ahorro en el tiempo y costo del viaje en autobús, los gastos se han reducido un 90 por ciento.

Pero los miembros están más entusiasmados acerca del templo debido a las bendiciones espirituales que recibirán debido a él.

Juan y Yesenia Barahona, de Tegucigalpa, quienes se casaron hace sólo ocho meses, ven el templo como una gran bendición, porque ellos podrán visitar la Casa del Señor con más frecuencia.

Yolanda Amado, quien se bautizó en 1969, prestó servicio como misionera en la Misión Guatemala-El Salvador. Ella mira a la multitud que visita el nuevo templo y habla sobre el gozo que siente al ver la Casa del Señor en su país natal. “Es maravilloso ver cómo se abrieron los cielos” para ayudar a los santos y a los jóvenes, dijo ella.

“Así como el rocío cae en Honduras cada día, lo mismo ocurre con las bendiciones”.